Región

Puente: “La estrategia de Renfe con los nuevos talleres es incomprensible”

3 febrero, 2017 15:26

Óscar Puente, alcalde de Valladolid, ha sido claro y duro con la nueva postura de Renfe y Adif en la que, supuestamente, piden que el Ayuntamiento se haga cargo del pago de la deuda de 101 millones de euros, contraída como socio de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, para que los nuevos talleres del Páramo de San Isidro se pongan en marcha. Para el primer edil esta estrategia es “incomprensible”.

“Si lo que piden es imposible es evidente que lo que trasladan a los trabajadores es que se liberan de cualquier responsabilidad frente a ellos”, ha afirmado el regidor. Puente ha defendido que el Ayuntamiento no puede hacerse cargo de esa deuda porque los diferentes informes de Intervención municipal dicen que es “imposible de asumir” porque se caería en una “ilegalidad”. “No podríamos aunque quisiéramos”, ha aseverado.

El alcalde considera que si la solución de futuro planteada supedita la viabilidad de los talleres a que el Ayuntamiento se haga cargo de la deuda es “porque en realidad no se quiere ninguna solución”. Para el regidor es “difícil de entender” que dichos talleres, “de los más importantes de Europa”, estén a la espera de su puesta en funcionamiento porque Renfe decide “escurrir el bulto y no asumir su responsabilidad”.

No obstante, habrá que esperar a lo que ocurra en la reunión del Consejo de Administración de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, que se celebra el próximo 16 de febrero y cuyo único punto es tratar la disolución de la misma, ya sea ordenada o mediante concurso de acreedores.

Lo que el Ayuntamiento pide a Renfe y Adif es ir a una disolución ordenada para salvar los talleres como principal prioridad y que así los trabajadores y la carga de trabajo se puedan trasladar a las instalaciones del Páramo de San Isidro.

En relación a la deuda, Puente ha explicado que los otros tres socios -Adif, Renfe y Junta- habían suscrito las cartas de conformidad ante las entidades bancarias, lo que les obliga al pago de 300 millones de euros, algo que “tienen que pagar sí o sí”.

“¿No es más razonable que lo paguen ahora, que se pongan en marcha los talleres y después liquidar el resto de la sociedad?”, se ha preguntado el alcalde de Valladolid. De no ser así y si se decide que no están dispuestos a asumir esa deuda “está claro que no quieren resolver la situación”.

Estrategias suicidas del PP

Por otro lado, Puente ha dicho no entender la postura del PP municipal al pedir que el Ayuntamiento asuma la deuda de la Sociedad Alta Velocidad y a la vez mostrarse preocupado por si al abonar 75.000 euros para pagar a los trabajadores de la sociedad se concurra en la asunción de dicha deuda.

El regidor ha afirmado que tiene la “sensación” de que hay una “estrategia política compartida dentro del PP”, que va desde el ámbito local al general y en la que “quieren perjudicar al Ayuntamiento a costa de los trabajadores”. Lo que para el alcalde es una “estrategia suicida”.

“La experiencia dice que esas batallas, quien las pone por delante las acaba perdiendo”, por lo que el primer edil ha pedido “reflexión” si quieren poner a los trabajadores “como escudos humanos”. Lo que para él “sería un error”