Región

La Fundación MonteLeón se resiste a fusionarse con la de España-Duero

31 enero, 2017 16:17

La Fundación MonteLeón, resultante de la desaparición en 1990 de la Caja de Ahorros de León, se resiste a fusionarse con la Fundación España-Duero, heredera de la Obra Social de Caja España-Duero, entidad financiera rescatada con dinero público en el año 2010 e integrada en Unicaja en el año 2014.

Presidida por el que fuera el último presidente de Caja España-Duero, Evaristo del Canto, la Fundación MonteLeón tiene su sede en la última planta del edificio Botines de Gaudí, sede oficial ahora de la Fundación España-Duero, que preside el ex rector de la Universidad leonesa, José Ángel Hermida. Para marcar distancias y diferencias, MonteLeón quiere abandonar el edificio Botines de Gaudí y tener su propia sede institucional, a ser posible un edificio emblemático, histórico y funcional.

Hasta ahora han fracasado todos los intentos para encontrar una nueva sede. El último se frustraba esta misma semana al desechar la posibilidad de adquirir el antiguo palacio de los Villafañe, en la plaza de San Marcelo, en cuyos bajos está instalado el comercio textil Yalex. Este edificio del siglo XVII no reunía las condiciones de habitabilidad requeridas por la Fundación.

También ha fracasado el intento del Colegio de Arquitectos de León de vender a la Fundación MonteLeón su sede oficial, el palacio de Gaviria, en la calle Conde Luna, otro edificio barroco, del siglo XVII, del que los arquitectos quieren desprenderse desde hace tiempo. El precio ha sido el principal obstáculo, ya que se pedían casi dos  millones de euros.

Al contrario que la Fundación España-Duero, la Fundación MonteLeón dispone de recursos económicos, pero no de patrimonio. Su capital fundacional supera los seis millones de euros, invertidos en productos financieros de baja rentabilidad. Las actividades de esta Fundación, convocatorias de premios literarios, festival de música, edición de libros y acciones de emprendimiento empresarial, se financian con los réditos de ese capital. Las relaciones entre la Fundación MonteLeón y la antigua Caja España-Duero han pasado por momentos de ruptura total, aunque ahora se han suavizado.

Desde la Junta de Castilla y León se promueve la fusión de estas dos fundaciones, que, aunque de carácter privado, sus patronos son elegidos por instituciones públicas, especialmente ayuntamientos y diputaciones, y sus dirigentes son nombrados con el beneplácito del gobierno regional. Los representantes del Partido Popular son mayoritarios en ambas fundaciones.