Opinión Y, nos daremos cuenta, la frase bíblica referida al Nazareno, "no hizo más signos o milagros en aquellas tierras, porque no creían en Él".  Es decir, no podemos por un lado no creer en Dios, o creer de forma muy tibia, o, incluso, que no surjan personas de un alto nivel moral y espiritual, en sentido natural y sobrenatural, por gracia de Dios, y por consecuencia, "Dios no puede obrar todo el bien que quisiera, porque no hay personas que tengan el suficiente grado de haber sido receptoras libres de las mismas gracia de Dios y gracias de Dios".  - Tampoco podemos obviar y olvidar, que en el cristianismo y en otras religiones, existe la figura del Tentador-maligno, que siendo un espíritu, un ángel caído, un espíritu maléfico, un ser que es una fuente de creación de mal, por envidia al hombre y a Dios, por causar mal al hombre y odio a Dios, está en contra de Dios y en contra del hombre.

La paradoja de Epicuro y el dilema de Job, IV

7 diciembre, 2020 19:19

Como hemos ido indicando, la paradoja de Epicuro planteado a lo largo de estos veinticinco siglos de distintos modos o enunciados, en definitiva, intentan probar o que Dios no existe, o no existe por la maldad que se produce en la Naturaleza Humana o en la sociedad, etc. Hoy, se plantearía, en una forma débil "como el silencio de Dios" ante el mal humano... 

- Desde un punto de vista teológico cristiano, podemos inferir a lo largo de la historia, donde se produce una personalidad o persona de un alto nivel moral y espiritual, esto otorgado no solo por el esfuerzo humano sino por la gracia y dones del mismo Dios, se "producen enormes bienes en esa comunidad", debido a las gracias que el mismo Dios realiza a través de esa persona. En el cristianismo se les denomina santos y santas, cierto es título, que solo se les puede otorgar después de fallecidos, pero esas personas en vida, tienen un modo de actuación, no solo natural sino sobrenatural. 

Se aprecia en esos casos o personas, podemos estudiar, diríamos de estos dos últimos siglos, el Cura de Ars, Don Bosco, Pío de Pietrelcina, etc., que realizan multitud de bienes, dones de Dios o gracias de Dios, que realizan por el mismo Dios, a través de la petición de esas personas. Por lo cual, es obvio y evidente, se puede inferir y deducir, que "muchos males existentes en el mundo, no se convierten en bienes, porque no hay nadie que le pida a Dios ese bien", o no hay personas santas, de gran unión con Dios, que les pida esos dones... Véase biografía de Pío de Pietrelcina, por indicar una persona que murió hace unos sesenta años, de la cual existe una enorme documentación. Y, nos daremos cuenta, la frase bíblica referida al Nazareno, "no hizo más signos o milagros en aquellas tierras, porque no creían en Él". 

Es decir, no podemos por un lado no creer en Dios, o creer de forma muy tibia, o, incluso, que no surjan personas de un alto nivel moral y espiritual, en sentido natural y sobrenatural, por gracia de Dios, y por consecuencia, "Dios no puede obrar todo el bien que quisiera, porque no hay personas que tengan el suficiente grado de haber sido receptoras libres de las mismas gracia de Dios y gracias de Dios". 

- Tampoco podemos obviar y olvidar, que en el cristianismo y en otras religiones, existe la figura del Tentador-maligno, que siendo un espíritu, un ángel caído, un espíritu maléfico, un ser que es una fuente de creación de mal, por envidia al hombre y a Dios, por causar mal al hombre y odio a Dios, está en contra de Dios y en contra del hombre. Es cierto, que su poder es limitado, que "está atado como un perro a una cadena", pero dentro de la teología cristiana, es una fuente del mal. 

Dicho de otro modo, no todos los males humanos, son creados, diríamos por la Naturaleza o por las leyes de la naturaleza, que no convienen al ser humano, o creemos que no son buenas, un meteorito que cae sobre nosotros, o debido a las deficiencias humanas, a y en todos los sentidos, sino también por un "agente que es causante del mal", cierto que un mal relativo y limitado, a lo que Dios le permite. En la teología y hagiografía cristiana, se percibe "claramente, que en los grandes santos y santas, en vida, intentan influirles para que estos caigan en males y en el mal, siempre tentándolos...". 

- No podemos aceptar, el concepto-idea-enunciado de que existe el mal gratuito. Además, de que es un concepto difuso, que no se sabe muy bien lo que es. No es una realidad que se pueda abstraer. Igual que existen muchos bienes, que surgen de multitud de otros bienes, es la suma y combinación de muchos bienes, y estos bienes causados por una o multitud de personas, también surgen muchos males, que son causados por otros males, sean estos males pequeños o grandes, o por un individuo o por muchos... 

Los campos de exterminio, que nadie puede negar que es un mal enorme, es surgido o surgieron por multitud de causas, de muchos otros males, males en cuanto al concepto o la idea, males en cuanto a la teorización de dicha realidad, males en cuanto al desarrollo de ese enunciado, del diseño, de la aplicación, etc. Desde luego males en la práctica, cuándo se materializaron en la sociedad... 

Un mal grave, por denominarlo de alguna manera, no solo es un mal que tiene una causa, por lo general, sino que puede tener muchas o diferentes o diversas. Pero también, formado o conformado por diversidad de individuos, que participan de diverso modo en ese mal. Incluso, muchos males de concepción o teorización. Porque no solo existen males reales o prácticos, que existen, sino que estos también tienen sus raíces en ideas y concepciones equívocas y erróneas y equivocadas... No olvidemos que antes que empezase el diseño de los campos de exterminio, una década antes, al menos, se diseñó la concepción o la teorización, de que una etnia o raza o religión o tipo de creencias y las personas que las sustentaban tendrían que desaparecer. De tal modo, que cuándo se publicó esa idea, que a su vez, tenía otras raíces, nadie le hizo mucho caso, porque nadie pensó que eso sería posible, a lo sumo sería otra persecución más a un pueblo concreto... Pero después, el transcurrir del tiempo, provocó "un mal radical", los campos de exterminio, que después de décadas de estos acontecimientos, no somos capaces de entenderlo o de comprenderlo...