Blog del suscriptor

El Titanic sin capitán sin fefe de maquinas ni tripulación ni marineros ni orquesta

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

  1. Blog del suscriptor
  2. Opinión

 Ese es el gobierno social-comunista en esta Pandemia del coronavirus. Un Titanic, sin capitán (Sanchez), sin jefe de Máquinas (ministros de Sanidad, especialmente Salvador Illa y también Carolina Darias), sin tripulación ni marineros (Pablo Iglesias y las inexpertas ministra de Podemos) y encima sin orquesta (Calviño, Díaz y Marlaska), que irremediablemente va hacia donde esta el iceberg (próximas elecciones) que será la causa de su hundimiento sin remedio.



El capitán Pedro Sanchez, nunca estuvo preparado para dirigir un barco de la categoría de España, 4ª potencia económica de Europa y uno de los primeros países del mundo. Patético personaje que utiliza a las personas como los objetos, cuando ya no les sirven, los tira (Calvo, Abalos, Redondo), ya que solo pensaba en dormir en la Moncloa, viajar como un niño en su taxi-Falcon y en el helicóptero Puma y veranear con sus amigos, necesita publico que le halague y ovacione constantemente, en la Mareta y en el Palacio de las Marismillas. ¿Que hará Sanchez cuando pierda el gobierno en 1-2 años y deje de ser presidente? Pobre hombre y pobre familia la suya.



Su Jefe de Máquinas en la crisis sanitaria por la pandemia, Salvador Illa, un triste filosofo, que tuvo la irresponsabilidad y desfachatez de cuando le dijeron (él no supo nunca de que iba la cosa, ya que era fiel a la máxima Socrática de “solo sé que nada sé”) la que se avecinaba con la pandemia del coronavirus en España, no dimitir del ministerio de Sanidad.



El subjefe de Maquinas de Salvador Illa (todos los inútiles tienen a alguien para hacer que saben algo), el “eminente medico epidemiólogo” Fernando Simón, nuestro Nostradamus español cuya conducta ha sido una mezcla de ignorancia, soberbia, orgullo, prepotencia, sumisión e irresponsabilidad (factores relacionados de forma proporcionalmente directa), una mezcla explosiva siempre.



No olvidemos sus penúltimas (siempre habrá otras) dos “predicciones”, 6 de agosto: "es realmente complicado que haya una sexta ola", "sería una ola más pequeña y más lenta” (es la mayor ola y la más rápida de la pandemia) y 14 de diciembre: "hay evidencias científicas que nos podrían permitir pensar que la tercera dosis quizá no sea necesaria para todos los grupos poblacionales" (los expertos dicen que hay que vacunar a todo el mundo). ¿Como es posible que siga todavía en su puesto? ¿Que hemos hecho los españoles para merecer semejante pasmarote?



La nueva Jefe de Máquinas, la abogada y ministra de Sanidad Carolina Darias, ha cometido un rosario de barbaridades, como la vacunación con AstraZéneca, el proyecto Combivacs, la continua vergüenza de las mascarillas que después de 2 años de desaciertos triples (con su uso, su compra y su venta) y continuos del gobierno, ha finalizado por ahora en la esperpéntica decisión, sin ningún informe ni evidencia cientifica, de tener que utilizar las mascarillas en el exterior y todo por no haber continuado con la 3º dosis ya que esta en el puesto 21 de Europa.



Darias no hizo ningún caso el pasado 26 de noviembre, cuando el Centro para la Prevención y el Control de las Enfermedades de la UE (ECDC) emitió un análisis sobre la amenaza de la nueva variante ómicron. En él se alertaba de la preocupación de que pudiese estar asociada con una mayor transmisibilidad, una reducción significativa en la efectividad de la vacuna y un mayor riesgo de reinfecciones. Sanchez y Darias no convocaron la reunión de los presidentes de comunidades hasta el 22 de diciembre, 1 mes mas tarde y con las infecciones multiplicadas por 6. Salvador Illa y Carolina Darias, son dos ineptos e irresponsables donde los haya.



Una vez mas se ha visto que el gobierno que no nombró comité de expertos científicos hace 2 años, al comienzo de la pandemia (¿para qué? dirían Sanchez e Illa, si tenían al mayor “experto” de todos en la casa, el Dr. Fernando Simón) tampoco tiene en quien apoyarse en los momentos finales de la pandemia que esperamos ocurra en unos 2-3 meses y son tan tontos e ignorantes que todavía no se han dado cuenta.



Sus marineros y tripulación, Pablo Iglesias (D. Antonio Escohotado lo definía como “un pobre hombre, un fanático marxista obsoleto”) y demás aprendices comunistas de Podemos, cuando se dieron cuenta de su tremendo error, el único listo de todos ellos, el supermegacomunista Pablo Iglesias, abandonó el Titanic y se fue a ganar dinero y a vivir a Barcelona.



Un autentico desastre el Titanic, sin capitán en ningún momento y sin jefes de Máquinas, sin marineros ni tripulación. Incluso el Titanic se queda sin orquesta, ya que Nadia Calviño es un desastre a la que abandonan sus colaboradores, Yolanda Díaz va a su aire, Marlasca el peor ministro de interior de la historia de España, etc, etc.



Afortunadamente nos queda Madrid y la política mas popular y efectiva de España: Isabel Díaz Ayuso. Ella y sus auténticos científicos marcan la pauta a seguir en la Pandemia, pero el Titanic se hundirá para siempre. Afortunadamente en este caso.