Actualidad

Muere el activista Yang Tongyan en libertad condicional por problemas médicos

Amnistía Internacional ha anunciado que el activista chino ha muerto a causa de un cáncer. 

El activista y escritor chino Yang Tongyan falleció hoy a los 56 años a consecuencia de un cáncer mientras se encontraba en libertad provisional para recibir tratamiento médico, tras haber pasado en prisión más de veinte años por sus críticas al Gobierno chino, informó Amnistía Internacional (AI).

"Yang Tongyan fue un triunfador pacífico de los derechos humanos y la democracia, que hizo un gran sacrificio personal para mantenerse fiel a sus principios", destacó en un comunicado el director de AI para Asia Oriental, Nicholas Bequelin.

"Las autoridades temían el poder de sus escritos e hicieron todo lo posible por silenciarlo. Nunca debería haber pasado un solo día en la cárcel y mucho menos casi la mitad de su vida", añadió.

Yang Tongyan, también conocido como Yang Tianshui, fue puesto en libertad condicional el pasado mes de agosto para ser intervenido quirúrgicamente de un tumor cerebral.

En 2006, fue condenado a 12 años de prisión por publicar contenidos críticos con el Gobierno, y anteriormente ya había cumplido otra sentencia de diez años de cárcel por criticar la represión durante la matanza de Tiananmen en 1989, cuando se cree que murieron entre cientos y miles de personas, aunque el número de muertos sigue siendo un secreto de estado.

"La muerte de otro detenido chino bajo libertad condicional médica es alarmante. En muchos casos, a los activistas encarcelados gravemente enfermos se les concede la libertad condicional médica tarde y se ignoran los deseos de sus familias de recibir tratamiento fuera de la cárcel o en el extranjero", denunció AI.

En los últimos años, las organizaciones internacionales han denunciado los casos de activistas y críticos que han fallecido bajo arresto en China.

El pasado 13 de julio, el disidente y nobel de la Paz Liu Xiaobo murió bajo custodia, y no fue liberado a pesar de padecer un cáncer terminal, lo que provocó numerosas críticas de la comunidad internacional.

"AI considera que Yang Tongyan, Liu Xiaobo y Cao Shunli (disidente que murió cuando estaba detenida tras serle denegada la asistencia médica) son presos de conciencia, detenidos únicamente por ejercer pacíficamente sus derechos humanos", aseveró la organización.