Carlos Herrera

Carlos Herrera pregunta a un exiliado cubano por la muerte de Fidel Castro y sale escaldado

En la Jungla. "Todo el mundo se está dejando llevar por esta bobería del carnaval de Miami". Las inesperadas respuestas de un escritor cubano que dejaron boquiabiertos a Herrera y a sus colaboradores. 

El periodista haciendo un gesto que no encajaría después de esta tensa entrevista...

El periodista haciendo un gesto que no encajaría después de esta tensa entrevista... Twitter

  1. Carlos Herrera
  2. Cuba
  3. Fidel Castro
  4. Radio

El presentador del programa de radio que lleva su nombre -y marca su ubicación- 'Herrera en la Cope', buscó intencionadamente entrevistar a un exiliado cubano con la idea de que refutase sus opiniones y las de los tertulianos que le acompañaban en el estudio, pero esta vez le salió el tiro por la culata.

“Tienen claro que la ideología no funciona lo que hace falta es el dinero. Lo que ya determina en Cuba es el dinero”, plantea el escritor Norberto Fuentes al inicio de conversación que no tarda en evidenciar que la postura del cubano no es la que Herrera y su equipo esperaban encontrar.

El gran ‘zasca’ del escritor viene cuando el periodista le pregunta por las libertades públicas en el país y este le aclara que “no es un problema que afecte ni sea determinante en la economía”: “Mira Carlitos, la bronca ahora es contra American Airlines, el AT&T, la VISA... El que quiera cambiar Cuba tiene que enfadarse con esa gente porque esa es la gente que está interesada en Cuba, esos son los intereses que están en Cuba”.

“Todo eso ha cambiado radicalmente. El mundo es otro y tú no puedes pelear la guerra anterior”, explica el autor de La autobiografía de Fidel Castro, haciéndole ver a ‘Carlitos’ -al que se permite llamar con diminutivo dejando claro previamente que tienen una muy buena relación desde hace años- que se está “empezando a poner serio” cuando no era su intención.

Todo el mundo se está dejando llevar por esta bobería del carnaval de Miami. Vamos a ver lo que va a pasar en Cuba

El escritor vive actualmente en un barrio a las afueras de Miami y relató al propio Herrera y acompañantes la “fiesta” que se ha estado viviendo en la ciudad tras conocerse la muerte de Fidel Castro. Celebración que Fuentes no ve conveniente dada la incertidumbre en la que se halla el pueblo cubano: “Nadie dice nada sobre lo que va a pasar en Cuba. Nadie ha pensado en eso. Todo el mundo se está dejando llevar por esta bobería del carnaval de Miami. Vamos a ver lo que va a pasar en Cuba”.

Llegados a este punto, el conductor del programa intenta cortar al entrevistado para finalizar la conversación… y llega otro ataque. “No me hagas lo mismo que me hicieron los venezolanos, empecé a hablar en un programa, no les gustó nada lo que estaba diciendo y me cortaron”, le dice entre risas.

Más risas y paso a los tertulianos que esperaban que el escritor que estuvo vinculado a la Revolución años atrás y finalmente tuvo que marcharse de la isla tuviese una postura algo más crítica con los Castro. Fin de las risas.

“La revolución es una idea, no un compromiso. Ése país era una reverenda mierda, no servía para nada”, replicó a los tertulianos el escrito afincado en EEUU haciendo referencia a la Cuba preFidel y sacando a la palestra alguna de las virtudes del régimen que se negó a clasificar como “monarquía absolutista” porque “ellos tienen sus mecanismos y su forma de proceder, como tienen los españoles, como tienen los americanos, lo puedes aplicar a cualquier Gobierno”.

Declaraciones que derivaron en descalificaciones por parte de Gloria Lomana, Edurne Uriarte o Inocencio Arias -los colaboradores del programa- que acusaron al entrevistado de “chauvinista” e incluso de desconocer qué es en realidad la libertad.

Con el ambiente cada vez más caldeado, Herrera opta por cortar conversación y se despide con elogios de su entrevistado mientras escuchamos de fondo un “¡está usted ciego!” como despedida paralela de alguno de los tertulianos a los que no le sentó demasiado bien que la conversación no encajase con la idea que tenía en mente.