El merodeador

Descartar la corrupción ante la mínima sombra de duda , Erdogan, un aliado incómodo pero necesario para la UE , El caso Rossi, motivo suficiente para cambiar las reglas

Descartar la corrupción ante la mínima sombra de duda

El Ayuntamiento de Madrid, que dirige Manuela Carmena, ha decidido revisar las adjudicaciones a Copisa durante los mandatos de Ruiz-Gallardón y Ana Botella. Esta constructora aparece en el epicentro de los casos de corrupción más escandalosos de Cataluña: desde la trama del 3% a las comisiones de Pujol junior pasando por el caso Palau. Tan controvertido currículum escama a cualquiera, pero hay otras razones para aplaudir la pertinencia de este examen a posteriori. Cuando el juez Eloy Velasco pidió al Ayuntamiento la relación de las sociedades del sumario del caso Púnica, el montante facturado por Copisa destacó sobremanera: 43 de un total de 50 millones entre 2008 y 2013. La unidad de datos de EL ESPAÑOL ha escrutado los 900 recibos librados por esta sociedad y ni su volumen ni su concentración en un solo distrito tienen parangón. Por ello, y sin prejuzgar, hay tantos motivos para apoyar esta investigación sobre Copisa como para celebrar algo tan poco frecuente como que todos los grupos políticos de una institución decidan rastrear licitaciones pasadas para descartar cualquier sombra de sospecha y, en su caso, depurar responsabilidades políticas.

Erdogan, un aliado incómodo pero necesario para la UE

La recuperación de la mayoría absoluta por parte de Recep Tayyip Erdogan en las elecciones parlamentarias refuerza el mandato del presidente en Turquía y consolida su papel como socio imprescindible de la Unión Europea. Su victoria en los comicios no está exenta de riesgos: todo indica que podría llevar a cabo una reforma en la Constitución que le proporcione más poder, lo que no redundará precisamente en la calidad democrática del país. El líder del islamista AKP no se ha caracterizado por defender los derechos fundamentales. A pesar de la deriva autoritaria que ha tomado el país en los últimos años, Bruselas necesita la ayuda de Turquía, ya sea para frenar el islamismo radical como para controlar la llegada de refugiados que intentan alcanzar la UE desde zonas de conflicto. Por eso el propio Juncker ha admitido que encastillarse en críticas por las restricciones a la libertad de prensa o los derechos humanos en Turquía "no ayuda en este momento". La victoria de Erdogan le confirma como aliado incómodo de la UE.

El caso Rossi, motivo suficiente para cambiar las reglas

La telemetría de la moto de Marc Márzquez -señales que el vehículo envía a su box durante la carrera- demuestra que un impacto activó la palanca de freno de la rueda delantera del piloto catalán, lo que provocó su derribo. Al visionado de la carrera de Sepang, que no ofrecía duda alguna de la agresión, se suma ahora una prueba técnica que impide cuestionar la patada de Valentino Rossi. El beneficio de la duda arbitral, que permitió al italiano evitar la bandera negra de la descalificación durante la carrera, queda resuelto. Sin embargo, si el recurso del piloto italiano nueve veces campeón del mundo es aceptado, podrá correr el próximo fin de semana optando a la pole de salida como cualquier otro. Que poner en juego la vida de un adversario pueda resolverse relegando al agresor a una última posición en la carrera siguiente es un despropósito amparado por el reglamento del carné por puntos que rige el motociclismo desde 2013. Este suceso pide a gritos una modificación de las normas actuales, que ofrecen unas lagunas casi oceánicas. Es inadmisible que no haya ningún apartado que determine la descalificación inmediata de quien derribe a un oponente con malas artes.