Elecciones EE.UU. 2016

‘Calexit’: 400.000 firmas para una California independiente

La sexta economía mundial se rebela contra la elección de Trump y organiza el movimiento secesionista ‘California Yes’ con la bendición de las élites de Silicon Valley.

Protestas contra Trump en California.

Protestas contra Trump en California. Reuters

  1. Elecciones EE.UU. 2016
  2. Donald Trump
  3. California
  4. Movimientos sociales
  5. Silicon Valley
  6. Independencia

Las elecciones estadounidenses aún no veían la recta final cuando el pasado mes de septiembre se reunieron en Moscú representantes de Cataluña, Texas o California. El nombre de la cita era elocuente: "Diálogo de las Naciones. Derecho de los pueblos a la libre determinación y la construcción de un mundo multipolar". Entonces, pocos preveían el desenlace final de la carrera electoral ni las consecuencias que tendría para los intereses de algunos de los movimientos presentes en el simposio moscovita.

La mesa, que se reúne estratégicamente en Moscú desde 2015 en un evento que tiene la reunificación de Crimea como fondo, acoge a los precursores de los movimientos separatistas repartidos por el globo.

En la pasada edición uno de los invitados estrella fue el grupo 'Yes California’, que desde el martes pasado aglutina nuevos adeptos a marchas forzadas. El movimiento californiano tiene como objetivo un referéndum durante la primavera de 2019 en el que los ciudadanos puedan manifestar su voluntad de separarse de los Estados Unidos de América y formar una nación independiente.

400,000 firmas para garantizar el referéndum

El líder del movimiento, Luis Martinelli, asegura que para realizar la consulta del pueblo californiano tan sólo serían necesarias 400.000 firmas entre los más de 39 millones de habitantes del estado.

La idea de un estado independiente, que sería la sexta economía del mundo por delante de Francia, parecía descabellada hasta la reciente elección de Donald Trump como nuevo inquilino de la Casa Blanca.

California marca las tendencias al mundo entero a través del imperio mediático que inunda las pantallas de cine y las televisiones con sus series, películas, música... Entretenimiento para el consumo de masas.Entre sus más de 400.000 kilómetros cuadrados (100.000 más que Italia) reside la sede del imperio tecnológico que ha revolucionado la economía mundial y la forma en la que nos comunicamos a través de la factoría de ideas y servicios que Silicon Valley produce de forma incesante. Google, Apple, Facebook, LinkedIn, Uber, Tesla, Electronic Arts, Yahoo y muchas otras dominan el mundo de la tecnología, comunicación y los servicios del presente y futuro desde la bahía de San Francisco y Silicon Valley.

Los grandes magnates de la industria tecnológica han sido grandes generadores de opinión e influencia en la Casa Blanca en la era Obama y la mayoría se han decantado por Hillary Clinton como garantía segura de su continuidad como lobby entre los lobbies en Washington. Mientras Google se ha visto recientemente acusada de modificar su algoritmo de búsqueda para favorecer la imagen y los contenidos de Clinton durante la campaña, WikiLeaks filtraba entre los correos electrónicos de John Podesta, jefe de campaña de Hillary Clinton.

Los viajes que el equipo de Clinton realizaba a bordo del jet privado de Eric Schmidt, por entonces director ejecutivo de Google, y las relaciones de este con la candidata demócrata se han convertido en dominio público, así como las ambiciones de este por llegar a “ser asesor externo jefe”. Con el sector tecnológico claramente posicionado, la sorpresa Trump no ha sido bien recibida en el valle del silicio ni en la industria del entretenimiento.

El grupo 'Yes California' ha visto en pocos días como su masa crítica se disparaba mientras las principales ciudades norteamericanas mostraban el rechazo de ciudadanos contrarios al nuevo presidente electo. 

Ciudadanos desde las calles y nombres ilustres que llenan las portadas de la revista Forbes se han unido a la causa de un estado independiente, sustentado por la élites californianas, que ven en la secesión de la unión una forma de evitar las ‘consecuencias’ de la política Trump antes incluso de que esta se ponga en marcha como Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, que advierte a Donald Trump desde su muro personal: “El progreso no se mueve en línea recta”.

La plataforma ‘Yes California’ plantea su ‘Calexit’ basándose en nueve puntos que abarcan desde políticas de paz y seguridad a la eliminación de trabas al comercio, pasando por la capacidad para decidir su propia política de inmigración en el estado más diverso de la unión. Con educación, sanidad y medio ambiente habrá que sumar un décimo punto que aglutine el descontento del sector más crítico con los Estados Unidos de Trump.