Violencia

Un refugiado afgano ataca con un hacha a los pasajeros de un tren en Alemania

Dos heridos luchan por su vida. El Estado Islámico reivindica el ataque, que las autoridades alemanas consideran una posible venganza personal por la muerte de un amigo. 

Fotografía donde se ve el interior del vagón donde ha tenido lugar el suceso.

Fotografía donde se ve el interior del vagón donde ha tenido lugar el suceso. Efe

  1. Violencia
  2. Alemania
  3. Trenes
  4. Estado Islámico
  5. Wurzburgo
  6. Baviera
  7. Refugiados
  8. Sucesos y Acontecimientos

Un hombre armado con un hacha ha atacado a los pasajeros de un tren regional en el estado de Baviera (sur de Alemania) a última hora de la noche del lunes y varias personas han resultado heridas. Hirió a cinco personas; cuatro de ellos, ciudadanos chinos, de los cuales dos ellos luchan por su vida.

El hombre fue abatido por la policía. El agresor utilizó un hacha, atacó a los viajeros en el trayecto entre Treuchtlinge y Wurzburgo, cuando en el tren había una veintena de personas.

El ministro del Interior bávaro, Joachim, Herrmann, ha indicado a la televisión pública ARD que el agresor era "un joven de origen afgano de 17 años de edad". Estado Islámico, que ha reivindicado el ataque, lo ha identificado en un vídeo como Mohamed Riad.

El menor "vivía desde hace algún tiempo en Ochsenfurt y había llegado a Alemania como menor no acompañado solicitando asilo, ha informado Herrmann. Su petición fue aceptada y se encontraba en una familia de acogida".

Herrmann ha indicado que el joven comenzó a atacar "de repente". Tras la agresión, se bajó del tren cuando éste hizo una parada imprevista por el aviso de los viajeros. Al bajar del convoy, el atacante vio helicópteros sobrevolando la zona y se dirigió a los policías "con un cuchillo o hacha" y en ese momento recibió los disparos.

Posible venganza por la muerte de un amigo

La Fiscalía alemana ha informado este martes de que el ataque posiblemente tiene un trasfondo político, posiblemente relacionado con la muerte de un amigo suyo en Afganistán el pasado sábado.

Subió al tren "con la decisión de matar a pasajeros totalmente desconocidos" para vengarse por lo que los "hicieron sus hermanos, hermanas e hijos musulmanes", ha explicado en rueda de prensa el fiscal superior de la localidad bávara de Bamberg, Erik Ohlenschlager, que ha asumido el caso.

El ataque fue dirigido con "clara intencionalidad de matar", ha recalcado el fiscal, según recoge Efe.

Además de los heridos, en la noche del lunes había otras 14 personas, en estado de shock.

EI reivindica el ataque

El grupo terrorista Estado Islámico se ha atribuido el ataque en la mañana del martes. En un comunicado a través de su agencia de noticias, Amaq, el EI ha asegurado que el agresor del hacha es "uno de los combatientes del Estado Islámico".

En un texto prácticamente calcado a la reivindicación que emitió más de un día después del atropello masivo en Niza, el grupo reclama que el atacante "ejecutó su operación en respuesta a los llamamientos de atacar a los países de la coalición que combate contra el Estado Islámico".

Las autoridades han encontrado una bandera pintada a mano del EI en la habitación del agresor, informa el diario Frankfurter Allgemeine. Ahora estudia la veracidad de un vídeo distribuido por Amaq en el que un chico identificado como Mohamed Riad anunciaba que iba a atacar en Alemania.

En el caso de Niza, la principal hipótesis que manejan expertos y las autoridades francesas es que Bouhlel se inspiró en los llamamientos del EI, pero el grupo terrorista no organizó el ataque.