Guinea Ecuatorial

Un zaragozano líder opositor en Guinea, retenido por el régimen

La familia pide ayuda a Exteriores, mientras denuncia el asedio militar de la sede del partido.

Nsé y un centenar de militantes están retenidos en la sede de su partido.

Nsé y un centenar de militantes están retenidos en la sede de su partido.

  1. Guinea Ecuatorial
  2. Teodoro Obiang Nguema
  3. Derechos civiles
  4. Derechos humanos
  5. Zaragoza (Ciudad)

Diez horas de asedio indiscriminado, disparos continuos, bombas lacrimógenas, militantes torturados, intervenciones quirúrgicas en medio del humo. Son sólo los barrotes de la prisión de un partido que exige democracia en Guinea Ecuatorial.

La noche del 21 de abril, la sede del partido opositor Ciudadanos por la Innovación sufrió un asedio a manos del régimen dictatorial de Teodoro Obiang, presidente de la excolonia española desde hace casi cuatro décadas tras un golpe de Estado que derrocó al "sanguinario" presidente del país y tío carnal, Francisco Macías, y que lo ha convertido en el "jefe de Estado republicano más antiguo del mundo", explica el centro de investigación barcelonés Cidob.

Gabriel Nsé, el principal líder opositor de Guinea Ecuatorial, continúa retenido desde la noche del 21 de abril en la sede del partido en Malabo, capital del país. “El régimen ya ha simulado retirar el asedio pero sigo recibiendo amenazas de muerte”, de esta manera se expresa Nsé tras recibir la llamada de EL ESPAÑOL. Se muestra temeroso, moderado y consciente de las pocas posibilidades que tiene de seguir con vida en los próximos días. Nsé considera que la decisión del régimen de Obiang de asesinarle es irrevocable y podría acabar con un baño de sangre si acceden al interior de la sede.

Detalla durante la llamada la situación que se vive en la sede tras el asedio. “La inseguridad es evidente y constante, a veces puede salir algún militante a comprar cosas básicas y la luz va y viene”, cuenta Nsé. Gabriel Nsé denuncia así estar secuestrado junto a más de cien militantes de su partido.

Es sorprendente escuchar la franqueza de sus palabras, quizá consciente de lo que puede llegar a hacer un régimen que conoce demasiado bien la palabra impunidad y que desoye la amenaza de la comunidad internacional para que deponga sus acciones. Gabriel Nsé relata las amenazas que recibe de los militares que rodean el edificio y avisa: “Obiang dicé que cometerá el asesinato pese a lo que diga España, Francia o Estados Unidos”.

El contacto de la embajada de Estados Unidos es permanente con los militantes asediados. Sin embargo, Nsé detalla que la Embajada de España no contacta con ellos. “Si no llamamos, no se preocupan. Lo único que dicen es que dan parte”, explica Nsé. Por parte del Gobierno de España se publicó un comunicado oficial el pasado 29 de abril pidiendo el fin del asedio y condenando la tensión vivida en Guinea Ecuatorial.

Imagen del asedio del régimen denunciado por el partido Ciudadanos por la Innovación.

Imagen del asedio del régimen denunciado por el partido Ciudadanos por la Innovación.

UN ZARAGOZANO QUE RECLAMA LIBERTAD EN GUINEA

“Vengó del exilio como muchos guineanos que están exiliados, solo queremos gritar libertad en nuestra tierra”, cuenta el líder opositor durante la conversación con EL ESPAÑOL.

El partido Ciudadanos por la Innovación se fundó en el año 2005 a orillas del Ebro, en Zaragoza. Gabriel Nsé fue vecino de Zaragoza durante más de quince años y volvió a Guinea hace dos años para producir un cambio político en su país.

Nsé volvió a Guinea un 25 de octubre del año 2014 amparado por el decreto de amnistía aprobado por el régimen de Obiang. De esa manera, se estableció una mesa de negociación donde se pretendía legalizar los partidos políticos que estaban en el exilio. Nsé comenzó junto a su partido una gira por todo el país reclutando miles de seguidores y militantes. En menos de dos años, según los observadores internacionales, Gabriel Nsé se había convertido en el principal rival de Obiang, hasta entonces con una ínfima oposición.

Gabriel Nsé en una imagen tomada hace un par de meses durante la campaña electoral.

Gabriel Nsé en una imagen tomada hace un par de meses durante la campaña electoral.

El líder opositor recuerda con nostalgia el largo transcurso de esa gira política durante la conversación con EL ESPAÑOL. Nsé frena su relato y enfatiza en un preciso recuerdo: “Hace menos de tres meses, los alrededores del aeropuerto de Bata [capital económica y sede del Parlamento] estaban repletos de seguidores que querían escuchar nuestras propuestas”.

Dicen que llegaron a concentrarse más de 15.000 personas para conocer al partido Ciudadanos por la Innovación. Algo nunca visto durante los más de 35 años de dictadura militar de Teodoro Obiang.

EL RÉGIMEN ACRIBILLA LOS GRITOS DE LA OPOSICIÓN

Ciudadanos por la Innovación presentó la candidatura a la Junta Electoral Nacional (JEN) para las elecciones del 24 de abril de 2016 y exigían independencia a la JEN, pero Obiang se negó. “Ahí se basa el fraude, los miembros de la JEN los nombra el Gobierno siendo siempre el mismo presidente”, explica Gabriel Nsé. El líder opositor cuenta que en ese momento desde la JEN se decidió descartar su candidatura porque Gabriel Nsé incumplía el artículo 35, apartado c, de la Constitución de Guinea Ecuatorial. Un artículo que aprobó el Presidente Obiang al cambiar la Constitución hace pocos años.

Dicho artículo detalla que no puede presentarse a presidente del gobierno ninguna persona que no haya estado cinco años antes viviendo ininterrumpidamente en Guinea. Algo que Gabriel Nsé no cumplía, pero él se defiende al considerar que “la amnistía aprobada devuelve derechos civiles, políticos y económicos”.

El cambio de la Constitución aprobado por Obiang colisiona con el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, en su artículo 25; así como la Declaración Universal de Derechos Humanos en el artículo 21.

Nsé al conocer la imposibilidad de presentarse a las elecciones, a los pocos días, pidió la abstención a sus seguidores con mítines por poblados y ciudades por todo Guinea.

En la ciudad de Bata, explicó durante un mitin a los seguidores la decisión de abstenerse en las elecciones. En el transcurso del acto político se acercaron numerosos furgones militares, camiones y un lujoso 4x4. Hizo aparición el hijo del dictador, Teodorín Obiang. Estuvo escuchando a Gabriel Nsé todo su discurso y cuando terminó el mitin tras la marcha del líder opositor, pidió su cabeza.

“Y a las pocas horas llegué a la capital, Malabo, donde me reuní con más de cien militantes en la sede del partido. Esa misma noche comenzó el asedio y aquí seguimos secuestrados”, cuenta Nsé.

Teodoro Obiang volvió a salir elegido como presidente de Guinea en las elecciones celebradas el pasado 24 de abril, mientras el líder opositor seguía secuestrado en la sede del partido Ciudadanos por la Innovación.

REZANDO A 4.000 KILOMETROS DE DISTANCIA

La mujer de Gabriel Nsé, María Jesús Mene, huyó de Guinea hace pocos días y se encuentra ahora en Zaragoza junto a sus hijos. María Jesús Mene explica la situación vivida durante el asedio por los militares del régimen guineano.

María Jesús, esposa del líder opositor de Guinea Ecuatorial, junto a un sobrino en Zaragoza.

María Jesús, esposa del líder opositor de Guinea Ecuatorial, junto a un sobrino en Zaragoza.

“No distinguíamos nada a cinco metros, era lo más parecido a una guerra”, describe la mujer del líder opositor. Recuerda a la perfección el inicio del asedio a la sede del partido , cuenta que en pocos minutos les rodearon tanques, camiones y varios helicópteros sobrevolaban la zona.

María Jesús Mene explica la tragedia vivida esa noche en primera persona, cuenta que “a un chico le alcanzó un disparo y comenzó a desangrarse. Varios militantes comenzaron a extraerle la bala sin anestesia, le rajaron el pecho y consiguieron sacársela mientras él perdía el conocimiento”. Cuenta cómo las miradas despavoridas se eternizaron toda la noche y por suerte explica que no hubo fallecidos pero sí que hubo varios heridos graves.

Ahora, María Jesús, reza continuamente junto a sus hijos para que la pesadilla termine y su marido pueda salir libre. Reclama ayuda internacional y cooperación para evitar una masacre e insiste en pedir libertad para su pueblo.

No descansa la mirada, la mantiene fija durante la conversación en un punto cualquiera. Cuenta María Jesús que no se olvida de las amenazas de aquella noche hacia su marido, recuerda perfectamente los gritos de “no descansaremos hasta eliminar a Gabriel”. Ella sólo busca que su marido vuelva a Zaragoza para olvidar una pesadilla que ya dura más de 25 días.