TERRORISMO

Al menos 34 muertos y 230 heridos en dos atentados en el aeropuerto y el metro de Bruselas

Las explosiones han obligado a cerrar el aeródromo y toda la red del suburbano y han desatado el pánico en la capital belga. La confusión y la gravedad de lo ocurrido ha dificultado hacer un balance de víctimas.

Numerosas personas abandonan el aeropuerto de Zaventem tras las explosiones

Numerosas personas abandonan el aeropuerto de Zaventem tras las explosiones Reuters

Nuevo ataque en el corazón de Europa. Una doble explosión en el aeropuerto internacional de Zaventem de Bruselas y otra en la estación de metro de Maelbeek ha causado al menos 34 muertos y más de un centenar de heridos.

Las detonaciones han obligado a evacuar el aeródromo y cerrar el espacio aéreo, así como toda la red de metro de la ciudad. Según el alcalde de la capital belga, 20 personas habrían perdido la vida en el ataque del Metro y en el atentado suicida del aeropuerto habrían muerto otras 14 personas. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo avanzó que entre las víctimas mortales no se encuentra ningún español, aunque Interior sí ha confirmado que sí hay españoles heridos, en concreto cuatro, pero según el ministro Fernández Díaz su estado no es grave. 

Si bien en un primer momento se desconocía si se trataba de un accidente o de un ataque, el desarrollo de los acontecimientos ya apuntaba a que se trata de una cadena de atentados. Según la Fiscalía, al menos una de las explosiones del aeropuerto fue, "probablemente", un atentado suicida provocado por un kamikaze. Varios testigos aseguraron que antes de las explosiones se han escuchado disparos y gritos en árabe. Además, la Policía ha descubierto un cinturón bomba sin explotar en el aeropuerto, informa Reuters.

En torno a las 8:00 de la mañana se registró una "fuerte explosión" en el hall de llegadas y salidas del aeródromo, lo que provocó el envío de ambulancias al lugar. "Ha habido una explosión en el aeropuerto. El plan de urgencia se ha activado", explicó el presidente de la región de Bruselas, Rudi Vervoort, a la cadena Bel RTL. 

Del aeropuerto al metro

Apenas una hora después, se ha producido una nueva explosión en el metro, en la estación de Maelbeek cerca del edificio de la Unión Europea. El suburbano ha sido evacuado y ha cerrado todas sus líneas. El número de víctimas está aún por confirmar de forma oficial. La empresa del suburbano hablaba de 15 muertos y 55 heridos, pero esa cifra se ha elevado a 20, según el alcalde de la ciudad.

Un testigo presente en el aeropuerto ha explicado a la cadena pública RTBF que ha visto a al menos una treintena de personas heridas de carácter leve, si bien ha observado a varias personas tendidas en el suelo.

Por su parte, una española que se encontraba en el lugar ha relatado a RNE que se ha producido una "estampida humana". Los miembros de seguridad dijeron a los pasajeros que corrieran y una vez en la Terminal A les rogaron que permanecieran allí, donde desplegaron un cordón policial.

Nivel 4 de alerta antiterrorista

El Gobierno belga emitió un comunicado para informar de la situación: "Esta mañana, alrededor de las 8:00 horas, se han producido dos explosiones en el vestíbulo de salidas del aeropuerto de Zaventem. De momento se investiga la pista de un atentado. Hay que lamentar víctimas debido a estas explosiones. La prioridad de las autoridades y de los servicios implicados es ayudar a las víctimas y securizar el perímetro". 

"El nivel general de amenaza para Bélgica se ha elevado a 4 (que es el máximo), particularmente para las estaciones internacionales, metros, aeropuertos, instalaciones nucleares y el puerto de Amberes", añade el comunicado. "A lo largo de la jornada se convocará un Consejo Nacional de Seguridad. El Gobierno belga desea expresar todo su apoyo a las víctimas y sus familias". "Se ha puesto en marcha un número de teléfono para responder a las preguntas de las víctimas y los viajeros: 1771".
Los atentados tienen lugar apenas después de que el viernes las fuerzas de seguridad belgas arrestaran a Salah Abdeslam, presunto autor de los ataques de París del 13 de noviembre que dejaron 130 muertos. No hay evidencias por el momento de que los ataques de este martes sean una represalia por la captura del fugitivo.

El primer ministro anuncia más seguridad

El primer ministro belga, Charles Michel, ha anunciado en rueda de prensa que "se han tomado medidas de seguridad adicionales, refuerzo de controles en fronteras, restricciones transportes públicos y refuerzo del despliegue militar". "En este momento negro para nuestro país -ha añadido-, pido a todo el mundo que dé prueba de calma y solidaridad. Es una prueba difícil y debemos hacerle frente estando unidos y siendo solidarios (...) Estamos totalmente determinados a hacer frente a esta situación de la forma más adecuada posible". 

El premier belga se ha referido a los hechos expresamente como "ataques": "Lo que temíamos que ocurriera ha sucedido. Nuestro país ha sido golpeado por ataques violentos y cobardes".

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, buen conocedor del terror fundamentalista, también ha hecho una declaración sobre los atentados de este martes: "El terrorismo ha golpeado Bélgica pero esto afecta a toda Europa y todo el mundo", ha sentenciado. Hollande ha repetido que se trata de una amenaza global que necesita una respuesta internacional. Una lucha que, ha dicho, hay que llevar a cabo "con lucidez y determinación" y que será "larga". "Tenemos que emplear todos los medios necesarios, también legislativos que sean eficaces y respeten los derechos", ha añadido pidiendo unidad a nivel nacional y europeo.

Sin embargo, varios periodistas franceses, han asegurado que no se están realizando controles en la frontera franco-belga, que debería estar sellada, según las declaraciones del primer ministro belga.

La comunidad internacional se ha solidarizado con Bélgica y ha solicitado unidad en la lucha contra el terrorismo.

Pánico y confusión

Los ataques han generado una situación de pánico total en la ciudad y la imprecisión de las primeras informaciones ha alimentado el nerviosismo y la confusión. Para intentar contener la situación, el centro de crisis de Bélgica aconseja a la gente quedarse donde esté, en casa, en el trabajo, en la escuela o cualquier otro lugar.
Tras el episodio del metro, se habló de una nueva explosión, probablemente provocada por un equipo de artificieros para desactivar un paquete sospechoso. Durante la tarde algunos edificios de las instituciones europeas próximos a la estación de metro de Malbeek. 
Pasadas las cinco de la tarde la policía ha realizado una explosión controlada de un tercer artefacto en las instalaciones del aeropuerto de Zaventem, según Reuters.
Algunos de los edificios de las instituciones europeas próximos a la estación de metro de Malbeek. Tanto el edificio Berlaymont, sede de la Comisión Europea, como la sede del Consejo y el edificio Lex, a escasos han empezado a ser evacuados "por motivos preventivos", indicaron a Efe fuentes policiales.

La Fiscalía pide discreción

La Policía está investigando los ataques, rastreando todas las imágenes de las cámaras de seguridad. Las autoridades belgas creen que algunos de los autores de los ataques en el aeropuerto y el metro podrían haber escapado. "Tememos que otras personas podrían estar todavía huidas", ha dicho el ministro belga de Asuntos Exteriores, Didier Reyders, a la cadena RTBF.
Mientras la Policía trabaja, la Fiscalía belga pide a la prensa que no informe sobre las operaciones en curso relacionadas con los atentados. "La Fiscalía pide urgentemente a la prensa que se abstenga de comunicar informaciones relativas a la investigación judicial en curso para no perjudicar a la investigación", ha dicho en un comunicado.

Aeropuerto y servicio de tren cerrado

Fuentes de Belgocontrol, el organismo que regula la navegación aérea civil en Bélgica y Luxemburgo, informaron de que el aeropuerto ha sido cerrado y la mayoría de los vuelos fueron desviados a otros aeródromos de la región. Asimismo, el servicio ferroviario al aeropuerto ha sido suspendido.

El Aeropuerto de Bruselas ha informado a través de Twitter del suceso y recomienda no ir al aeródromo. 

Atentado-Bruselas (1)

Atentado-Bruselas (1)

El aeropuerto de la capital belga, el más importante del país, conecta la ciudad con 226 destinos en todo el mundo, unas rutas operadas por 77 lineas aéreas. El pasado año tuvo un tránsito de 23,5 millones de pasajeros, según sus cifras oficiales. Está operado por Brussels Airport Company en régimen de concesión. El Gobierno de Bélgica tiene un 25% de participación en la compañía, mientras que el 75% restante está en manos privadas.

Algunos pasajeros del metro, obligado también a cerrar todas sus líneas, han conseguido llegar a la estación de Schuman andando a través de las vías.

El ministerio de Exteriores español no ha emitido restricciones para viajar a Bélgica pero sí ha recomendado evitar desplazamientos innecesarios a este país.