Hacia las terceras elecciones

Por qué C's y UPN son enemigos en Navarra y amigos en el Congreso

El socio navarro del PP asegura que su pacto previo con los populares blinda el régimen foral.

Mariano Rajoy y Javier Esparza firman el pacto entre PP y UPN.

Mariano Rajoy y Javier Esparza firman el pacto entre PP y UPN.

Hay dos aspectos por los que UPN y Ciudadanos han estado enfrentados desde que la formación naranja apareció en Navarra: el régimen foral y el convenio económico. Ya en mayo de 2015, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, señaló que "País Vasco y Navarra deben unirse al régimen fiscal común". Con la firma del pacto entre PP y Ciudadanos, las críticas hacia los regionalistas no se han hecho esperar, invitándoles, entre otras cosas, a "romper el pacto" con los populares.

Geroa Bai, la formación que gobierna en la Comunidad foral, insta a UPN a votar en contra de la investidura de Mariano Rajoy por "reforzar la recentralización" y suponer un "importante recorte para el autogobierno foral".

El partido de la presidenta, Uxue Barkos, denuncia así que medidas como el "incremento del control del déficit público" o la posibilidad de "armonizar los impuestos cedidos" a las comunidades autónomas son un "ataque directo" a Navarra y a la capacidad de la Comunidad para "decidir su régimen fiscal".

También el portavoz de EH Bildu en el Parlamento navarro, Adolfo Araiz, critica que UPN mantiene una posición de "clara sumisión" con el PP tras el acuerdo con Ciudadanos. A su juicio, los regionalistas están "tragando una uniformización del conjunto competencial de las comunidades del Estado", y cita en concreto dos aspectos que quieren potenciar "situaciones de uniformidad" de todas las comunidades autónomas: la armonización fiscal y la ley de mercado único. "El Parlamento foral va a ver coartada su capacidad de decisión", concluye.

"Nos han dicho que el régimen foral no se toca"

Por su parte, UPN no cree que el acuerdo sea motivo de preocupación. Cuando acordaron apoyar al PP, aseguran los regionalistas, se exigió el respeto al régimen foral de Navarra, al convenio económico y, en el caso de que se hiciera una reforma constitucional, la Transitoria Cuarta sería derogada. 

"Hemos estado a tanto del tema y desde la mesa negociadora se nos ha trasladado que el tema del régimen foral no se toca", explica el presidente de UPN, Javier Esparza, a EL ESPAÑOL. "Fue una de las condiciones para el pacto con el PP que sabíamos que se podía poner en cuestión. Son cosas vitales para nosotros como navarros", asegura.

Preguntado por las críticas, Esparza indica que es "el colmo del cinismo" ya que, a su parecer, el "mayor riesgo" para el autogobierno de Navarra "son los nacionalistas, que quieren que la Comunidad foral se incorpore al País Vasco".

Para el líder regionalista, el debate es "ficticio y falaz", y afirma que "está blindado" el respeto al régimen foral y al convenio económico. 

Lo que dice el acuerdo

Aunque no se especifica si se están refiriendo a País Vasco y Navarra, en el punto 5 del acuerdo entre PP y Ciudadanos se habla de "la reforma" de la financiación autonómica y dice que "se avanzará en la armonización" de los tributos "propios y cedidos" a las comunidades autónomas, para "evitar discrepancias evidentes" entre cargas fiscales por "incurrir en el mismo hecho imponible" en distintas regiones del territorio nacional.

Por su parte, el punto 123 habla de reformar la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) para corregir las "insuficiencias" del sistema y "garantizar los principios de autonomía, coordinación, solidaridad e igualdad".

El "nuevo sistema" de financiación autonómica, continúa este punto, establecerá una "cartera de servicios comunes" para todos los españoles garantizados por el Estado, que podrá ser ampliados por las comunidades autónomas siguiendo "el principio de corresponsabilidad fiscal". Asimismo, señala que se constituirá un grupo de trabajo que ofrecerá propuestas sobre un nuevo modelo de financiación territorial.

De hecho, el candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado este martes en el debate de investidura que pide al PSOE "una negociación" para crear un "modelo estable" que impulse "la igualdad y la solidaridad" entre los españoles.

El cabeza de lista de Ciudadanos por Navarra, Ramón Romero, indica a este periódico que entienden que existe un régimen común y otro foral, pero asegura que la formación naranja apuesta por que se logre "la mayor armonización fiscal" posible. "No puede ser que de una comunidad a otra no puedas llevar en la mochila tus derechos", argumenta Romero, quien no comparte que este sea un "tema intocable" en Navarra.

Fuentes del equipo negociador del partido naranja señalan que el pacto "es un acuerdo para la investidura". "No significa que se renuncie a lo que no está incluido, sino que C's defenderá durante la legislatura su programa electoral", explican. Lo que Ciudadanos apunta en su programa electoral es que se recalculará "de manera razonable" la contribución vasca y navarra a la Hacienda estatal para "evitar desigualdades" en el "acceso" de los ciudadanos a los servicios.