Visita oficial

Cuatro minutos de charla y 12 de espera: Felipe VI recibe a Obama a pie de Air Force One

El presidente de EEUU se mostró afectuoso con el rey, que acudió a esperarlo a Torrejón de Ardoz porque quería tener ese “detalle”.

Obama aterriza en la base de Torrejón de Ardoz (Madrid) para una visita a España de un día

Obama aterriza en la base de Torrejón de Ardoz (Madrid) para una visita a España de un día

  1. Barack Obama
  2. Felipe VI
  3. Air Force One

Cuatro minutos de charla, un afectuoso saludo y 12 minutos de espera a pie de Air Force One, posiblemente el avión más famoso del mundo. Así ha recibido este sábado Felipe VI a Barack Obama en la base aérea de Torrejón de Ardoz a las afueras de Madrid. El rey ha querido tener el “detalle” de acudir al aeródromo militar a pesar de que eran las once de la noche debido a la “excepcionalidad” del viaje, según fuentes de Zarzuela, que agradecen la decisión de Obama de mantener el viaje a España a pesar de la masacre de Dallas.

Obama ha aterrizado a las once en punto de la noche. El rey, que había llegado antes en helicóptero, esperó ocho minutos a unos metros del avión mientras se desenrollaba la alfombra roja ante la escalerilla. Le han acompañado Soraya Sáenz de Santamaría, el embajador James Costos y su pareja, Michael Smith, y el embajador de España en Washington, Ramón Gil-Casares. Pero todos se han situado detrás del rey de manera que éste pudiera tener el protagonismo absoluto al recibir a Obama, que ha bajado la escalerilla con su característico brío.

Sólo después de agarrar al rey cariñosamente por el brazo y hablar con él a solas se ha dirigido Obama a los demás. Todo ha sido muy rápido, apenas un cuarto de hora desde que su avión aterrizó hasta que la comitiva de más de 30 vehículos salió de Torrejón con destino a la embajada de Estados Unidos en el centro de Madrid. Tan breve como histórico: hacía 15 años que un presidente de EEUU no ponía un pie en España en visita oficial, y la excitación se notaba en el ambiente. Más de 500 personas, entre agentes españoles y americanos, funcionarios y periodistas han ocupado los alrededores de la pista. Había luces, vehículos, perros y mucha expectación.

LA BESTIA

Obama se ha marchado en el interior de un todoterreno blindado (el clásico van americano) junto a su gran amigo el embajador Costos para dormir en la embajada de EEUU en Madrid. De nuevo, el rey ha tenido que esperar otros cuatro minutos hasta que la comitiva se ha puesto en marcha. A pesar de lo esperado, la llamada Bestia (The Beast), la súper limusina blindada del presidente de EEUU no ha podido estar en Madrid porque no cabe por determinadas entradas de La Moncloa, según fuentes de EEUU.

Este domingo Obama empieza temprano en el Palacio Real, donde Felipe VI le ha preparado una recepción de nuevo con Soraya Sáenz de Santamaría y los ministros en funciones de Exteriores (José Manuel García-Margallo) y de Defensa (Pedro Morenés). Después saluda a los empleados de la embaja en un Meet and Greet en la legación, donde come algo antes de acudir La Moncloa para ver al presidente en funciones, Mariano Rajoy.

Después ha convocado a los líderes de la oposición (Albert Rivera, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez por este orden) en Torrejón de Ardoz, desde donde vuela a la base gaditana de Rora. Cada uno tendrá unos 10 minutos con Obama, pero éste ha insistido en verlos debido a la incertidumbre que recae sobre la política española. Rajoy lleva en funciones algo más de 200 días, y nadie sabe si volverá a ser presidente a finales de mes. La embajada de EEUU ha metido con calzador a los líderes del PSOE, Podemos y Ciudadanos en un viaje de apenas 20 horas en el que Rota, el centinela de Europa, es la joya de la corona.

SEGURIDAD, LA JOYA DE LA CORONA 

Fuera de agenda han quedado los grandes nombres del Ibex 35, como Ana Patricia Botín (Santander) o José María Alvarez-Pallete (Telefónica). También la sociedad civil y los jóvenes emprendedores que iban a encontrarse con Obama en los teatros del Canal el lunes. Ese acto era casi el preferido de Obama: dentro de seis meses, cuando deje la Casa Blanca, dedicará mucho tiempo a su iniciativa global de emprendimiento.

La cumbre de la OTAN en Varsovia, desde donde llegó a Madrid en la noche del sábado, y el hecho de que coincidiera en fin de semana han salvado el viaje de Obama a España. A lo largo de todo el viernes, el viaje estuvo en el aire. De madrugada, la Casa Blanca emitió un comunicado con la decisión salomónica dejarlo por la mitad. La crisis que le ha estallado en Dallas seis meses antes abandonar la Casa Blanca hacía muy difícil mantener el aspecto más ligero de su visita: el paseo por el centro histórico de Sevilla. Pero la seguridad y la relación política con España en un mundo cambiante e inquietante hacían “imprescindible” que Obama mantuviera el viaje, según fuentes diplomáticas.

El único discurso de Obama tendrá lugar en Rota ante los casi 4.000 militares americanos basados allí desde la llegada, el año pasado, del último de los cuatro destructores que conforman el núcleo del escudo antimisiles. En el Palacio Real y en Moncloa, apenas unas palabras. Pero Obama ya está en España, y su presencia en la noche del sábado en Torrejón ya ha hecho historia.