NIEGA CUALQUIER IMPLICACIÓN

Salvador Victoria ante el juez: “Nunca he hablado con nadie de Indra de Alejandro de Pedro”

El exconsejero dijo ante el juez Eloy Velasco que "no me constan los trabajos" del presunto conseguidor de la Púnica.

El exconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria.

El exconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria.

El exconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid negó ante el juez Eloy Velasco su implicación en la trama Púnica. Según la declaración de algunos implicados, Salvador Victoria habría pedido a Indra pagar en negro en sobres a uno de los conseguidores de la trama, Alejandro de Pedro. Sin embargo, el que fuera mano derecha de Ignacio González se desvinculó de esta acusación ante el magistrado que investiga el caso. “Yo nunca he hablado con nadie de Indra del señor Alejandro de Pedro”, confesó en sede judicial.

Victoria, acusado de prevariación, cohecho, fraude y malversación de caudales públicos, aseguró ante el juez Velasco que no fue hasta la primavera de 2014 cuando conoció al empresario Alejandro de Pedro. El exconsejero madrileño señaló que, a petición de la entonces directora de comunicación de la Comunidad, Isabel Gallego, trató de tranquilizar a De Pedro en el cobro de facturas pendientes de esos trabajos. Pero ha asegurado en reiteradas ocasiones que “nunca he contratado a Alejandro de Pedro”, “desconocía su existencia”, “no me constan sus trabajos”.

El político aseguró ante el juez Velasco que también desconocía la relación que De Pedro mantenía con Francisco Granados, tildado como el cerebro de la Operación Púnica. “Para mí, el señor Granados hace bastante tiempo que tenía relación de absoluta desconfianza. Si lo hubiera sabido, esa desconfianza se hubiera extendido también a De Pedro”, dijo.

El político, que dimitió de su cargo como consejero de Presidencia y de Justicia tras ser imputado por el juez, aseguró ante el magistrado que “en absoluto” ha oído nunca si el PP madrileño pagó en B al empresario. Durante las dos horas que Victoria estuvo prestando declaración, negó por activa y por pasiva haber intermediado para que una empresa abonara la factura pendiente de la Comunidad de Madrid con un empresario. “Yo no he mediado nunca. A mí lo único que me comentó Martínez Nicolás es que llevaba un tiempo a ver si alguien de Indra recibía a De Pedro para prestar sus servicios”.

Se desvincula de los actos de ICM

José Martínez Nicolás era consejero delegado de la Agencia Informática y Comunicaciones (ICM) de la Comunidad de Madrid, un organismo público cuyo consejo de Administración presidía entonces Victoria. En su comparecencia ante el juez, declaró que fue Victoria quien le ordenó pedir a Indra saldar una deuda con De Pedro. Sin embargo, el político insistió ante el juez que Martínez Nicolás tenía plena autonomía para contratar con ICM y que “nunca he confiado en él”.

Para desvincularse de los contratos que ICM pudo hacer, Victoria describió a Velasco que Martínez Nicolás “tenía tanta autonomía que antes de ser detenido él mismo iba al Consejo de Gobierno a contar los asuntos de su competencia. Yo lo que despachaba con él en algunas ocasiones eran temas de cómo implantar la ley informática en la Administración de Justicia”.

Victoria, que hace unos días solicitó al juez que de “manera urgente” le permitiera viajar a Guinea Ecuatorial entre el 12 y el 14 de mayo para atender sus “compromisos laborales”, quiso dejar claro a Velasco la poca sintonía que tenía con el exconsejero de ICM. “No tenía ni su teléfono móvil. Manteníamos correspondencia a través de las secretaria. Desconozco el día a día del señor Martínez Nicolás”.

Empresa privada

Desde que abandonó la política, Victoria ha abierto 'Activate 2', un despacho situado en la calle Génova de Madrid, la misma donde se ubica la sede del PP. En su declaración ante el juez, el expolítico negó absolutamente cualquier implicacion con la trama y lo que hiciera la empresa pública ICM. “Ignoro absolutamente lo que hiciera el señor Martínez Nicolás, no es una persona que despachara conmigo a diario. Lo que sí sé es que este señor llamaba a mi secretaria hasta tal punto que le dije: no me anotes más sus llamadas”.