Historia

San Jorge contra Sant Jordi: independentismo en una caja de galletas

El 23 de abril, Aragón y Cataluña reivindican identidad e historia en un marco tenso por el proceso soberanista.

Día de Sant Jordi en las Ramblas de Barcelona.

Día de Sant Jordi en las Ramblas de Barcelona.

  1. Cataluña
  2. Aragón
  3. Sant Jordi
  4. Proceso soberanista
  5. Declaración unilateral de independencia

Llamado "el gran mártir", San Jorge es venerado desde el siglo IV. Héroe y referente del medievo, su posición ha estado muy unida a la fuerza de superación y lucha constante contra la tiranía. Es el mismo Sant Jordi que se celebra en Cataluña con la rosa y el libro.

Patrocinada, subvencionada o simplemente apoyada por las administraciones gobernadas por partidos independentistas, desde Aragón llevan tiempo denunciando la manipulación de la historia por parte de Cataluña para crear un relato falso de una identidad nacional.

El último episodio, dicen, ha sido la inclusión de un supuesto mapa histórico en unas cajas de galletas de un museo de Gerona. El Museo Trías de las Galletas, en Santa Coloma de Farners, cuenta una asombrosa reinterpretación de la historia y de la geografía. En algunas de sus tapas de cajas de galletas muestran como Aragón, Navarra, Albania o el Reino de Sicilia, entre otros, formaron parte de los países catalanes bajo el mandato de los Condes-Reyes catalanes.

¿Da Vinci era catalán?

El Instituto Nova Historia (INH), una fundación revisionista subvencionada por el Gobierno de Cataluña y distintas administraciones independentistas, es conocida por difundir teorías como que Leonardo Da Vinci procedía de Cataluña o que Cervantes escribió el Quijote en catalán.

Este instituto relata que Jaime I conquistó desde el territorio catalán Aragón, para después emprender una lucha contra los musulmanes en Mallorca y Valencia. Y considera que todas estas tierras fueron “repobladas con catalanes”.

La misma tesis resaltó el INH hace pocos meses entendiendo que la etimología de Aragón es una “corrupción de Tarraconensis” y entiende que los reyes de Aragón “siempre fueron llamados reyes de Tarragona”. Olvidando en esta sorprendente versión las raíces ar- y ara-, que significan agua o río en lenguas indoeuropeas, así como el supuesto olvido del nacimiento del rio Aragón en los Pirineos aragoneses.

Aragón se reivindica

El Presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán (PSOE), mostró su indignación hace pocos meses ante las palabras del ex consejero de Cataluña, Germà Gordó. El dirigente catalán expresó su intención de dar la nacionalidad catalana a los ciudadanos del Aragón Oriental. El Presidente aragonés calificaba como “otra agresión de la Generalitat de Cataluña al pueblo aragonés y a los aragoneses en general”.

Lambán extendía la crítica a la manipulación de la historia por parte del pancatalanismo. El presidente aragonés consideró que “estamos ante una tergiversación torpe de la historia, nunca hubo países catalanes y nunca hubo una corona catalano-aragonesa”.

El Partido Aragonés avisó hace pocos días sobre la urgencia de poner freno a la manipulación catalana de la historia de Aragón. El Presidente del partido y diputado autonómico, Arturo Aliaga, reivindica en EL ESPAÑOL la defensa de las señas de identidad aragonesas. Aliaga considera que “habría que impulsar una voz unánime de la mayor parte de las fuerzas políticas aragonesas contra el independentismo”.

La bandera

La manipulación de la historia para crear una falsa nación o identidad es algo que ya ha demostrado la historia, recuerda el historiador Alfonso Álvarez. Álvarez advierte que “hay mucha mitología sobre la bandera de Cataluña y es una de las mayores falacias que impulsa el independentismo: la bandera de Aragón no procede de Cataluña”.

Una de las asociaciones más insistentes en reivindicar la identidad aragonesa es La Plataforma No Hablamos Catalán. Su portavoz, Luis Miguel López, considera para EL ESPAÑOL que “es imprescindible que las administraciones aragonesas inicien, de inmediato, un trabajo intenso en educación histórica y que denuncie todos los intentos de manipulación para que las mil mentiras pancatalanistas no se conviertan en realidad”.