CASO ZAPATA

Zapata no aclara la contratación de su expareja como le obliga su código ético

El edil de Ahora Madrid defiende que la confianza "no debe ser un valor sospechoso" pero no muestra la declaración con los criterios que justifican la elección de Nuria Sánchez como asesora de distrito.

El concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata.

El concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata. Efe

Guillermo Zapata pagaba la ronda. Barra libre de respuestas. "Estaré aquí para responder a las preguntas que queráis plantearme". El concejal de Ahora Madrid ha sido el último invitado de #TúPreguntas, la plataforma del área de participación y transparencia del Consistorio para poner en contacto directo al ciudadano con sus representantes políticos.

El exguionista de Hospital Central recibió cerca de ochenta cuestiones y contestó una veintena. Agrupó algunas para no repetirse, se mostró conciso y sincero en ocasiones y pasó de puntillas cuando se le pidieron explicaciones acerca de la contratación de su expareja. El código ético de Ahora Madrid induce a sus miembros a comprometerse a realizar "una declaración formal y razonada" que explique "los criterios que justifican la elección". ¿Podría hacerla pública? Zapata obvió la pregunta. "La confianza no debe ser un valor sospechoso", sentenció.

En uno de los formularios, incluimos algunas de las cuestiones recogidas por el artículo 'Las preguntas sobre transparencia que podría hacerse Zapata', publicado en este periódico el 16 de febrero. El concejal, lejos de contestar una por una, sintetizó en un párrafo sus explicaciones.

Las preguntas de Zapata

¿Qué funciones realiza exactamente su expareja como asesora? ¿Piensa que podía haberla contratado con algo más de transparencia? El código ético de Ahora Madrid asegura que sus miembros "se comprometen a realizar una declaración formal y razonada especificando los criterios que justifican su elección" -la de los cargos de libre designación-. ¿Dónde está esa declaración formal? ¿Podría hacerla pública? En un artículo de octubre de 2014 en eldiario.es, Zapata escribió: "Es poder disponible saber quién contrató a quién y por qué y por cuánto". ¿Tuvo el madrileño ese poder disponible en la firma de aquel contrato?

Guillermo Zapata solventó así todas las preguntas: "Nuria Sánchez realiza las labores que todas las personas asesoras en distritos. Es decir, ayudar en un sinfín de tareas de relación con el tejido vecinal y asociativo, de seguimiento del trabajo y de coordinación con las áreas. Un trabajo, en mi opinión, esencial. Está contratada por su CV, por su participación en Ahora Madrid y por ser vecina del distrito. Se ha producido una degradación tal en la política institucional que creo que mucha gente piensa que una persona asesora es poco menos que un vago que cobra por no hacer nada, y nada más lejos de la realidad. Lo que tenemos que evaluar es el trabajo que estas personas realizan en los distritos. Y deben ser de confianza, porque tienen que conocer perfectamente el proyecto político. Creo que son figuras que resultan muy útiles al personal funcionario, por eso no son sustituibles por personal contratado con criterio exclusivamente profesional".

En su respuesta, las funciones de Nuria Sánchez no se concretan y no hay ni rastro de la declaración formal a la que se compromete como miembro de Ahora Madrid. Tampoco relata si pudo haber más transparencia en su contratación.

Pedir perdón

Recientemente, la Audiencia Nacional archivó por tercera vez el 'caso Zapata' -el concejal estaba acusado de enaltecimiento del terrorismo por sus tuits-. Una ciudadana le preguntó: "¿Perdonarás a los que te han llevado a juicio?".

Zapata fue al grano: "No tengo nada que perdonar. Espero, en todo caso, que me perdonen ellas a mí por haberles generado dolor. Una cosa es considerar que uno es inocente de un delito y otra cosa no ser responsable con el dolor que ha generado a otros".