OPCIONES PARA FELIPE VI

18 nombres para presidir un gobierno de consenso apoyado por PP, C's y PSOE

El acuerdo entre Sánchez y Rivera recupera la tesis de que el Rey pueda proponer a “un hombre bueno”.

Sáez de Santamaría, Borrell, Pizarro, Piqué, Solana, Rivera, Bono y Zufiría.

Sáez de Santamaría, Borrell, Pizarro, Piqué, Solana, Rivera, Bono y Zufiría.

España ha entrado en un camino institucional que nunca ha recorrido. La fallida investidura de Pedro Sánchez en segunda votación ha dado paso a una situación inédita. Este lunes, el Rey recibe al presidente del Congreso para ser informado y reanudar los contactos políticos. La Constitución establece en su artículo 99.4 que en esta situación y durante un plazo de dos meses “se tramitarán sucesivas propuestas” del Rey para que se forme gobierno tras consultar con los grupos políticos.

En este escenario, ha vuelto al debate la tesis de que el Rey pueda proponer a “un hombre bueno” o figura de consenso para que se encargue de formar gobierno. Esto ya se planteó inmediatamente después de las elecciones del 20-D, pero entonces, la idea tenía un aspecto informe: ¿Se trataba de encontrar una especie de Cincinato -el dictador romano del siglo V antes de Cristo- que encabezara un gobierno de un año? ¿Un hombre de consenso que gobernara con ministros de su confianza, pero sin programa?

El hecho que ha cambiado radicalmente el escenario es el Acuerdo para un Gobierno Reformista y de Progreso que han suscrito PSOE y Ciudadanos. Se trata de casi 200 medidas que cuentan con el apoyo de 131 diputados y el rechazo de 219, según la votación del viernes. El objetivo de PSOE y Ciudadanos es que haya más diputados que se sumen a ese apoyo o, al menos, que el número de los que lo rechazan no supere al de los que lo apoyan.

Pero, aunque este acuerdo concitara nuevos apoyos, o incluso fuera reformado para ampliar su perspectiva, la persona que encabezara el gobierno seguiría suponiendo un motivo de disputa o competencia. En ese escenario es donde surge la tesis del “hombre o la mujer buena”. Una figura capaz de encabezar un gobierno que pusiera en práctica el acuerdo que de momento han firmado PSOE y Ciudadanos. Ese gobierno podría contar con un apoyo suficiente (hasta 252 escaños de la suma de PP+PSOE+Ciudadanos), que le permitiría abordar cambios constitucionales o pactos de carácter muy amplio, o transformarse en un gobierno de minoría (con la abstención o el apoyo ocasional del PP).

Isla, Gallardón, Pastor, De Guindos, Iglesias, Serra, Moraleda, Margallo, Almunia y González-Páramo.

Isla, Gallardón, Pastor, De Guindos, Iglesias, Serra, Moraleda, Margallo, Almunia y González-Páramo.

Hay tres modalidades bajo las cuales se pueden analizar estas eventuales figuras de consenso. La primera es el grupo de líderes procedentes del bipartidismo que ofrecen perfiles que podrían ser aceptables para las demás fuerzas políticas a la hora de un gran pacto.

La segunda es la llamada hipótesis Borgen, nombre tomado de la serie de televisión danesa donde la líder de un pequeño partido centrista se convierte en jefa de gobierno gracias a su talante negociador. En este escenario sólo cabe un nombre, el de Albert Rivera, ya que el perfil de Pablo Iglesias está posicionado en un extremo y los demás partidos que ocupan el centro político son nacionalistas catalanes o vascos.

Y el tercero es el mundo de los “Mario Monti”, por su semejanza con el político y académico italiano que encabezó un gobierno de corte tecnocrático en su país tras la caída de Berlusconi en 2011. Se trata de personas con elevado prestigio profesional en sus áreas, pero que no necesariamente tienen militancia política.

En este ejercicio se han excluido deliberadamente a personas que, pudiendo alcanzar el liderazgo dentro de su partido, ocupan actualmente la presidencia de su comunidad autónoma como es el caso de Cristina Cifuentes en Madrid, Susana Díaz en Andalucía o Alberto Núñez Feijóo en Galicia, ya que eso supondría un escenario de mayor complejidad en el que pesarían otras claves.

También se parte del hecho de que no parece que pueda prosperar un acuerdo de izquierdas que integre a Ciudadanos, lo cual limita a 173 (PSOE, Podemos, IU, ERC, Bildu y CC) el universo de escaños donde buscar un acuerdo y no contaría con posibilidad alguna de realizar una reforma constitucional ya que el PP tiene una minoría de bloqueo en el Congreso y mayoría en el Senado. De hecho, la gran mayoría de los aquí nombrados no se prestarían para encabezar un gobierno  de ese tipo o serían vetados por Podemos.  

Con estos supuestos, los nombres que más se repiten cuando se plantea este escenario a personalidades del mundo político, empresarial y académico son los siguientes:

Políticos del bipartidismo

1.- Soraya Saénz de Santamaría: La vicepresidenta tiene un acentuado perfil técnico, debido a su obsesión porque las cosas se estudien y se preparen bien. Es capaz de crear equipos profesionales muy eficaces. Los casos de corrupción del PP no la han salpicado. En noviembre de 2014, Luis Garicano, uno de los artífices del acuerdo de Ciudadanos con el PSOE, escribía sobre ella en el Financial Times: “Sáenz de Santamaría, vicepresidenta (de Rajoy) es profesional, bien vista y no contaminada por la corrupción. Con ella al frente del partido y el gobierno, se podría acordar un proceso de reforma constitucional y judicial entre los principales partidos con el objetivo de luchar contra la corrupción… y transformar España en un estado multinacional con un reconocimiento de la identidad catalana y vasca”

2.- José Manuel García-Margallo: Se ha escrito que el ministro de Asuntos Exteriores en funciones se promociona para este papel. La verdad es que Margallo entregó a Rajoy en el otoño de 2014 su proyecto de reforma constitucional que toca aspectos que su propio partido no acepta discutir abiertamente. El proyecto sigue guardado en el despacho del presidente del Gobierno. Margallo es uno de los pocos políticos de la Transición que aún está en activo. Tiene perfil propio y por eso el partido lo considera “un verso suelto”. Su lealtad hacia Rajoy es correspondida por el presidente.

3.- Ana Pastor: La ministra de Fomento es una de las personas de confianza del presidente del Gobierno. La familia de Rajoy y la que forma Pastor y su esposo José Benito Suárez, presidente de la autoridad portuaria de Marín, mantienen una larga amistad. Pastor tiene fama de ser una funcionaria estricta con los procedimientos, pero también ha mostrado cintura política. Su carácter recto le ha granjeado la simpatía de los directivos de las grandes empresas que tratan con Fomento.

4.- Luis de Guindos: El principal activo del ministro de Economía es su gran prestigio en la Unión Europea, donde ha sabido explicar la gestión del Gobierno en momentos de crisis. No pertenece al PP, así que los casos de corrupción no lo han tocado. Ha tenido que lidiar, además, con la salida de Rodrigo Rato, uno de sus mentores políticos, de Bankia. Su perfil técnico y dialogante lo hace estar en todas las quinielas pese a que él ya ha manifestado su intención de abandonar la política activa.

5.- Manuel Pizarro: El ex presidente de Endesa y ex número dos de Rajoy en las listas electorales de 2008 trabaja ahora asesorando a El Corte Inglés y sigue estando cercano al PP. Sin embargo, su postura es muy crítica con la actual situación. Pizarro es un hombre de ideas firmes y muy ejecutivo.

6.- Alberto Ruiz-Gallardón: El ex ministro de Justicia y ex alcalde de Madrid abandonó el Gobierno y la política tras fracasar su anteproyecto de Ley del Aborto. Durante años, Gallardón fue el político del PP mejor valorado por el centroizquierda y "verso suelto" para su partido. Está dedicado al ejercicio privado de su profesión y a su vida familiar, pero sigue la actualidad política con el mismo interés que siempre. Hay quienes piensan que si se dieran ciertas condiciones, volvería.

7.- José Borrell: El ex líder del PSOE y ministro en los gobiernos de Felipe González es uno de los nombres más citados en las quinielas de los “hombres buenos” por su condición de catalán, ya que se considera que esto le brindaría una capacidad especial para afrontar el conflicto con los soberanistas, lo cual no está demostrado. Borrell fue presidente del Parlamento Europeo entre 2004 y 2007. Borrell derrotó en las primarias socialistas de 1998 a Joaquín Almunia, pero tuvo que dimitir un año después al descubrirse un fraude fiscal de dos ex colaboradores suyos en Hacienda y la falta de apoyo de la dirección socialista. Publicó en septiembre pasado el libro Las cuentas y los cuentos de la independencia, donde confronta los mitos del nacionalismo catalán

8.- José Bono: El ex presidente del Congreso, pese a que está dedicado a actividades privadas, sigue siendo perejil de todas las salsas por su legendaria capacidad de diálogo. Cercano al rey emérito, su perfil de socialista unionista sin contemplaciones ofrece garantías al PP.

9.- Javier Solana: El ex ministro socialista, ex secretario general de la OTAN y ex responsable de la política exterior común de la UE es una figura que suscita un amplio consenso en el centro político. En una entrevista con Carlos Alsina en el programa Mas de Uno de Onda Cero se mostró a favor de “hablar con Podemos y no arrinconarlo”, pero eludió contestar a una pregunta directa de José Oneto sobre si aceptaría encabezar un gobierno de consenso. Solana consideró que buscar una figura fuera de los líderes de los partidos era “un error” y “un fracaso”.

10.- Joaquín Almunia: El ex comisario europeo y ex ministro socialista fue secretario general del PSOE tras la marcha de Borrell y estuvo en el cargo hasta la derrota electoral de 2000, cuando José María Aznar obtuvo mayoría absoluta. Almunia tuvo una relación conflictiva con el gobierno de Rajoy, le tocó llevar alguno de los expedientes contra España como el de las ayudas a los astilleros, pero, en general, su evaluación en Europa fue buena.

11.- Eduardo Serra: El ex ministro de Defensa del primer gobierno de Aznar es presidente de la Fundación Everis y consejero de varias empresas. Fue subsecretario de Defensa en el primer gobierno de Felipe González y se le considera un hombre cercano al Rey emérito. Ha dedicado sus últimos años al pensamiento y al análisis de la actualidad desde posturas no partidistas.

La hipótesis Borgen

12.- Albert Rivera: Bajo esta hipótesis de trabajo, el presidente de Ciudadanos cumpliría el papel de Birgitte Nyborg, la líder de un pequeño partido liberal centrista que es capaz de convertirse en jefa del Gobierno negociando con habilidad con los grandes partidos por la vía de construir acuerdos programáticos.

Anulados Rajoy y Sánchez por incompatibilidad ante sus propios electorados, Rivera sería un mínimo común denominador. La encuesta de Metroscopia publicada el viernes daba a Rivera como ganador del debate de investidura, pero lo más sorprendente es que su saldo positivo era de 80 puntos entre los votantes de Ciudadanos, de 51 entre los del PSOE y de 21 puntos en el PP. Sólo cosechaba un saldo negativo de 7 puntos entre los votantes de Podemos. Ni Rajoy, ni Sánchez, ni Iglesias tenían saldos de valoración positivos entre los votantes de otros partidos. Rivera es el único que ha demostrado la capacidad de granjearse una simpatía transversal desde la derecha al centroizquierda.

La alternativa ‘Monti’

13.- Josep Piqué: El ex ministro de Ciencia y Tecnología y de Asuntos Exteriores de José María Aznar es otra de las figuras a las que se les atribuye un plus para lidiar con el desafío soberanista por su origen catalán. Piqué es actualmente consejero delegado y vicepresidente segundo de la constructora OHL, controlada por la familia Villar Mir. Abandonó la política en 2007, después de que la dirección nacional del PP se negara a integrar a su equipo en la estrategia nacional electoral. Desde entonces se ha dedicado a desarrollar su vocación de directivo.

14.- José Manuel González-Páramo: Uno de los más prestigiosos economistas españoles. Ganó una cátedra de Economía en la Universidad Complutense con 29 años y fue miembro del consejo de gobierno y la comisión ejecutiva del Banco de España desde el año 1994. En 2004 fue designado en la comisión ejecutiva y el consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, puesto en el que permaneció hasta 2012. Actualmente González-Páramo es miembro del consejo de administración del BBVA. Era uno de los mejores candidatos para haber sustituido en el Banco de España al ex gobernador Fernández Ordóñez, pero los economistas del PP más cercanos a Rajoy (Cristóbal Montoro y Álvaro Nadal) se molestaron porque no les facilitó la carta de Jean-Claude Trichet a Zapatero del verano de 2011. Dicha carta la hizo pública por primera vez el ex presidente del Gobierno en sus memorias de la crisis publicadas en 2013.

15.- Pablo Isla: El presidente de Inditex está considerado como uno de los mejores directivos españoles. Con visión global y altamente ejecutivo, Isla es un hombre alejado de la política, pero que tiene juventud y fuerza para acometer nuevos retos. Es abogado del Estado.

16.- Amparo Moraleda: La ex presidenta de IBM España es ingeniera industrial por la Universidad Pontificia de Comillas. Con buenas conexiones políticas, Moraleda desempeña actualmente uno de los cargos empresariales más apetecidos -y mejor remunerados- que puede designar la política española: el de miembro independiente no ejecutivo del consejo de administración de Airbus en nombre de España. Moraleda ocupa el puesto desde mayo desde 2015 y fue propuesta para el cargo por su antecesor, Josep Piqué, pese a que el ministro Luis de Guindos deseaba situar ahí a Belén Romana.

17.- Juan Antonio Zufiría: Otro alto ejecutivo de la escuela de IBM. Ex presidente de IBM España, desde enero de 2013 es presidente de Servicios Globales Europa del gigante azul. Es doctor ingeniero aeronáutico por la Politécnica de Madrid y doctor en Matemática Aplicada por el Instituto de Tecnología de California, el famoso Caltech. Ha hecho prácticamente toda su carrera en IBM y pertenece a la Real Academia de Ingeniería Española. Aunque de bajo perfil público, es uno de los ejecutivos españoles más prestigiosos a nivel internacional, dotado con una visión de futuro y un conocimiento de las nuevas tendencias muy difícil de igualar. Donostiarra, no se le conocen afinidades políticas.

18.- Carmen Iglesias: Catedrática de Historia de las Ideas en la U. Complutense y en la U. Rey Juan Carlos. Una de las figuras intelectuales de la España moderna. Fue tutora de la infanta Cristina mientras estudió Ciencias Políticas y preceptora de Felipe VI. Es miembro de la la Real Academia de la Lengua y de la Real Academia de la Historia de la que fue nombrada directora en 2014, siendo la primera mujer que ocupa el puesto. Fue presidenta del grupo Unidad Editorial, editor del diario El Mundo, Expansión y Marca, entre 2007 y 2011.