INÉS ARRIMADAS (I)

"Un conseller que dice ser ministro de Asuntos Exteriores ha perdido un tornillo"

La líder de la oposición en el Parlament repasa la actualidad de Cataluña en esta primera parte de su entrevista con EL ESPAÑOL. 

Inés Arrimadas.

Inés Arrimadas.

El grupo parlamentario de Ciudadanos ha salido literalmente del sótano del Parlament. Después de que Albert Rivera pasara varios años en los peores despachos de la Cámara, en el sótano del edificio, el grupo naranja ya goza de luz natural en sus dependencias. Inés Arrimadas (Jerez de la Frontera, 1981) nos recibe en su oficina en el Parlament y nos muestra los bisontes que se ven desde su ventana, que da al Zoo de Barcelona. Se nota que lleva poco en su nuevo despacho. Apenas hay unos pocos libros en las estanterías y el único elemento decorativo en las paredes es un organigrama con todos los consellers del nuevo Govern de Puigdemont.

No sabe cuánto tiempo se quedará en el Parlament, pero reconoce que de momento no se ha planteado irse. Lo que sí tiene claro es que su carrera no acabará en política y recuerda que, a diferencia de otros, ella nunca estará “atada a la silla” porque tiene una profesión en el sector de la consultoría. “Tengo una excedencia en mi trabajo”, explica. “Si mañana dejo de ser diputada me vuelvo, limpio el polvo de la mesa y me pongo a trabajar”. En esta primera entrega de la entrevista con EL ESPAÑOL, Arrimadas se centra en la política catalana. Y la segunda está dedicada a la gobernabilidad de España. 

¿Cómo cree que estará Cataluña de aquí a 18 meses?

Creo que se va a comprobar que esa pócima mágica de la independencia no ha surgido efecto. Si hay una cosa buena es que ellos se han puesto un tiempo máximo de 18 meses, se han acotado mucho el tiempo para ver el resultado. Cuando pasen esos 18 meses el president de la Generalitat tendrá que mirar a los ciudadanos y decir si realmente somos tan independientes, tan ricos y tan felices o si realmente tendrá que pedir perdón por muchas cosas.

¿Qué cosas?

No sé lo que va a pasar porque no sólo depende de nosotros. Depende de lo que haga el Govern y de lo que pase en el Gobierno de España. Pero sí que le puedo decir lo que nosotros vamos a hacer: trabajar para que no se tenga que intervenir la autonomía de Cataluña y vayamos dando más pasos hacia un camino sin sentido. Trabajaremos para construir una alternativa política, sólida, que llegue a grandes acuerdos con el resto de la oposición. Además da la casualidad de que los cuatro grupos de la oposición tenemos más votos que Junts pel Sí (JxS) y la CUP. Quiero que eso se visualice.

¿Cree que el actual Govern va en serio?

Creo que hay gente dentro del Govern que se lo cree, pero hay mucha gente que no. Hay gente que se cree que en 18 meses seremos independientes, ricos, felices y vamos a atar los perros con longanizas. Pero hay mucha gente que nunca ha sido independentista y ha encontrado en la independencia una excusa para todo: cualquier problema de gestión es culpa de Madrid, cualquier recorte es culpa de Madrid y eso es muy cómodo. Salir de ese espacio de comodidad entiendo que es complicado. Hay gente que se lo cree y otros que no se lo creen y han visto que la independencia es un marco mental muy cómodo para tener una excusa para todo.

¿Se refiere al sector de CDC dentro de JxS?

Es más una cuestión de personas que de partidos. Insisto, no se puede hablar en términos generales. Hay gente que se lo cree, pero la mayor parte es evidente que no.

¿Cuando habla de la gente se refiere al grupo Parlamentario o a la ciudadanía?

Me refiero al Govern y al grupo parlamentario. Yo soy muy respetuosa con la gente de la calle. Es evidente que hay muchas personas que después de tantos años de sufrimiento, de ver que no hay manera de reformar España, creen que la única alternativa es la independencia. Yo eso lo respeto mucho. El problema reside en los que están en las instituciones y tienen información de Gobierno, los que saben cuales han sido los problemas de gestión y cuáles son los casos de corrupción. Es evidente que tienen más medios de información como para no caer en ese paradigma de que la única solución es la independencia.

¿Cómo habría gestionado Ciudadanos desde la Moncloa una situación como la que hemos vivido los últimos 4-5 años?

Para empezar, lo que está pasando en Cataluña viene de hace 30 años. No es cosa de los últimos cuatro o cinco años en los que creo que el PP se ha equivocado absolutamente en su estrategia, que ha sido mirar para otro lado y cuando ha tocado ha hablado de la ley y el orden. Creo que eso es un error estratégico. No es que crea que no hay que aplicar la ley ni las resoluciones judiciales, pero no sólo con la ley se va a solucionar lo que pasa en Cataluña.

Lo que se ha creado aquí se ha hecho durante muchos años desde la política y los medios de comunicación, con una estrategia en las escuelas, en las asociaciones… Y eso no se soluciona con una simple declaración anunciando que haremos cumplir la ley. Esto requiere política y es lo que debería haber hecho el Gobierno de España. Debería haber venido aquí a rebatir los argumentos [independentistas]. También se debería haber dado pie a determinadas reivindicaciones catalanas que tienen sentido.

¿Cómo cuales?

El corredor mediterráneo es evidente que es una infraestructura necesaria. Hubiera venido aquí, hubiera hablado de esto, hubiera invertido aquí y hubiera explicado por qué la Generalitat de Cataluña no ha querido invertir en otros sitios o cómo podemos colaborar mejor. Yo hubiera hecho política, no me habría quedado en el Gobierno dejando Cataluña a los nacionalistas.

Más allá del corredor mediterráneo, ¿habría ofrecido algo a los catalanes distinto que al resto de Comunidades Autónomas?

Creo que los catalanes no necesitan nada distinto. Los problemas son los mismos y se ve si observamos el CIS y el CEO. ¿Qué necesitan los catalanes? Pues una España que funcione mejor. Es verdad que tenemos una España caduca, que hay un sistema democrático muy perjudicado por la corrupción y la burocracia… Yo creo que una España reformada serviría también para los catalanes. No creo que en las desigualdades esté la solución.

Tanto constitucionalistas como independentistas habéis cambiado el relato respecto al carácter plebiscitario de las pasadas elecciones autonómicas. Primero negabais el plebiscito y luego dijisteis que los independentistas lo perdieron. ¿Fueron o no un plebiscito las elecciones del 27 de septiembre?

No fueron un plebiscito. Por suerte en las democracias no hay plebiscitos. Ahora bien, los que quisieron ver en esas elecciones un plebiscito tienen que reconocer que ni con esas reglas lo ganaron. El señor Mas, Puigdemont y los suyos no quisieron respetar las reglas del juego democrático. Pusieron otras reglas y perdieron con sus propias reglas. No es que caigamos en su trampa.

Pero sí que les recuerdan que perdieron el plebiscito.

Eso lo han dicho ellos. Lo dijo Antonio Baños de la CUP el mismo día de las elecciones. Yo lo que hago es recordarles que ellos mismos reconocieron que con sus propias reglas perdieron el plebiscito.

Uno de sus argumentos en contra de la independencia es que no hay una mayoría social que la quiera.

Ese no es nuestro principal argumento. Hay muchos argumentos económicos y sociales para estar en contra de sacar a Cataluña de España y de la UE. Pero lo que sí tenemos que rebatir es un mantra o una mentira que constantemente dice la Generalitat que es que hay una mayoría social a favor de la ruptura. Eso no es verdad.

Si te fijas ahora ya hablan de mayoría parlamentaria porque saben que tienen mayoría en el Parlament pero no en la calle, y esa diferencia es muy importante teniendo en cuenta la ley electoral que tenemos. Somos la única Comunidad Autónoma sin ley electoral. Se quejan de que nos faltan competencias y una competencia que tenemos, que es la de elaborar una ley electoral, no la aprovechamos.

¿Cree que este asunto se podrá solucionar durante la legislatura?

No creo. Ellos no van a tener ningún interés en cambiar una ley electoral que les favorece. Y si la cambian, que no creo, no harán una ley más representativa de la realidad. Ahora mismo los cuatro grupos de la oposición tenemos más votos que JxS y la CUP. Esto hay que repetirlo cada día como un mantra. Se benefician de una ley electoral totalmente injusta.

Inés Arrimadas.

Inés Arrimadas.

Volviendo al asunto de la mayoría social, lo que sí es cierto es que en Cataluña existe una mayoría que quiere un referéndum.

Eso es otro mantra. Eso de que el 80% quiere un referéndum se utilizaba cuando el PSC estaba a favor de la consulta. Ahora mismo no hay un PSC a favor de un referéndum.

Pero tanto el CEO [el CIS catalán] como el número de votos en las elecciones autonómicas y generales demuestra que es así. 

JxS no está apostando por un referéndum. Han dicho que ya renuncian a esta opción.

Es decir, cree que no hay una mayoría social en Cataluña que quiere un referéndum.

Lo que yo digo es que ese mantra del 80% de los catalanes que quieren un referéndum no se ajusta a la realidad. Creo que hay muchas más opciones políticas que los catalanes aceptarían antes de hacer un referéndum que de por sí no soluciona nada. Hacemos un referéndum y si sale el sí, ¿qué hacemos? ¿Salir de la UE? No creo que sea una solución sino una herramienta para conseguir la independencia.

Creo que las principales reclamaciones son mejoras sociales y laborales, una mejora en la financiación, luchar contra la corrupción, eliminar los aforamientos… en eso, creo que podemos ponernos de acuerdo el 90% de los catalanes. Como esto sí que tiene consenso, nosotros nos vamos a centrar en ello.

¿Pueden llegar a acuerdos con el Govern de Puigdemont obviando su deriva rupturista?

Si el president coincide con algunas medidas que llevamos en el programa electoral y podemos llegar a acuerdos puntuales, por nosotros perfecto. Me refiero a temas y medidas muy puntuales en materia social, económica, de lucha contra la corrupción…Ahora, acuerdos en general con el Govern es evidentemente que en este marco lo descarto absolutamente.

¿Cómo fue su primer encuentro con Puigdemont? ¿Es realmente más accesible que Artur Mas, como dijo Ada Colau?

Con Mas no me he reunido nunca. Jamás. En estos tres meses en los que él fue presidente en funciones y yo presidenta del grupo parlamentario de la oposición a mi no me llamó ni una sola vez. Creo que la diferencia es bastante evidente.

¿Hubo sintonía en la reunión?

Sintonía igual es demasiado porque no nos conocemos de nada. Yo diría cordialidad.

¿No se conocían de la legislatura pasada?

No habíamos coincidido. Ha hecho muy poca labor parlamentaria. Mira que yo llevaba muchísimos temas en el Parlament porque sólo éramos nueve y estábamos todos en muchos lados. Nunca he coincidido con Puigdemont en ninguna comisión, en ninguna moción, en ninguna ley… es un poco extraño. Me da la sensación de que no tenía mucha actividad parlamentaria.

Es curioso porque en Girona se le acusaba de lo contrario, de olvidar la ciudad por estar en el Parlament. 

No le acuso de nada eh, lo desconozco completamente. Igual ha sido casualidad.

Una de las propuestas que le planteó a Puigdemont fue mejorar la financiación de las comunidades autónomas. ¿En qué consiste su propuesta?

Yo no pido un pacto fiscal para Cataluña. Lo que tenemos como referencia es el modelo alemán. Es un modelo que funciona muy bien, que tiene principios como la corresponsabilidad fiscal, la autonomía financiera, equidad en el acceso a los servicios públicos, transparencia… Creo que si otros países de corte federal pueden tener un buen sistema de financiación, ¿por qué no podemos tenerlo nosotros?

¿Qué falla en el sistema actual?

Creo que es muy mejorable. Es un sistema opaco, que no da la suficiente antelación a las Comunidades Autónomas para saber cuántos recursos van a tener y hacer una correcta planificación. Tampoco existe la corresponsabilidad fiscal y creo que debemos ir avanzando hacia ahí. Pero insisto, esto no va a ser una imposición de Cataluña sino un fruto de una negociación leal entre todas las Comunidades y el Gobierno de España para mejorar algo que necesitamos como país. Lo importante es que se blinden los servicios básicos. A mi no me sirve de nada que Cataluña tenga más recursos si nos lo gastamos en televisiones públicas

Precisamente van a presidir la Comisión de control de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales. En alguna ocasión ha denunciado que TV3 y Catalunya Ràdio son una herramienta política.

Creo que el Govern a veces confunde unos medios de comunicación públicos, que deberían dar un servicio público, con un instrumento que puede servir a los objetivos del Gobierno. No es el único caso, es evidente que hay otras Comunidades Autónomas en las que los medios están politizados o incluso televisiones a nivel nacional. Más allá del problema general, lo que pasa en Cataluña es que tenemos el presupuesto más elevado de todas las Comunidades Autónomas. A parte de tener una influencia muy directa del Govern, TV3 y Catalunya Ràdio están al servicio de una ideología concreta que hemos visto que divide y que ni siquiera representa a una mayoría social de los catalanes.

¿Se siente maltratada cuando va a los medios públicos catalanes?

No hablo en ningún caso de maltrato, me parece una palabra muy fuerte. Pero sí que es verdad que cuando uno va a Catalunya Ràdio y a TV3 ya sabe donde va: es evidente que la línea editorial que lo impregna todo no se corresponde con nuestra ideología. Normalmente son entrevistas más difíciles que en otras televisiones aunque esto no es ningún problema, me parece incluso sano que se hagan entrevistas difíciles a políticos. De eso nunca me quejaré. Creo que el problema está más en la pluralidad que hay en las tertulias, en cómo se da cierta información, en las temáticas y la visión que tienen los programas de producción propia... Hay una tendencia muy clara.

Tenemos una oportunidad muy buena para que los medios de comunicación públicos en Cataluña sean un referente de pluralidad. Eso no existe ahora. Aunque creo que hay buenos profesionales, deberíamos trabajar para que sea una televisión y una radio con un presupuesto adecuado.

¿Es partidaria de hacer recortes en los medios públicos catalanes?

Soy partidaria de tener un presupuesto adecuado al servicio. Creo que hay que gestionar mejor el dinero público.

¿Eso es un eufemismo para hablar de recortes?

Aquí no estamos hablando de recortes en sanidad y educación. Estamos hablando de un servicio público, que hace una gran labor, pero que tiene que tener un presupuesto adecuado. Lo que no puede ser es que se esté recortando en quirófanos y estemos hablando de nuevos programas y de un aumento en el presupuesto de las televisiones públicas. Yo no hablo de cerrar TV3, pero creo que para que se dé un servicio público deben cumplirse tres características: un presupuesto adecuado, despolitización y que represente la pluralidad política de Cataluña.

¿Les gustaría introducir el castellano en TV3?

Creo que no hay que ir con un mazo de imponer. La televisión y radio públicas deben ser representativas de la pluralidad política y lingüística que hay en Cataluña, pero no es lo que más me preocupa, sinceramente. Es más un tema de despolitización. En todo caso, me parecería bien que se reflejara la pluralidad lingüística.

Una de las principales propuestas de Ciudadanos cuando irrumpió en Cataluña fue su lucha contra el modelo de inmersión lingüística. ¿Siguen creyendo que no funciona?Estamos a favor de un sistema trilingüe con catalán, castellano e inglés. Estamos hartos de un sistema con sólo una lengua vehicular, un sistema antiguo que no existe en ningún país moderno de referencia. Más que estar en contra del catalán estamos a favor de un sistema trilingüe, que por cierto es el que usan las escuelas a las que los presidentes de la Generalitat llevan sus hijos. El señor Mas dice que la inmersión lingüística es estupenda pero lleva a sus hijos a un colegio con otro sistema.

Más allá de la introducción del inglés, entiendo que el modelo implicaría sustituir horas de catalán por horas de castellano.

Para nosotros introducir el inglés como lengua vehicular es irrenunciable. Nos parece que es un tema de productividad, competitividad e igualdad de oportunidades. Ahora mismo sólo tenemos una lengua vehicular y lo que queremos es que haya tres.

¿Cree que aquí no aprendemos bien el castellano?

Creo que si podemos estudiar en tres lenguas, ¿por qué tenemos que hacerlo solo en una? Nadie me ha explicado todavía que estudiar en tres lenguas es peor que estudiar en una.

Aún así, los alumnos catalanes aprenden bien el castellano a pesar de la inmersión.

Bueno, muy bien. De todas maneras tampoco se puede saber con precisión ya que las pruebas de castellano que hacen en la selectividad los alumnos catalanes no son las mismas que se hacen en el resto de España. Ya se encarga el Departamento de Educación de mantener las pruebas diferenciadas. No quieren que se aplique el mismo examen.

¿Se hace un examen más fácil en Cataluña?

No sé si más fácil pero ya te digo que no es el mismo, por tanto los resultados no son comparables. En cualquier caso el asunto no es este, es un problema de derechos, de competitividad y modernidad en nuestro sistema. Hace falta mejorar la calidad educativa, y no sólo lo haremos con el tema lingüístico.

El pasado miércoles Raül Romeva defendió la Consellería de Exteriores como la “primera estructura de Estado”

Yo es que ya no sé cuantas estructuras de Estado llevan. Esto de estructura de Estado está tan manido que yo ya me parto de risa, la verdad.

¿Cree que la diplomacia española no juega a favor de los intereses catalanes como ha denunciado el Diplocat?

Creo que es evidente que viven en una realidad paralela. El hecho de que un conseller se autodenomine ministro es la muestra más clara de que aquí se ha llegado muy lejos y de que aquí alguno ha perdido el concepto de realidad. ¿Tu te imaginas a un tío de un departamento francés diciendo que es ministro? ¿O a un conseller de un land alemán diciendo que es ministro de Asuntos Exteriores? ¡Aquí hemos dejado pasar tanto el tema que al final hay un tío que dice que es ministro! ¡De Asuntos Exteriores! Y es que se lo cree, lo pone hasta en su Twitter. Es muy fuerte que se autodenomine ministro. Es la muestra de que alguno ha perdido un tornillo...

Hablando de realidad paralela, ¿qué le parece la “diplomacia paralela” que dice que hará Artur Mas a partir de ahora?

Mas lleva muchos años intentando conseguir apoyos internacionales, gastandose el dinero de los catalanes y dedicando mucho tiempo sin conseguir nada. No ha conseguido ni un sólo apoyo internacional de ningún país serio de la Unión Europea ni de ninguna democracia occidental. Con su tiempo que haga lo que quiera, pero con el dinero público y el tiempo del Govern que no destine ni un euro más a intentar buscar apoyos para una ideología que ni es mayoritaria. Están diciéndole al mundo que Cataluña quiere la independencia y eso es falso.

Inés Arrimadas.

Inés Arrimadas.