OPERACIÓN PÚNICA

"Conmoción" en el PSM por la implicación de Gómez en Púnica

Los nuevos dirigentes prefieren mantener cautela hasta que hable el juez. Podemos y Ciudadanos piden explicaciones ya.

Tomás Gómez, el día de su destitución como candidato del PSM.

Tomás Gómez, el día de su destitución como candidato del PSM.

La implicación de Tomás Gómez en la Operación Púnica por parte del constructor David Marjaliza, en la cárcel desde finales de 2014, ha sido recibida con “sorpresa” y “conmoción” en el Partido Socialista de Madrid. El exalcalde de Parla dirigió la federación hasta febrero de 2015, cuando un Pedro Sánchez recién aterrizado en Ferraz tomó como su primera gran medida al frente de la Secretaría General del PSOE apartarlo de la dirección del aparato en Madrid. Un golpe de timón que ahora, en privado, compañeros de filas asocian a esta declaración del cabecilla de la Púnica ante el juez.

La denuncia de Marjaliza fue, sin embargo, en junio, tres meses después de que Sánchez tomara la decisión de que fuera Ángel Gabilondo y no Tomás Gómez quien encabezara la lista del PSM a la Asamblea de Madrid. Fuentes del PSM que ahora dirige Sara Hernández prefieren mantenerse cautas a la hora de rendir cuentas a Gómez y esperarán hasta que que el juez abra diligencias para "tomar cartas en el asunto". Además, insisten en la “presunción de inocencia hasta que la Justicia no diga otra cosa”. Ni Hernández ni Gabilondo, el portavoz del PSM en la Asamblea, hablaron ayer con su compañero acusado.  

Los tomasistas, el sector que siempre respaldó al exsecretario general del PSM cuando Sánchez lo echó, no salen de su asombro ante el calado de la noticia. Hay incluso alguno que se atreve a poner “las dos manos en el fuego” por su compañero y amigo. En el ángulo contrario se encuentran los que advirtieron a los actuales dirigentes del PSOE de “cómo funciona este partido” y reprochan a Gómez la rueda de prensa posterior que ofreció cuando su sucesor en la Alcaldía de Parla, el socialista José Luis Fraile, fue detenido el 27 de octubre, el día que estalló la trama.

Entonces, Tomás Gómez reconoció en público estar “desolado” tras el arresto de su sucesor, que fue concejal de Hacienda y, ante todo, su amigo desde la infancia. “Me siento como si un hermano tuyo ha sido detenido por un presunto acto ilegal o delito. Es un shock de impacto, un sentimiento de desolación”, expresó, con la voz entrecortada, al borde del llanto. Su comportamiento fue distinto ayer, cuando EL ESPAÑOL intentó sin éxito ponerse en contacto con él para recoger su versión sobre las duras acusaciones vertidas sobre su persona.

El único dirigente socialista que ayer pronunció unas palabras sobre el asunto fue David Lucas, alcalde de Móstoles, que se limitó a decir que el sumario es secreto y que esperan a que se levante para comprobar la implicación de Tomás Gómez en Púnica. "Solo sé lo que ha dado un medio de comunicación. Nada más", contestó en una comparecencia pública tras una visita de la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, a la localidad. 

Ya por la tarde, su abogado hizo público un comunicado en el que calificaba como “injurias y calumnias” el supuesto cobro de comisiones ilegales que pagaron constructores adjudicatarios de cientos de viviendas protegidas en Parla. Este periódico revelaba este martes que Marjaliza acusó a Gómez y al exdiputado del PSOE en el Congreso y exalcalde de Cartagena, José Antonio Alonso, de repartirse comisiones ilegales que ascendían a “entre 3.000 y 5.000 euros por viviendas”.

Unas acusaciones que, según el abogado de Gómez, solo tratan de “menoscabar el honor” de su representado. “El Ayuntamiento de Parla nunca adjudicó parcelas municipales, sencillamente porque nunca las tuvo”. Además, el representante legal del exalcalde de Parla asegura que “es radicalmente falso” que el Ayuntamiento adjudicara parcelas, sino el Consorcio Urbanístico Parla Este en el que la Comunidad Autónoma de Madrid, gobernada por el PP, tenía el 55% y el resto se repartía entre otros grupos municipales: PP, PSOE e IU.

“Acciones legales oportunas”

No obstante, el abogado de Gómez ha anunciado que estarán “atentos al procedimiento judicial” y, si se incorpora al sumario, ejercerán “las acciones legales oportunas por injurias y calumnias, así como contra cuantas otras personas se manifiesten en los mismos términos. Sin duda, una persona que usa el dinero para corromper a un servidor público debe estar en la cárcel, pero también debe estar en la cárcel quien mancha el honor de otra persona con falsas acusaciones dando credibilidad a estas barbaridades desmentidas con pronunciamientos judiciales”.

En la oposición, tanto Ciudadanos como Podemos piden explicaciones sobre la implicación del socialista en la trama de corrupción que ha agitado el panorama político madrileño en el último año. El portavoz del partido de Albert Rivera en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, aseguró a este diario que “en la Comunidad de Madrid ya sabíamos que la corrupción ha acampado a sus anchas. No se ha distinguido entre partidos”. Además, el líder de Ciudadanos en la región se mostró implacable ante la corrupción. “Pedimos que la justicia actúe en consecuencia y que se aplique la ley. Cualquier persona implicada en un caso de corrupción, sea del partido que sea, debe asumir su responsabilidad política”. Además, Aguado se comprometió a incluir este caso en la comisión de investigación que se abrirá en el Parlamento regional.

José Manuel López, portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, reconoció que, “si esto se confirma, estaríamos asistiendo a un nuevo episodio de corrupción, en este caso relacionado con el PSOE. Este sistema estaba profundamente arraigado en la Comunidad de Madrid, y por eso nosotros queremos saber qué es lo que ha ocurrido. De ahí iniciativas como la comisión de la deuda, cuya primera sesión se celebró esta semana”. El Grupo Parlamentario Popular prefirió no valorar el escándalo.