Mundial de Fórmula 1

La noche no confunde a Rosberg en Singapur: victoria y liderato del Mundial

Gana en Marina Bay en una carrera que dominó desde la primera vuelta. Hamilton acabó tercero. Alonso, 7º. Sainz, 14º.

Rosberg  celebra su victoria en Singapur.

Rosberg celebra su victoria en Singapur.

La Fórmula 1 tendrá emoción por el título hasta el final. Las carreras ya no son lo que eran, pero en la lucha por el Mundial sí la hay. Rosberg recuperó el liderato, ahora le saca ocho puntos a Hamilton, tras ganar en el Gran Premio de Singapur en una prueba que dominó desde la primera a la última vuelta. [Así se lo hemos contado]

Fue un paseo triunfal por el circuito urbano de Marina Bay, otro año más en horario nocturno. Aguantó en una carrera muy exigente para los frenos y los neumáticos, con apenas rectas y donde las manos de los pilotos más se notan. E incluso sobrevivió a Ricciardo, que en las tres últimas se fue acercando hasta tal punto que en la última curva estaba pegado. El australiano completó también otra gran carrera, siempre en la segunda plaza. En tercer lugar entró Hamilton, que se aprovechó de un error de Ferrari en la estrategia. La tercera posición del podio estaba destinada para Raikkonen, pero el británico se la quitó tras la última pasada por el pit-lane.

Fue una carrera también en la que destacó Fernando Alonso, que acabó séptimo tras partir desde la novena posición y tras rodar muchas vueltas en quinta posición. El McLaren del asturiano no es el de hace meses y se le nota la evolución. Por delante de Alonso, Vettel fue quinto (y eso que salió último) y Verstappen sexto. Carlos Sainz acabó decimocuarto después de que en el primer tramo de la carrera se le mostrara una bandera negra con punto naranja, que era obligación de pasar por boxes para arreglar problemas mecánicos.

Esos problemas fueron provocados por el incidente que marcó de la carrera. Porque se vio algo pocas veces normal. Accidente en la recta de salida. No en la primera curva, sino nada más salir. Un toque de Sainz con Hulkenberg provocó que el segundo se estrellara con las protecciones cuando acababa de arrancar su monoplaza. Con todos los coches juntos, raro fue que no hubiera más choques. Sin llegar a la primera curva, ya había un safety car en pista. 

Tampoco es que eso cambiara mucho. Porque la carrera después tuvo pocos adelantamientos, con un Rosberg mandando desde el principio y la única lucha por la tercera plaza que se decidió en boxes. La novedad es que el alemán recupera el liderato y además saca más distancia con Hamilton, ya que fue tercero. Quedan seis carreras y el Mundial está que arde. Las carreras habrán perdido emoción, pero la lucha por el título, entre dos compañeros de equipo, es de las más igualadas de los últimos años.