Ciberseguridad

Los tres acusados de ser la cúpula de Anonymous en España niegan todos los cargos

El responsable técnico de la Junta Electoral Central confirma que el ataque por el que están acusados de "daños continuados" duró una hora y fue "intermitente". Los 700 euros en daños son una "estimación" que nunca se pagaron.

Imagen de los acusados de ser la ‘cúpula’ de Anonymous en España en el juzgado.

Imagen de los acusados de ser la ‘cúpula’ de Anonymous en España en el juzgado. EFE

  1. Anonymous
  2. Tribunales
  3. Ciberseguridad

Día intenso en el juzgado número 3 de lo Penal de Gijón, en donde se celebra el juicio oral contra la supuesta cúpula de Anonymous en España. Los tres acusados, que se enfrentan a una petición de más de cinco años de cárcel, han negado su participación en un ciberataque al sitio web de la Junta Electoral Central (JEC) que tuvo lugar en mayo de 2011, en vísperas de unos comicios municipales y autonómicos. Mañana se celebrará la segunda y última jornada.

Este caso ha levantado expectación por tratarse del primer juicio a presuntos responsables de Anonymous en España, aunque la instrucción, que ha durando cinco años, ha estado plagada de "iregularidades". La Fiscalía les atribuye un delito de daños continuados y otro de pertenencia a grupo criminal.

Para Carlos Sánchez Almeida, abogado de uno de los acusados -Yuri L.-, la clave de hoy ha sido la declaración del responsable técnico de la JEC. "Por sus manifestaciones queda claro que no se sabe la causa del ataque, y que hubo una saturación de correos electrónicos, pero por los que estaban enviando los indignados [del 15M] en protesta por la prohibición de manifestarse", afirma.

"Respecto al ataque de denegación de servicio (DDoS) contra el sitio de la JEC [que es de lo que se les acusa formalmente], efectivamente provenía de una sola dirección IP: aplicaron un balanceador de carga y se solucionó el problema", comenta este abogado a EL ESPAÑOL.

Lo que ha confirmado este técnico es que "el incidente fue intermitente y duró menos de una hora", afirma el letrado, "con lo cual no podemos hablar de daños, máxime teniendo en cuenta que también ha quedado acreditado que no hubo ningún desembolso de dinero para evitar ese ataque: los famosos 700 euros con los que cuantifica la JEC los daños son simplemente una estimación de lo que costaría el trabajo de un técnico consultor, pero los propios servicios informáticos del Congreso solucionaron el problema".

Los abogados de los acusados han pedido la nulidad del juicio, si bien este letrado ha pedido "expresamente" que continúe el mismo con independencia de las nulidades y que exista sentencia sobre el fondo del asunto. "Mi cliente ha pasado cinco años de sufrimiento y quiere reivindicar su inocencia; la única forma de compensarle es mediante una sentencia en la que se diga que esto no es delito".

En opinión de este letrado, "el núcleo duro de este juicio ha muerto". "¿Cómo puede el fiscal mantener las acusaciones?", se pregunta. 

Por su parte, otro de los acusados, José M. Z. -para quien el fiscal pide seis meses menos de prisión que al resto debido a su declaración policial en la que reconocía los hechos-, ha explicado ante la juez que "nunca" coordinó ni recibió órdenes para iniciar el bloqueo de las páginas web, informa EFE.

"Esto me ha fortalecido"

En declaraciones a este medio y tras pasar la mañana en el banquillo, Yuri L. se muestra cansado pero moderadamente animado. "Estoy así, así, anímicamente he estado peor, pero sigo jodido", comenta por teléfono, pero cree que todo este proceso le ha "fortalecido". Reconoce que siempre ha sido crítico con la política del país, pero a partir de ahora se cuidará de "no volver a dejarme mostrar en ningún sitio".

Él ha contestado a las preguntas de su abogado con respuestas concisas. "El caso no tiene por dónde cogerse, la verdad", opina, y añade: "El fiscal ha tirado con su propia versión, pero entre los abogados Carlos (Sánchez Almeida) y David (Maeztu) han desmontado su versión completamente".

Insiste en que no ha pertenecido "nunca" a Anonymous. "Estuve por ahí, de paso [en los chats], hablando de ello, pero no por eso soy de Anonymous; tú no hablas con un musulmán y, de repente, eres musulmán, ¿no?", razona. "Si tengo que reivindicar algo a partir de ahora en la Red, pues por mi cuenta y sin contar con nadie".

Me tocó a mí, como podía haber sido cualquier otro que hubiera estado en los chats simplemente hablando

La Fiscalía le señala como "coordinador" del ataque a la JEC y como "gestor de servidores, creador de canales en el sistema de chat, fijar objetivos, analizar vulnerabilidad de sitios web para facilitar los ataques y dirigir los ataques planificados".

El acusado lo ha negado todo, y lo que sí sostiene es que éste es un "caso político" que "montaron a medida", y afirma que "lo que no les cuadraba lo trataron de apañar". Y cree que él se encuentra en esa situación porque en aquel momento parecía la persona "idónea". "Me tocó a mí, como podía haber sido cualquier otro que hubiera estado en los chats simplemente hablando", sostiene.

¿Un caso político? Yuri L. asegura que el mismo día de su detención "los policías se frotaban las manos y se daban golpes de pecho, y comentaban: Ya verás cómo en una semana no existirá Anonymous y dejan de hacer el gilipollas", mientras le esposaban. "Era el plan que ellos tenían, pero les salió al revés, la gente no se quedó ahí, siguió movilizándose", recuerda el acusado.

El agente encubierto no recuerda

"A mi juicio, la jornada ha ido bien", comenta a EL ESPAÑOL David Maeztu, abogado de Rodrigo T., el tercer acusado. "Mi cliente ha negado su pertenencia a Anonymous, que es lo que siempre hemos dicho". Fue en el domicilio de éste en donde la Policía halló "los equipos informáticos que soportaban los servidores caseros creados por el acusado y utilizados para dar soporte a los ataques". No obstante, T., marino mercante, cuando fue detenido hace cinco años se encontraba en Almería por motivos laborales. "Nunca jamás" alojó software ilegal en su ordenador, ha declarado Tuero ante la juez.

Durante la vista, el abogado ha tenido que explicar de la forma más sencilla posible la diferencia entre lo que es un servidor como máquina y un servicio, porque en el juicio "a veces se llama servidor de chat a una cosa y servidor al ordenador". "Simplemente hemos querido dejar claro qué es una máquina y qué un servicio", comenta Maeztu, y añade: "Es lo habitual, tienes que explicarlo lo más fácil posible para que la juez se entere y no tenga dudas, y para que el fiscal no lo explique más o menos liado", apunta, "no tiene más trascendencia".

La declaración del agente encubierto Sprocket ha sido prácticamente no recordar nada de nada

Para Maeztu, lo más destacable del día fue la declaración del agente encubierto Sprocket, que ha sido realizada por videoconferencia. "Ha dicho que prácticamente no tenia ningún recuerdo de ninguno de los chats, ni de cómo se guardaban... la declaración ha sido prácticamente no recordar nada de nada", afirma.

Todo ello, a pesar de las pruebas incluidas en el sumario, de 1.600 folios, en las que aparecen recogidas de forma extensa largas conversaciones de este agente encubierto con algunos de los acusados.

"Solo habrá contestado a un 20% de mis preguntas, del resto ha declarado que no recuerda nada", insiste el abogado. Incluso con los autos delante: "Yo le citaba los folios en los que aparecían sus intervenciones, y entiendo que quizá no había llevado los informes que él había elaborado; como no los tenía pues decía que no recordaba que los había escrito", aventura este letrado. "Su señoría valorará".

Parte de una conversación de chat intervenida entre un agente encubierto y un acusado.

Parte de una conversación de chat intervenida entre un agente encubierto y un acusado.

Rodrigo T. tiene ganas de que termine todo esto, está cansado, porque son cinco años de una historia que, como es sabido, ha tenido repercusión mediática constante, asegura el abogado.

Durante el segundo día de juicio declararán algunos peritos y agentes de la policía -tres o cuatro en total- por videoconferencia, algo que estaba también previsto para hoy pero que no ha podido ser por problemas técnicos. 

Habrá que esperar a la sentencia para saber cómo se resuelve el polémico y mediático juicio contra tres hombres que, desde hace cinco años, están acusados de ser la cúpula de Anonymous.