Pastilla, pastilla, pastilla, bocadillo de jamón y queso. Todo gluten.

Pastilla, pastilla, pastilla, bocadillo de jamón y queso. Todo gluten. Wrob Pixabay

Creencias Peligrosas

La última memez de la pseudociencia: "Las vacunas tienen gluten"

Los celiacos y los que sufren la polémica sensibilidad al gluten son más propensos a creer erróneamente que las inmunizaciones también contienen esta proteína.

Roberto Méndez

Actualmente, las personas catalogadas como alérgicas al gluten o con enfermedad celíaca manifiesta, tan solo representan el 1% de toda la población mundial. Sin embargo, existe un grupo complejo de personas que reciben el nombre de "sensibles al gluten", un tipo de personas que, a pesar de haber recibido el diagnostico negativo como celíacos, acaban eliminando el gluten de su dieta porque, si lo consumen, sufren problemas digestivos reales, aunque existe cierta polémica sobre su caracterización como enfermedad. 

Ahora, un estudio llevado a cabo por los investigadores de la Universidad de Columbia ha demostrado que tanto los individuos celíacos como aquellos sensibles al gluten esgrimen una creencia errónea: que las vacunas pueden contener gluten y ser peligrosas.

La errónea relación entre gluten y vacunas

Para el estudio, presentado recientemente en la Semana de Enfermedades Digestivas celebrada en Chicago -aún no publicado en ninguna revista científica-, se preguntó a 1.500 personas si creían que las vacunas contienen o pueden contener gluten, y la mayoría respondieron que sí o que no estaban seguros.

De los 1.500 adultos estadounidenses consultados, 1.300 afirmaron sufrir enfermedad celíaca confirmada por laboratorio y los 200 individuos restantes dijeron padecer sensibilidad al gluten. Y, para sorpresa de los investigadores, existían grandes diferencias entre las creencias y actitudes alimentarias de ambos grupos.

Por ejemplo, los individuos que afirmaban sufrir sensibilidad al gluten solían evitar el consumo de alimentos modificados genéticamente, tenían predilección por los alimentos orgánicos, no creían que el organismo que regula fármacos y alimentos en EEUU (la FDA) fuese una fuente fiable de información y creían erróneamente que la dieta sin gluten mejora la concentración y la energía; además, creían que el gluten es perjudicial para todo el mundo.

Por otro lado, aunque ambos grupos estaban preocupados por la presencia de gluten en las vacunas, aquellos individuos sensibles al gluten tenían más probabilidades de dudar sobre la seguridad de las vacunas que aquellos diagnosticados como celíacos. De hecho, el 31% de los individuos sensibles al gluten consultados en el estudio había rechazado la vacuna contra la gripe por dicha razón.

La seguridad de las vacunas

Como bien afirma el autor principal de este estudio, el Dr. Benjamin Lebwohl, a LiveScience, las vacunas son seguras tanto para los individuos celíacos como para aquellos que sufren sensibilidad al gluten.

De hecho, los mismos investigadores afirman que las vacunas en aquellos individuos que sufren esta alergia diagnosticada al gluten son más importantes si cabe, ya que se ha demostrado que la enfermedad celíaca aumenta el riesgo de ser hospitalizado en aquellas personas que contraen la gripe, en comparación a los individuos sin celiaquía.