Alimentos colocados en el estante de una nevera. Foto: EFE

Alimentos colocados en el estante de una nevera. Foto: EFE

Consumo

Cómo ahorrar en la factura de la luz: la organización correcta de los alimentos en la nevera

La nevera es uno de los electrodomésticos que más energía consume. Por ello, se recomienda que no se baje la temperatura a menos de 5 grados.

A partir del próximo mes de abril, la factura de la luz será un 4% más cara. Con las elecciones generales tan cerca, el Gobierno anunció que le era imposible seguir prorrogando el Real Decreto por el que se suspendía el impuesto a la luz del 7% aprobado en 2012.

Ante esta subida de precios, muchos serán los que tengan que ajustarse más el cinturón e intentar ahorrar en el consumo eléctrico de los hogares.

Uno de los electrodomésticos que más gasto genera a final de mes es la nevera, presente en todas las casas. Por ello, el Heraldo de Aragón recoge una serie de consejos para ahorrar el máximo de energía posible en el uso del frigorífico.

En cuanto a la temperatura, lo ideal es que se mantenga a cinco grados. Con esta temperatura se garantiza que la gran mayoría de alimentos permanezcan en buen estado.

En la medida de lo posible hay que evitar llenar por completo la nevera. Cuantos más alimentos se guarden, mayor gasto energético hará la nevera para mantenerlos a la temperatura correcta.

No se recomienda introducir alimentos calientes. Lo idóneo es enfriarlos fuera del aparato.

Cómo ordenar los alimentos

La puerta y los estantes más altos, a unos 6 grados, son los lugares ideales para colocar bebidas como leche, zumos, agua, refrescos y también para los huevos.

En los cajones cerrados, en los que la temperatura suele ser de 8 grados, deben ir frutas y verduras.

En el estante más bajo, a unos 2 grados, deben ir carnes y pescados listos para consumir. Un buen truco -según este medio- es descongelar los alimentos dentro de la propia nevera, ya que durante el proceso el frío de estos alimentos contribuirá a mantener la temperatura de la nevera.

Los estantes medios, a unos cuatro grados, deben albergar lácteos y el resto de comida.