Con la colaboración de

Sociedad

Y tu empresa, ¿cómo incluye?

Integra CEE, el Centro Especial de Empleo de Clece, derriba estereotipos centrándose en las capacidades y no en las limitaciones de las personas con diversidad funcional

Contratar a personas con diversidad funcional va mucho más allá de mejorar la imagen corporativa de una empresa. Contribuye a disminuir el desempleo de un colectivo vulnerable, sirve como desahogo a familias que arrastran el estigma y los estereotipos, fomenta la autoestima de las personas con discapacidad y aporta a las empresas trabajadores de gran valía profesional.

Así lo sostiene la trabajadora social Natalia Bengochea Lorenzo, del Centro Especial de Empleo de Clece, filial de ACS. Desde 2001, el Centro promueve la inclusión sociolaboral de personas con diversidad física, psíquica o sensorial en empresas privadas y en organismos públicos.

En la actualidad cuenta con más de 2.300 personas en plantilla, de las cuales el 87% presenta algún tipo de diversidad funcional, muy por encima del 70% que establece la normativa. Para conseguir el servicio de calidad que ofrecen a empresas públicas y privadas en labores de limpieza, mantenimiento de instalaciones, servicios auxiliares, medio ambiente, logística, manipulados, facility management o formación, Integra CEE cuenta con una Unidad de Apoyo.

Bengochea Lorenzo forma parte de este equipo de 58 personas encargadas de ofrecer atención integral e individualizada, de crear un entorno positivo para la inclusión, de detectar necesidades y de resolver problemas que puedan surgir en la selección del empleado, en su incorporación, en su formación, en su adaptación y en su rendimiento laboral.

Jornadas para sensibilizar contra los estereotipos de la diversidad funcional

Bengochea Lorenzo Participó en “Y tu empresa, ¿cómo incluye?”, una actividad de sensibilización en Oviedo (Asturias) que coincidía con el Día Internacional de la Discapacidad, que se celebra el 3 de diciembre.

El desayuno informativo, dirigido a empresas de la zona, tenía como fin dar voz y visibilizar sobre la necesidad de alcanzar la plena inclusión de las personas con discapacidad, de derribar barreras y eliminar prejuicios derivados del desconocimiento sobre la diversidad funcional.

“En una situación cotidiana, encontrar trabajo supone un gran logro. En el ámbito de la discapacidad, se suma un factor de agradecimiento, de decir, qué bien me viene esto, alguien apuesta por mis capacidades”, comenta la técnica de Integra CEE al hablar también de la importancia del trabajo en el refuerzo de la autoestima.

“Explicamos desde que entra una persona en el Centro Especial, cómo es el proceso de selección, de acogida, de seguimiento en función de las necesidades de cada persona”, explica en referencia a la actividad de sensibilización.

Esta atención personalizada permite detectar las necesidades de cada persona para ofrecerles una formación adecuada y para que puedan dar lo mejor de sí mismas.

“Somos el puente para esas personas. Les ofrecemos herramientas para que puedan buscar trabajo desde la confección del currículum hasta las entrevistas de trabajo y la incorporación”, dice Bengochea Lorenzo.

Más allá del aspecto laboral, trabajan también aspectos relacionados con la inclusión cultural y deportiva para buscar el bienestar integral y la felicidad de las personas.

“Para que un trabajo tenga un buen clima laboral y las personas estén contentas es importante apoyarlas en aspectos sociales y personales. Fomentamos hábitos de vida saludable mediante el deporte con actividades como carreras solidarias y la cultura, con visitas a museos y a otras actividades” afirma Bengochea Lorenzo.

Aspectos positivos de la diversidad funcional

Daniel Rodríguez Díaz, uno de los protagonistas del encuentro, habló de la importancia que tiene confiar en la cualificación de las personas con diversidad funcional. La falta de confianza provoca la precariedad laboral que él denuncia y la baja cualificación de los empleos que muchas veces se ofrece a las personas con discapacidad. Autor de libros como Cordones para las zapatillas y No decidas por nosotros, aplaude la voluntad de la sociedad de replantearse la discapacidad, incluso desde el lenguaje.

“El lenguaje contribuye a modificar la realidad”, dice, antes de afirmar que los nuevos paradigmas respecto a la llamada discapacidad se centran en las capacidades y no en las limitaciones, lo que contribuirá a transformar realidades en favor de las personas con diversidad funcional y de la sociedad en su conjunto.

Bengochea Lorenzo coincide en la importancia de ese enfoque, así como en la necesidad de luchar contra tópicos y estereotipos en el mundo empresarial. En ese sentido las jornadas abordaron el supuesto absentismo laboral de las personas con discapacidad. Iñigo Altube Diaz-Rubin, Director Territorial de Umivale Oviedo, afirmaba que él conoce la falsedad de esa creencia al haber contratado a personas con diversidad funcional del Integra CEE en su empresa.

Las jornadas ofrecieron también la visión de la Administración Pública en lo referente a la necesidad de concienciar sobre los beneficios sociales de contratar a personas con diversidad funcional.