Así quedó el rostro de Alfonso tras la paliza.

Así quedó el rostro de Alfonso tras la paliza. A.S.

Sociedad

Condecoran al hombre agredido en la 'sede okupa' de Podemos en Zaragoza

Alfonso Magaña ha sido reconocido como un héroe tras frenar una agresión machista. Lo hizo en un centro social que no tiene los permisos preceptivos. 

Zaragoza

Noticias relacionadas

Alfonso Magaña ha sido reconocido como un héroe tras frenar una agresión machista en el Centro Social Comunitario Luis Buñuel de Zaragoza, lo que le costó una brutal agresión. Lo curioso es que este centro "no cuenta con el contrato de cesión por parte del Ayuntamiento", según aseguran los funcionarios municipales consultados. Es decir, estamos ante un equipamiento público cedido sin ningún documento jurídico a la Asociación Luis Buñuel.

La polémica crece porque desde el PP critican la vinculación directa de este centro con Podemos, hasta el punto de calificarlo como "la sede" de Zaragoza en Común. De hecho, según denuncian desde las filas populares, en el acta fundacional consta que “el alcalde de Zaragoza [Pedro Santisteve] fue el fundador”, de la Asociación Luis Buñuel. 

El caso es que la salvaje agresión ha puesto en el punto de mira al centro. "Alguien tiene que ponerle fin a la situación de irregularidad. Puede haber una desgracia como la de Alfonso Magaña, o algo peor. Y alguien puede pedir responsabilidades al Ayuntamiento".

Los grupos de la oposición en el consistorio consultados por este diario dudan de que el equipo de gobierno "tenga interés en regular el centro social” para poder “poner orden sus actividades". Creen que “no interesa modificar nada porque es su cortijo”.

"No es una sede okupa estrictamente porque no derribaron la puerta, pero no cuentan con ninguna vinculación jurídica con el Ayuntamiento. Están en una situación de alegalidad alarmante”, advierten.

Alfonso posa para EL ESPAÑOL.

Alfonso posa para EL ESPAÑOL.

Los hechos ocurrieron esta semana. Alfonso presenció una agresión machista y no dudó: salió en defensa de la mujer. Y la peor parte, se la llevó él. Fue golpeado varias veces, quedó inconsciente, cayó al suelo y yació junto a un reguero de sangre. Las casi 200 personas que presenciaron el ataque lo daban por muerto.

Se levantó en el hospital, y días después de su actuación ha sido condecorado por la Comisión de Seguridad Privada. Es un héroe en Zaragoza, y también en su empresa. Desde hace catorce años ejerce de guardia de seguridad de una industria zaragozana. Alfonso responde: “No hice nada especial. Me armé del valor que me han dado las mujeres de mi casa”.

“ERES UNA HIJA DE PUTA, TE VOY A MATAR”

Los hechos sucedieron en el mencionado centro okupa durante la II Feria Vegana de Zaragoza. Alfonso vio a dos personas que se gritaban y decidió acercarse. Un hombre zarandeaba a una chica al tiempo que le gritaba a un trabajador de la feria: “Eres un hijo de puta, te la has tirado, te voy a matar”.

En ese momento, se volvió hacía la chica gritándole: “Eres una hija de puta, te voy a matar”. Alfonso cuenta a EL ESPAÑOL que pudo ver al hombre escupir a la chica y soltarle un tortazo. Entonces intervino para defenderla de la agresión.

Alfonso recuerda la agresión: "Me dio en la cabeza varias veces, me rompió la nariz, me golpeó dos veces en el oído y me quedé inconsciente. Fueron pocos segundos. Hubo gente que se enteró de la paliza porque cuando caí al suelo se escuchó. Desperté en el hospital. Me cosieron la cara de múltiples cortes, me pusieron más de veinte puntos, tenía un agujero de dos por dos centímetros, y con la nariz rota".

Alfonso explica por qué no quiere más méritos. "No quiero que se ponga el foco en mí. Quiero que se pueda hablar de lo que le ocurrió a la chica. No soy más que una persona pequeña que paró una agresión. El foco ahora está en ella, y eso es lo importante. Y así ponemos el machismo en el debate".

En la feria había cerca de 200 personas, y sólo saltó él. ¿Por qué? Alfonso responde: "Quiero pensar que unos no lo oían, otros no lo vieron o quizá alguno tenía miedo. No lo sé. Es parte del problema de la sociedad. Pero tampoco quiero juzgar la actuación de cada uno. Al fin y al cabo la gente que había sacó al agresor cuando estaba inconsciente en el suelo".

Alfonso Magaña fue condecorado por el delegado del Gobierno de Aragón, Gustavo Alcalde, que reconoció durante el acto que su acción "ha marcado un ejemplo en la sociedad aragonesa".

Delegación de Gobierno de Aragón