Ricardo llegó a pedirle matrimonio en plató a la mujer y esta lo rechazó

Ricardo llegó a pedirle matrimonio en plató a la mujer y esta lo rechazó YouTube

La Jungla

Cuando un crimen machista casi acabó con 'El diario de Patricia'

En La Jungla. El programa de televisión estuvo en el punto de mira de la sociedad española a raíz del asesinato de una de sus participantes por otro.

Se llamaba Svetlana Orlova, vivía en Alicante y tenía 30 años. El miércoles 14 de noviembre de 2007 acudió al programa El diario de Patricia, que emitía Antena 3, con la idea de que un familiar le iba a mandar un mensaje desde Rusia. Pero allí estaba su expareja, Ricardo, quemando el último cartucho delante de toda España para que la joven volviese a su lado e incluso se casara con él. Ella le dijo que no sin saber que esa respuesta le iba a costar la vida. Cinco días después, él la degollaba en el portal de su casa.

El asesinato machista de Svetlana copó las portadas de los medios de comunicación aquellos fatídicos días de noviembre. Su verdugo había expuesto la vida de ambos en la televisión, llegando a confesar ante Patricia Gaztañaga que era "un poco celoso" y que la agobiaba "siguiéndola, yendo detrás de ella, vigilándola en un momento dado". Situaciones que, hoy en día, nadie dudaría a la hora de tacharlas de lo que son: un terrible acoso. 

Pero entonces, aunque la lista de los crímenes de género seguía creciendo de forma alarmante -Svetlana fue la víctima número 70 de aquel 2007-, la sociedad parecía vivir ajena a los indicios, las alertas que pronosticaban un final trágico. La joven se mostró rotunda en el plató cuando dijo que no quería casarse con él y que tampoco quería ser su pareja. Ni que el cuidase de su hijo de 2 años, fruto de una relación anterior. Aun así, nadie sospechó que entre aquellas dos personas, que tuvieron que permanecer sentadas al lado durante el resto del programa, había una relación de malos tratos.

Ver de nuevo las imágenes después de conocer el fatal desenlace pone los pelos de punta. Y más si recordamos, como se conoció días más tarde, que el mes anterior, el 31 de octubre, Ricardo había sido condenado a 11 meses de prisión y dos años de alejamiento de Svetlana por un delito de maltrato de obra sin lesión. La sentencia no era firme y ni siquiera el condenado había recibido la notificación porque la Policía no se la había podido entregar al hallarse fuera de su domicilio.

Pero no era la primera vez que ella tomaba medidas contra su maltratador. En marzo de ese mismo año ya le había denunciado por robarle unos documentos e impedirle salir de casa, tal y como se recoge en El País. Al mes siguiente Svetlana volvió a vivir con él y pidió que se archivara la denuncia. Ahora, ha sido un hilo de Twitter el que ha vuelto a recordar el terrible asesinato de la joven, que emula al de Ana Orantes, quemada viva por su exmarido después de contar su maltrato en Canal Sur:

La productora en el punto de mira

Sin embargo, la información recogida en el hilo no es del todo correcta. Si bien la trágica historia está narrada al dedillo, lo cierto es que El diario de Patricia no dejó de existir en aquella época, pero su productora sí tuvo que defenderse y explicar exhaustivamente la metodología previa que empleaban en los casos de este tipo, cuando una persona quería volver a conquistar a su pareja. 

El formato de El diario se emitió desde julio de 2001 hasta agosto de 2011, contando con diferentes ediciones y denominaciones según su horario y presentador. La que nos ocupa, El diario de Patricia, conducida por Patricia Gaztañaga, estuvo en antena de lunes a viernes desde julio de 2001 a noviembre de 2006 y, en una segunda entrega tras la baja por maternidad de la presentadora, de lunes a jueves desde febrero de 2007 a julio de 2008, justo en el período en el que se produjo el asesinato. Así que, todavía, seguiría ocho meses más después del crimen.

El caso de Svetlana propició que el Observatorio de la Mujer del Consejo General del Poder Judicial acusara al programa de estar incurriendo en "responsabilidad civil por daños en el derecho de imagen y del honor de las personas", informó en su momento La Ser. Para su presidenta, Montserrat Comas, "no existe ningún tipo de responsabilidad directa o indirecta del programa ni de la cadena en el crimen, pero podría haber responsabilidad civil si se confirma que no existía consentimiento de la mujer y que ella desconocía a lo que se iba a enfrentar".

La productora del programa, Boomerang, reconoció que a la joven nadie le había dicho que se encontraría con Ricardo en el plató. Su director, Baldomero Limón, aseguró entonces a Europa Press que "lo que hacemos cuando hay conflicto de parejas por medio es pasar un cuestionario muy específico a los dos, además de la entrevista que hace la redactora, en el que se les preguntan cosas como si tienen causas pendientes con la justicia, si han sido maltratados física o psicológicamente por alguien, si hay alguna orden de alejamiento con respecto a cualquier persona cercana, entre otras. Ella dijo que no, que no había nada".

Crímenes de género y televisión

Lamentablemente, el caso de Svetlana no fue el único asesinato machista ocurrido tras el paso de la pareja por el plató. La ya recordada Ana Orantes fue asesinada en 1997 después de contar su historia ante las cámaras. Fue el primer caso registrado con estas características en nuestro país. Un año más tarde, en 1998, José Ignacio apuñalaba a su mujer porque ella se había negado a ir al programa Lo que necesitas en amor. También moría acuchillada Ana Belén después de hablar en directo con Ana Rosa Quintana.

En 1999, una joven de 23 años, Mar Herrero, fue asesinada tras contar sus malos tratos en televisión y en 2004, justamente también en El diario de Patricia, se registró otro crimen de género tras pasar por su plató. Fue el de Teodora a manos de Ricardo. Este había acudido al programa para pedirle perdón por sus infidelidades, ella volvió con él y semanas más tarde su cadáver apareció en el maletero de un coche. 

[Más información: La historia tras el vídeo machista y copiado que pide perdón "a los hombres buenos"]