Jimmy Hoffa.

Jimmy Hoffa.

La Jungla

Mafia, Nixon y caimanes: el sindicalista que desapareció sin dejar rastro

En la Jungla. Jimmy Hoffa se esfumó en 1975 tras una vida marcada por sus vínculos con la mafia y con el presidente Richard Nixon.

"Ese hijo de puta de Tony Jocks organizó este encuentro y ya llega media hora tarde", gritó Jimmy Hoffa por un teléfono público situado a detrás del restaurante Red Fox, en Detroit. Eran las 15.27 del 30 de julio de 1975 y hablaba con Louis Lindeau, el antiguo presidente de un sindicato de camioneros local con quien Jimmy Hoffa planeaba recuperar la presidencia de la Hermandad Internacional de Camioneros. Había quedado con Anthony Provenzano, "Tony Pro" , un líder del sindicato de camioneros neoyorkino y con un mafioso, Anthony Giacalone, de Detroit. Lindeau le dijo que se calmase y que pasase por su oficina antes de volver a casa. Nunca más se supo de él.

James Riddle Hoffa, nació en Brasil, Indiana, en 1913 y parece una broma del destino que su segundo nombre fuese Riddle -acertijo en inglés- viendo el final que le esperaba. Cuando murió su padre -él tenía siete años- la familia se mudó a Detroit. Dejó los estudios con 15 años y comenzó a trabajar como mozo en unos grandes almacenes, cobrando por debajo del salario mínimo y con unas medidas de seguridad mínimas. Allí comenzó sus actividades sindicales y a pesar de su juventud muchos de sus compañeros se sorprendieron de su valentía.

Sus principios como sindicalista

Jimmy Hoffa, testificando ante un comité del Senado en 1963.

Jimmy Hoffa, testificando ante un comité del Senado en 1963.

Con 18 años dejó los almacenes y, ya conocido por sus actividades sindicales, fue invitado a organizar la rama local de la Hermandad Internacional de Camioneros. Gracias a su trabajo, las ramas locales se organizaron en grupos regionales en el medio oeste y más tarde lograron formar un frente nacional, representando no solo a los conductores sino también a los mozos de almacén. En aquella época muchos de los sindicatos de camioneros tenían intensos contactos con el crimen organizado, con quien Hoffa tuvo que llegar a acuerdos en la expansión de la Hermandad.

Su capacidad para organizar huelgas exprés y boicotear lugares clave le hizo ganar mucha influencia en el sindicato, hasta tal punto de que, a pesar de que nunca había trabajado como camionero, fue elegido presidente de la rama local de Detroit en 1946; justo al acabar la II Guerra Mundial, en la que se libró de luchar tras alegar que su liderazgo en los sindicatos le hacía más valioso en casa que en el frente. Por aquella época ya se le comenzó a acusar de recurrir a la mafia para extorsionar a pequeños empresarios para que le apoyasen, a cambio de ayudar en el lavado de dinero.

Presidente del sindicato de camioneros sin haber sido camionero

Kennedy junto a su hermano, uno de los principales responsables del encarcelamiento de Hoffa.

Kennedy junto a su hermano, uno de los principales responsables del encarcelamiento de Hoffa.

En 1952 fue elegido vicepresidente de la Hermandad, y en 1957 pasó a ser presidente cuando su predecesor, David Beck, fue encarcelado por sobornar a un jurado. Ese mismo año Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales expulsó a la Hermandad de su grupo cuando estos se negaron a cesar a Hoffa como su presidente.

Desde que llegó a la presidencia del sindicato, Hoffa hizo frente a varios juicios aunque logró salir indemne de todos ellos. Esto cambió cuando Kennedy llegó al poder y nombró a su hermano Bobby como Fiscal General en 1961. Bobby había estado involucrado en los intentos de la fiscalía por encarcelar a Hoffa y no haberlo logrado era algo que le frustraba, por lo que cuando llegó a esta nueva posición inició una carga con todo contra el líder sindical, nombrando un equipo especial de fiscales con el objetivo de encarcelarle.

El perdón de Nixon

Frank Fitzsimmons, sucesor de Hoffa como presidente de la Hermandad, con Richard Nixon en 1973.

Frank Fitzsimmons, sucesor de Hoffa como presidente de la Hermandad, con Richard Nixon en 1973.

En 1964 fue condenado a ocho años por sobornar a un jurado. Ese mismo año recibió una segunda condena de cinco años por fraude y malversación del fondo de pensiones del sindicato. Recurrió estas decisiones sin éxito y en 1967 entró en la Prisión Federal de  Lewisburg en Pennsylvania.

Su situación cambió en 1971, cuando el presidente Richard Nixon conmutó su pena de prisión. Al poco de salir, recibió una pensión de la Hermandad Internacional de Camioneros de 1,7 millones de dólares entregados en un solo pago, algo que nunca había ocurrido en el sindicato. En las elecciones de 1972, tanto Hoffa como el sindicato apoyaron a Nixon a pesar de que tradicionalmente se habían decantado por los demócratas, lo que disparó todo tipo de sospechas.

A pesar de todo, Hoffa no estaba contento con la decisión de Nixon de prohibirle realizar actividades sindicales hasta 1980, acusando al fiscal general de violar sus derechos fundamentales, aprovechando la explosión del escándalo Watergate, aunque los jueces rechazaron sus peticiones considerando que, en este caso, Nixon actuó dentro de sus poderes. También intentó recuperar su influencia dentro del sindicato, pero encontró una gran resistencia.

Desaparición

Jimmy Hoffa junto a su hijo en 1965.

Jimmy Hoffa junto a su hijo en 1965.

Hoffa esperaba recuperar su influencia en la Hermandad comenzando por la rama local de Detroit, razón por la que había quedado para comer con Giacalone y Provenzano. A las 13.30 salió de su casa y se subió a su  Pontiac Grand Ville verde. De camino a su encuentro, pasó por la oficina de Louis Lindeau pero había salido a comer, así que le dejó un mensaje. De ahí fue al restaurante Red Fox. A las 14.15 llamó a su mujer "¿Dónde diablos está Tony Giacalone? Me están dando plantón", le dijo. Su mujer le dijo que no había oído nada de nadie. Hoffa le dijo que volvería a las 4. Varios testigos le vieron saliendo del restaurante e incluso le saludaron, y fue visto de pie junto a su coche en el parking. A las 15.27 habló por teléfono con Lindeau y se esfumó para siempre.

A las 7 de la mañana del día siguiente, viendo que no había vuelto a casa, su mujer llamó a su hija. De camino a casa de sus padres, aseguró haber tenido una visión de su padre, desplomado y con un polo negro, muerto. A las 7.20 la policía llegó al restaurante, donde encontró el coche de Hoffa abierto, pero sin pistas de su paradero.

La policía y el FBI iniciaron una investigación que jamás llegó a ninguna conclusión, mientras que Giacalone y Provenzano negaron haber quedado nunca para comer con Hoffa. Su mujer, Josephine, murió cinco años después, en 1980. Hoffa fue declarado legalmente muerto el 30 de julio de 1982. Desde 1998, su hijo James P. Hoffa es el presidente de la Hermandad Internacional de Camioneros.

¿Qué fue de Jimmy Hoffa?

El estadio de los Giants durante el Mundial del 94.

El estadio de los Giants durante el Mundial del 94.

En la sexta temporada de Los Soprano, el protagonista de la serie y jefe de la mafia de Nueva Jersey, Tony Soprano,se somete a una operación. Durante un momento del capítulo, el cirujano hace un chascarrillo, asegurando haber encontrado a Jimmy Hoffa entre las entrañas del mafioso.

La forma de esfumarse ha dado pie a numerosas leyendas urbanas y referencias culturales -de hecho, Al Pacino interpretará a Hoffa en la próxima película de Martin Scorsese The Irishman-. También ha sido fruto de chistes crueles, como cuando en 1977 Saturday Night Live realizó un reportaje humorístico apuntando que Jimmy Hoffa estaba en el interior de R2D2 en Star Wars.

Mucho se ha especulado con su desaparición. Una de las leyendas más populares es que había muerto de un disparo, luego se le había desmembrado y su cuerpo había sido enterrado entre los cimientos del estadio de los Giants, que en aquel momento estaba en construcción, concretamente en la sección 107. Sin embargo, el FBI estaba tan convencido de la falsedad de la historia que cuando el estadio se derruyó en 2010 no se molestaron en buscar posibles pistas.

Una película de Martin Scorsese

Jimmy Hoffa.

Jimmy Hoffa.

Otra teoría, que bien podría ser digna de Los Soprano, es que su cuerpo fue lanzado a un triturador de basuras cerca de Raleigh House, a ocho kilómetros de donde desapareció. La mafia gestionaba muchos negocios de gestión de residuos, lo que alimentaba esta posibilidad.

Una teoría muy loca apunta a que Hoffa fue atacado con una pistola paralizante. Luego su cuerpo fue triturado en una fundición e introducido en un tambor de hierro que fue enviado a los Everglades, donde sus restos debieron ser pasto de los caimanes. No es la versión más rebuscada. Otra teoría apunta a que fue asesinado apuñalado en la cabeza con un cuchillo de caza y su cadáver se escondió en un bloque de metal que se envió a Japón para la fabricación de coches.

Pero no solo se apunta a la mafia. Un asociado de Hoffa, Joseph Franco -extorsionador y asesino de la mafia, según él mismo- aseguró que había sido capturado por agentes federales que lo habían lanzado vivo desde un avión en la región de los Grandes Lagos.

Un chófer de la mafia, Marvin "la comadreja" Elkind aseguró que el cuerpo fue lanzado a a los cimientos del Renaissance Centre, un conjunto de rascacielos del centro de la ciudad que estuvo en construcción desde 1973 a 1977. 

El mafioso y asociado de Hoffa, Frank el irlandés Sheeran aseguró poco antes de su propio asesinato haber encargado la muerte del sindicalista, a quien despacharon a disparos y luego quemaron en un incinerador de basuras en las afueras de Detroit. Sobre esta versión girará la ya mencionada próxima película de Martin Scorsese, en la que De Niro interpretará a Sheeran. Y viendo la historia de Hoffa, sin duda hay material para que el director de Uno de los nuestros de lo mejor de sí mismo.

[Más información: Vuelo 19: el escuadrón de bombarderos que dio a conocer el triángulo de las Bermudas]