La Jungla

Papá Noel vs Predator: la batalla definitiva que siempre quisiste ver

En la Jungla. Con motivo del lanzamiento del Blu-Ray de la nueva entrega de Predator -posiblemente ni te enteraste de que llegó a los cines- un corto de animación ha enfrentado al cazador definitivo con Papá Noel... y es lo mejor de la saga desde la primera entrega.

En 1987 Arnold Schwarzenegger se enfrentó en la selva centroamericana a una de las criaturas más temibles de la historia del cine. Durante 107 maravillosos minutos dirigidos por John McTiernan (que también dirigió La jungla de cristal, respect), Arnie y el cazador definitivo jugaron al ratón y al gato hasta que, obviamente, ganó Arnie.

A partir de ahí la franquicia fue hacia abajo con una decepcionante segunda parte. En 2004 se trató de revivirla cruzándola con otro de los bichos más temibles de la historia del cine en Alien vs Predator. Era loco y no salió demasiado bien, y peor fue la secuela. En 2010 hubo un segundo intento con Predators -terrible- y el último fiasco ha sido este año, con la prometedora dirección de Shane Black, pero ha sido otro desastre más de crítica y taquilla.

El desastre, ha salido ahora en Blue-Ray y nos ha dejado el que puede ser la mejor entrega desde la cinta original. Predator vs Papa Noel:

El corto, realizado en stop-motion fue emitido por Comedy Central con motivo del lanzamiento de la película en Blu Ray y vuelve a las raíces de la saga, con una gran cantidad de guiños a la original, incluido Rudolf con las luces de Navidad a lo bandana como el personaje que Carl Weathers (Apolo Creed, señores) interpretaba en el primer encuentro con el monstruo.

El homenaje hubiera sido perfecto si hubieran hecho también un guiño al Jean Claude Van Damme, quien iba a interpretar a la criatura originalmente, pero que fue despedido poco antes del rodaje. El belga no era todavía el icono que fue, pero consideraba que su talento se desaprovechaba dentro de un traje, por lo que insistió en que en alguna escena diese su característica voladora. McTiernan acabó hasta el gorro y lo echó, aprovechando también para rediseñar el traje. Y menos mal, porque madre mía qué horror:

Aunque la versión roja un poco ya se parece a Papá Noel. Igual hubiera quedado hasta bien en el corto navideño.