La Jungla

Dalas, tras su absolución: "Ya estoy condenado"

En la Jungla. Tras el anuncio de su absolución en el juicio que se le acusaba de abusar sexualmente de una menor, el youtuber ha publicado un vídeo en el que sigue con la retórica victimista que siempre le ha caracterizado.

Dalas es, posiblemente, uno de los youtubers más odiados de la red. Y es un título que se ha ganado a pulso, siempre con una actitud prepotente, chulesca, y dispuesto a entrar siempre en todas las polémicas como un elefante entrando en una cacharrería, revolcándose en todos los lodos como un puerco en una charca. Numerosas han sido sus cargas poco amables contra AuronPlay, Wismichu, ElRubius. Eso hizo que muchas personas recibieran con aplausos la noticia de que la fiscalía pedía 5 años de cárcel. Hoy ha sido absuelto.

La mayoría de personas, en una situación así, se relajaría y pasaría este días con sus más cercanos y olvidándose por unos días de la esfera pública. Pero no un youtuber, no. Un youtuber de bien tiene que hacer un vídeo bien dramático de todos esto.

Y eso es exactamente lo que ha hecho Dalas, en el que asegura que a pesar de haber ganado el juicio, "ya está condenado" por el juicio popular:

El youtuber se ha pintado a sí mismo como la víctima de una conspiración encabezada por su ex -Miare, otra youtuber con quien ya ha tenido varios juicios-, una teoría que la sentencia califica de "simplista hipótesis exculpatoria", que a pesar de no haber logrado condenarle ya han ganado y arruinado su carrera.

En parte no le falta algo de razón, ya que en este nuestro mundo este tipo de manchas son muy difíciles de borrar. Pero no lo son únicamente por culpa de quienes le puedan haber difamado, porque cuando te has hecho famoso y te has creado una imagen de imbécil integral -posiblemente buscada-, lo que logras es que mucha gente te tenga ganas y tengan más tendencia a creer que has hecho ciertas cosas, aunque no hayan pruebas de ello -que debería ser lo único válido en un estado de derecho para determinar si alguien es un criminal o no- como indica la sentencia. Se llama efecto halo y ni la prensa ni las conspiraciones tienen nada que ver con ello.

Si a ello le sumas que gracias a esa fama que te has creado los titulares negativos hacia tu persona dan más visitas que los positivos, tienes el combo perfecto para que una denuncia sin pruebas se convierta en un incendio descontrolado. Y si encima anuncias que seguirás haciendo más contenido sobre ello, echando más gasolina, lo más probable es que el incendio se haga aún más grande.