FatCamera iStock

La Jungla

Este árbol de Navidad está diseñado a prueba de gatos

En la Jungla. Si tienes problemas al decorar tu casa de Navidad porque tu gato ha decidido que todo adorno es un juguete susceptible de ser destrozado, este árbol es para ti.

Los humanos adoramos a los gatos desde los albores de nuestra civilización. Ya en el Antiguo Egipto eran animales sagrados, y ahora en la era de Internet no podemos parar de crear artilugios para tenerlos contentos y así poder mejorar nuestra valoración social subiendo fotos a las redes sociales.

La Navidad es una época especialmente delicada quienes conviven con gatos, que pueden encontrarse con que todos sus esfuerzos por decorar la casa se ven constantemente boicoteadas por su dueño felino. Así que Argos ha pensado una solución para poder celebrar estas fechas sin tener que pasar la escoba cada tres horas: un árbol de Navidad para gatos.

En esencia, es un árbol más o menos normal solo que el tronco es especialmente alto, de forma que los adornos queden a una distancia prudencial de las iras de tu gato. En concreto, el árbol mide 1,83 pero la copa no comienza hasta casi el final del tronco:

8267560_R_Z001C

8267560_R_Z001C Argos

La copa del árbol no es precisamente pequeña, con un diámetro de 1,85 metros. "Si Papá Noel es especialmente generoso, hay espacio extra para guardar los regalos debajo del árbol en vez de dejarlos esparcidos por el suelo", dice la descripción del producto sin tener muy en cuenta que los regalos en el suelo pueden ser víctimas de los gatos...

"También es una buena alternativa si andas escaso de espacio", añaden casi con una fina crítica social a la escalada de los precios de los pisos y de lo apelotonados que vamos a tener que vivir como la cosa siga así.

El arbolito, fabricado en PVC, cuesta 37€, pero si te parece un poco soso siempre puedes adquirir la versión nevada, que luce bastante más. Al fin y al cabo es un 80% tronco, al menos así parece más navideño:

Argos

Aunque quizá dar por hecho que los gatos no podrán llegar hasta los adornos es subestimarlos un poco. Encontrarán la manera de destrozarlo. Tú lo sabes, nosotros lo sabemos. Y los gatos lo saben.