La banda británica en 1979, año que recaló en España por segunda vez

La banda británica en 1979, año que recaló en España por segunda vez

La Jungla

Fascistas y repetitivos, así veían a Queen los críticos musicales de los 70

En la Jungla. Durante los primeros años de la banda británica no todo el mundo la consideraba una de las formaciones musicales más grandes de la historia de la música.

Ahora que vivimos instalados en la nostalgia de que cualquier tiempo pasado fue mejor y los melómalos suben a los altares a los grandes de la música rezándoles para que manden, al menos, a alguien que les ayude a sobrellevar el vacío existencial que arrastran desde la publicación del OK Computer, los dos tesoros que han reflotado en Twitter son perfectos para hacernos reflexionar sobre todo esto.

Se trata de dos artículos, ambos escritos en 1979, en los que se habla de Queen. Con el debido respeto que hay que tenerle a los textos nacidos de otras épocas y, por supuesto, a sus autores, la lectura actual de las dos críticas parece escandalosa, increíble y muy poco acertada. ¿Quién llamaría "conejo chirriante" a Freddie Mercury u osaría asegurar que son "la primera banda de rock realmente fascista"?

Ha sido el periodista de EL ESPAÑOL, Miguel Ángel Uriondo, el que ha desempolvado estas dos joyas de la crítica musical:

En el artículo de El País, publicado el 22 de febrero de 1979, al autor hace una peculiar crónica del concierto de Queen en Barcelona. Fue durante su Jazz Tour y la banda británica pisaba por segunda vez nuestro país. Definen su música como un "ritmo cuadrado y machacón que resulta siempre la misma canción" y de Mercury dicen que "es una especie de Jagger de segunda división".

Continúa describiendo su "cara afilada, cuando se ve de perfil posee un cierto aspecto leporino, como un conejo chirriante" para terminar sentenciando: "no canta ni muy bien ni muy mal". Eso sí, el artículo también resalta que tenía "un cierto aspecto de facha motociclista". Y, ojo, que Brian May tampoco se libró de la escabechina: "se las pegaba de Hendrix, Townsendo o cualquier de los grandes acopladores de la guitarra eléctrica".

La crónica terminaba lanzando una advertencia: "quien vaya a un concierto de Queen con ánimo artístico llega con un criterio estético equivocado. A esta gente o se les aprecia el descaro, el montaje obvio y la efectividad básica (incluidos los sonidos), o no se les aprecia nada".

"Son unos mocosos arrogantes"

Por su parte, en la Rolling Stone no se quedan cortos. Fechado el 8 de febrero del 79, el artículo empieza asegurando que Queen "no tiene imaginación para tocar jazz y, por lo tanto, no tiene imaginación para tocar rock and roll". Les acusa de ser unos "mocosos arrogantes" y obtener todo lo que a Freddie Mercury se le meta entre ceja y ceja.

Además, aseguran que la banda "considera a las mujeres como objetos" y que ha venido "a aclarar quién es superior y quién es inferior", llegando a señalar que "Queen puede ser la primera banda de rock verdaderamente fascista". La risa es inevitable al imaginarnos al bueno de Freddie leyendo las teorías de este visionario.