Una avioneta real y dos esqueletos conforman la decoración

Una avioneta real y dos esqueletos conforman la decoración

La Jungla

Pánico total por un accidente aéreo que era simple decoración de Halloween

En La Jungla. Un veterano de la Guardia Nacional Aérea ha recreado en su jardín un accidente de avión preparando su casa para la celebración de Halloween. 

La cuenta atrás para la noche de Halloween está en marcha. La víspera de Difuntos es una fecha señalada en el calendario de medio mundo, con mayor o menor importancia. Estados Unidos es uno de esos lugares en los que se toman muy en serio esta festividad: se disfrazan, decoran sus casas y sus calles, e incluso salen a decir aquello de 'truco o trato' que tanto se ve en las pelis. 

Lo que ocurre es que, en ocasiones, la ambientación es tan realista que se suceden situaciones como las que han vivido en uno de los vecindarios de Pickerington, una localidad situada en Ohio. El jardín de una de las típicas casas unifamiliares parecía la zona cero: los restos de algo que se asemejaba a un accidente aéreo cubrían todo el césped con una avioneta real involucrada en el siniestro.

Los vecinos llamaron rápidamente a emergencias para dar la voz de alarma, relata ABC 6, y no tardó en llegar la policía. En cuanto los agentes vieron el supuesto accidente de cerca, supieron al instante que se trataba de la decoración para Halloween que había hecho el propietario de la casa, un veterano de la Guardia Nacional Aérea estadounidense, Delbert Holsinger, de 85 años. 

La pareja de esqueletos a los mandos de la avioneta siniestrada

La pareja de esqueletos a los mandos de la avioneta siniestrada ABC 6

El militar octogenario se sorprendió bastante cuando la policía llamó a su puerta para contarle lo que había sucedido y formularle algunas preguntas. No podía creer que alguien hubiese pensado que se trataba de un siniestro real: "la gente pasa con sus coches delante de mi casa a mucha velocidad, así que supongo que no tienen mucho tiempo para comprobar que es una decoración". 

La aeronave que ha empleado para este espectacular montaje estuvo guardada mucho tiempo hasta que el hombre encontró el mejor momento para sacarla. En su cabina hay dos esqueletos, como si una pareja estuviera a los mandos antes de estrellarse en pleno casco urbano. Desde luego, una escena trabajada y macabra a partes iguales.