La Jungla

Spiderman se gradúa en Derecho en una universidad mexicana

En la Jungla. Un joven decidió cumplir el sueño de recibir la graduación ataviado con el traje de Hombre Araña, algo que despertó críticas y alabanzas a partes iguales. 

En la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, en México, se han llevado una sorpresa mayúscula al descubrir que entre sus alumnos de Derecho se encontraba el mismísimo Hombre Araña. Bueno, lo cierto es que no se trataba del Peter Parker auténtico, sino de Hiram Yahir, un chico de 21 años que acaba de graduarse caracterizado de Spiderman

La ceremonia de graduación estaba transcurriendo con total normalidad, los alumnos levantándose con sus togas y sus birretes a recoger el diploma sin más novedad, recoge El Diario. Sin embargo, cuando le tocó el turno a los alumnos de Derecho ocurrió lo que nadie esperaba: uno de los estudiantes se despojaba de la túnica y se quedaba con el traje de Spiderman. 

De esa guisa saludó a todas las personas que estaban en la mesa de autoridades, bajó el templete y se giró para saludar a todo el auditorio, que había estallado en aplausos, con su diploma en la mano. Hiram comentó al mismo medio que ha cumplido un sueño, con el objetivo final de cambiar el estereotipo que la sociedad puede tener de los estudiantes de Derecho. 

Un traje comprado por su madre

El joven explicó que no podía permitirse económicamente el disfraz, así que fue su madre quien le dejó el dinero necesario para hacerse con él y vivir esa situación que él se había imaginado cientos de veces en su cabeza. Lo cierto es que es un momentazo para el recuerdo:

Sin embargo, no todo han sido aplausos. Algunos de sus compañeros, reconoce el joven, intentaron impedir que lo hiciese e incluso le negaron su ayuda para abrocharse el traje antes de comenzar la ceremonia. Con lo que mola que te digan: "ah, tú eras de la promoción de Spiderman, ¿no?". También, como recoge el vídeo, uno de los profesores recordó que se trataba de una ceremonia "seria".

"Ninguna de las autoridades me dijo algo, sólo me veían con cara de descontento, es más, no recuerdo si el rector me brindó algunas palabras, solo que le saqué una sonrisa", dijo Hiram, que además del disfraz llevaba un cartel en el que se podía leer: "para el amor de mi vida, mamá". Eso sí, no pudo mostrarlo porque los organizadores lo interceptaron a tiempo.