La Jungla

Los plátanos donados a una cárcel que emocionarían a Pablo Escobar

En la Jungla. Los dos agentes que recibieron el envío notaron algo raro al mover una de las cajas de plátanos orgánicos. Al abrirlo, encontraron una sorpresa de 15 millones de euros.

Las donaciones siempre son bienvenidas, incluso cuando llegan con una sorpresa inesperada. El Departamento de Justicia recibió dos palés con 45 cajas repletas de plátanos destinados a hacer la vida de los presos de una cárcel algo más agradable. Sin embargo, los agentes que fueron a recogerlas descubrieron una sorpresa: 18 millones de dólares en cocaína.

"A veces la vida te da limones, a veces te da plátanos. ¡Y a veces te da algo que nunca esperabas!", publicó el Departamento en Facebook el pasado viernes. La donación provenía de Puertos de America, en Freeport. Los dos agentes encargados de recoger el envío a Wayne Scott Unit -un centro correccional donde los reclusos realizan tareas agrícolas situado al sur de Hoston- notaron algo raro, una caja parecía distinta a las demás. Así que la abrieron.

Parecía que había plátanos -plátanos orgánicos, en concreto-, como en todas las demás, sin embargo un poco más abajo se escondía el auténtico botín: 540 paquetes de cocaína, cada uno de un peso cercano a un kilo, cuyo valor en la calle se estima en 17.820.000 dólares, algo más de 15 millones de euros.

Parece que alguien en la cárcel se había cansado de vender tarjetas SIM.

Esconder cocaína en plátanos no es algo precisamente nuevo, aunque es la primera vez que el envío es descubierto en una cárcel. En 2016, agentes del puerto de Algeciras, en Cádiz, intervinieron un envío que ocultaba 171 kilos de la droga blanca en el interior de 88 plátanos falsos fabricados de plástico. En 2015, en Alemania, las autoridades interceptaron 350 kilos en cajas de plátanos que, para más inri, iban a ser enviadas a 13 supermercados Aldi de Berlín.

Lo que no está del todo claro es cómo llegó el envío hasta la cárcel, si iba dirigido a alguien del interior de la cárcel o si fue un error y el paquete en cuestión debía haber acabado en un lugar más discreto. Las autoridades siguen la investigación.