La polémica escultura que se está deteriorando en un pueblo escocés.

La polémica escultura que se está deteriorando en un pueblo escocés.

La Jungla

El 'pene de ballena' que exhibe un pueblo escocés es un peligro

En La Jungla. Una polémica escultura emplazada en un pueblo costero de Escocia tendrá que ser retirada al suponer un auténtico peligro para sus vecinos.

El afamado escultor David Mach se hará cargo de la retirada de una de sus obras más polémicas que erigió en 2015 en Kirkcaldy, Fife (Escocia). Aunque llamada El Fantasma por su creador, la escultura se ha hecho famosa con el sobrenombre de El pene de ballena, el apodo que le han puesto los propios vecinos. 

La similitud a un falo de ballena ha desatado todo tipo de críticas desde su colocación, por encargo del supermercado Morrison, pero ahora, a su controvertida estética se han sumado varios signos de deterioro en su estructura, que mide más de 8 metros y ha tenido que ser vallada para evitar males mayores, recogen medios locales

Mach ha confirmado que financiará él mismo una nueva escultura para ese mismo emplazamiento. Lo ha hecho después de visitar el lugar y comprobar que su pieza "más fea", como él mismo ha reconocido, está degradada. "El clima es demasiado duro para esto, no está funcionando, así que me ocuparé de ello yo mismo y trataré de hacerlo más bonito", aseguró. 

Más de 39.000 euros de 'pene'

El escultor quiere cumplir con el encargo de Morrison, que llegó a pagarle por el pene de ballena 35.000 libras, unos 39.290 euros, y buscará la manera de que se creación se integre en la zona del muelle. "Han hecho un buen trabajo en este lugar y sería bueno que se relacionada con esto. Estoy apegado a esto y me gustaría hacer algo para la gente", admitió. 

Uno de los concejales de la localidad, Neil Crooks, ha sido siempre un gran detractor de la escultura y culpable del apodo fálico de la misma. Ahora, como no podía ser de otra forma, se muestra feliz con la retirada. "Todo el mundo sabe que no soy fan de la escultura, pero seguro que David encontrará una solución", dijo. 

La pieza original encargada por el supermercado Morrison en 2013 se levantó dos años más tarde en su emplazamiento actual. Sin embargo, en estos tres años sus materiales han acusado las inclemencias del clima y su situación próxima al mar. Hecha con madera, se supone que representa olas y tiene tachuelas para retener la luz solar, pero parece de todo menos eso.