La Jungla

Un tiburón blanco oportunista le roba la presa a un niño que estaba pescando

En la Jungla. Un niño estaba a punto de sacar del agua una lubina que había capturado cuando un oportunista apareció de la nada para robársela. El ladrón era ni más ni menos que un tiburón blanco.

Los tiburones andan revueltos en el Cabo Rod (Massachusets), lugar donde hace ya más de 40 años se rodó la mítica Tiburón de Steven Spielberg. Por la razón que sea, este año estamos viendo más apariciones del gran blanco, captadas por la omnipresencia de las cámaras en esta época que nos ha tocado vivir.

La última tiene como protagonista a un chaval que estaba pescando desde un barco -por suerte no han necesitado uno más grande-. Lo vemos de espaldas mientras lucha con la presa que ha capturado, aparentemente una lubina. "Es grande", le dice uno de los adultos que lo acompaña.

Y entonces, cuando ya casi ha logrado llevarlo hasta la barca, aparece el tiburón y le birla la presa en el último momento. 

El cabo Rod está situado en el estado de Massachusetts, en la costa este de Estados Unidos, al norte de Nueva York y al sur de Boston. Se trata de uno de los destinos vacacionales de la zona, también es un lugar donde los avistamientos de tiburones blancos son relativamente habituales.

Hace solo unas semanas, la Asociación por la conservación del tiburón atlántico ya publicó un vídeo en el que se podía ver a uno de estos animalitos dando un salto para intentar comerse a un  científico:

Unos días después, también capturaron como un tiburón se comía una foca, con una visión privilegiada del espectáculo:

Greg Skomal, el científico al que el tiburón se trató de comer en el primer vídeo, comentó al Boston Globe que sí tiene la sensación de que este año ha habido más tiburones que en temporadas anteriores. "Hemos tenido más trabajo esta temporada, eso es seguro", explica. "Creo que hay más tiburones que otros años... mi intuición dice que es una tendencia al alza, pero tengo que mirar los datos para asegurarme", dijo.

Aunque quizá el momento más inquietante lo protagonizó Roger Freeman, quien estaba practicando paddle-surf sin tener ni idea de que tenía un tiburón blanco a apenas medio metro. La escena fue capturada por un dron:

Al menos en estos casos los animales decidieron permanecer en el agua, no como le ocurrió a este pescador en Australia, que vio como uno de estos pececillos dio tal salto que se subió sobre su barca y empezó a moverse intentando volver al agua, sin conseguirlo, mientras él trataba de recuperarse del golpe que había recibido de una de sus aletas.

Una cosa está clara, yo este años en cabo Rod no meto ni un pie en el agua.