La Jungla

Intenta hacer un 'simpa' en un taxi asturiano y se lleva un castigo ejemplar

En la Jungla. Una mujer pretendía que su viaje en taxi entre Gijón y Oviedo le saliera gratis, pero el taxista era mucho más listo (y más paciente) que ella.

Están entre nosotros y son más de los que parecen. Aquellos que se consideran con el derecho de dejar un pufo por su cara bonita cada vez encuentran más dificultades en su huida, por suerte, y en ocasiones hasta se topan con un rival a su altura en eso que llaman hacerse un 'simpa'.

La última de las historias de esta naturaleza la encontramos en Asturias. Gijón vive su Semana Grande y los taxistas han denunciado que en los últimos días están sufriendo prácticas de esta naturaleza, encontrándose con clientes que no quieren abonar los trayectos. 

El fin de semana pasado uno de ellos recogió a una mujer de unos 50 años, según el relato recogido por La Nueva España, después de que ella le diese el alto en torno a las cuatro de la madrugada. La clienta quería ir a Oviedo, que desde Gijón supone un trayecto de unos 28 kilómetros y media hora. 

Una hora perdida

Una vez en el destino la mujer le dijo al taxista que no iba a pagar, así que este cerró los pestillos, dio media vuelta y volvió sobre sus pasos, dejándola de nuevo en Gijón. Desde luego que el hombre puede presumir de una sangre fría alucinante porque ¿qué haríamos nosotros en su situación?

Por el momento los taxis de Gijón han acordado empezar a cobrar los trayectos por adelantado para evitar que sigan sucediendo este tipo de cosas. El único problema es que no todos sus clientes lo entienden e incluso se sienten intimidados, "creen que los estamos llamando ladrones", lamentan los taxistas.