The Beatles.

The Beatles.

La Jungla

Uno de los mayores misterios de los Beatles resuelto gracias a las matemáticas

En La Jungla. La autoría de una de las canciones más emblemáticas de los cuatro de Liverpool se ha confirmado al fin con la ayuda de las matemáticas. 

Los Beatles siguen dando que hablar 38 años después de su separación, en 1970. La banda de Liverpool ha traspasado las fronteras musicales y se ha convertido en un icono del siglo XX, por lo que no es de extrañar que sus seguidores continúen dándole vueltas a su legado.

Uno de estos fanáticos es Jason Brown, profesor de matemáticas y estudioso de la obra de los británicos, que ahora ha descubierto quién es realmente el autor de la canción In my life, que tanto John Lennon como Paul McCartney se la adjudicaban. ¿Quién miente entonces?

El tema, incluido en el álbum Rubber Soul de 1965, ha sido analizado por Brown y por dos de sus colegas matemáticos de Harvard, Mark Glickman y Ryan Song, hasta que han hallado la respuesta que resuelve el misterio, explican en la NPR.

Contando palabras

Glickman presentaba el resultado del trabajo en una conferencia de estadística celebrada en Canadá a comienzos de este mes, explicando que había sido Lennon y no McCartney quien la había escrito, pero ¿cómo están tan seguros?

La respuesta la ha explicado un matemático de Stanford, Keith Devlin. El equipo de matemáticos habían usado el mecanismo de las 'bolsas de palabras', de los conjuntos. Analizaron y contaron las notas y los acordes de unas 70 canciones de los Beatles y han sabido cuáles se repiten más en cada una de ellas, relacionándolo con su autor. 

"Descubrieron que había 149 transiciones muy distintas entre las notas y los acordes que están presentes en todas las canciones de los Beatles", explica Devlin al mismo medio, añadiendo que "y esas transiciones serán exclusivas de una persona o de la otra persona".

Así que los acordes de In my life no mentían, habían sido compuestos por John Lennon, tal y como él había asegurado en una entrevista de 1980. De hecho, la probabilidad de que hubiera sido McCartney era "de cero". Pero Devlin no ha querido hacer leña del árbol caído y ha atribuido el error de McCartney a las sustancias que "injerían" esa época.