La Jungla

Un tiburón blanco salta casi un metro para intentar comerse a un científico

En la Jungla. Estaba tratando de encontrar al animal para grabarlo cuando, de golpe, vio la enorme mandíbula de un gran blanco y sus ojos mirándole directamente a apenas unos centímetros de sus pies.

Estos científicos no van a necesitar un barco más grande, pero quizá sí un desfibrilador. Greg Skomal estaba siguiendo el rastro de un tiburón blanco avistado por algunos pescadores de Cabo Cod, en Massachussetts -el mismo lugar en el que se rodó Tiburón, por cierto-, y tratando de lograr grabarlo con una cámara GoPro que había adherido al final de una vara. Tras un rato de búsqueda, había perdido el rastro del animal, pero resulta que el escualo no había perdido el suyo.

De golpe, las mandíbulas abiertas del animal estaban a apenas unos palmos de sus pies:

"¿Has visto eso?" grita mientras todavía tiene el corazón a punto de salírsele por la boca. "De la nada, miré hacia abajo y vi la boca abierta de un tiburón blanco mirando directamente hacia mi, a literalmente menos de un metro del púlpito", explicó al Boston Globe. "Fue muy excitante eso seguro".

Pero ¿qué pretendía el animal? Skomal tiene dos teorías. La primera es que el animal solo quería defenderse. Ante un peligro, todos tenemos que tomar la decisión de luchar o huir. "Quizá enseñar sus dientes antes de alejarse era su forma de defenderse, parte de mi cree que eso es lo que pasó".

La otra es que, efectivamente, su intención era zampárselo, pero con un matiz. "El animal estaba en modo caza. Pudo interpretar mi reflejo, mi sombra, o lo que fuera a través del agua como una presa potencial, y por eso se lanzó a por mi".

Skomal sitúa esta experiencia dentro de las cinco más espectaculares vividas como un científico marino. "No todo el mundo puede decir que un tiburón blanco ha saltado a por ellos cuando estaban en un púlpito a un metro del agua". Asegura que ha visto el vídeo una y otra vez, además de haber revisitado el momento en su cabeza continuamente.

Eso sí, nunca se sintió en peligro. "Ese púlpito es muy resistente", explica. "Es como una jaula externa".

Haciendo paddlesurf al lado de un tiburón

Hace unas semanas, en el mismo lugar -Cabo Cod- un dron capturó una serie de fotos sobrecogedoras, de una persona que estaba practicando paddlesurf con lo que parecía un tiburón blanco nadando a apenas unos metros sin que él lo supiera:

Roger Freeman, el protagonista, explica que no tenía ni idea de que el animal estaba allí. "Yo solo intentaba mantenerme en pie sobre la tabla, me caía cada cierto rato", explica. Su amigo, que estaba grabando con un dron le llamó diciendo "tío, tienes que ver estas fotos". ¿Se asustó? ¿Le dieron tres infartos simultáneos? En absoluto. Todo lo que pensó es "alucinante".

Además, en la misma zona hubo otro episodio en el que otro tiburón blanco saltó del agua delante de un barco de pescadores para robarles un pez que acababan de capturar. Preguntado por el posible aumento de tiburones en el área, Skomal cree que sí. 

"Hemos tenido más trabajo esta temporada, eso es seguro", explica. "Creo que hay más tiburones que otros años... mi intuición dice que es una tendencia al alza, pero tengo que mirar los datos para asegurarme".

A este paso vamos a necesitar un desfibrilador más grande y cantar Linda dama española...