yee_yanne iStock

La Jungla

El falso tigre que apareció en Murcia a la sombra de un olivo

En la Jungla. Un vecino creyó ver un lindo gatito descansando bajo una olivera y avisó, atemorizado, a la policía. 

La policía tiene que velar por nuestro bienestar y nuestra seguridad. Eso en ocasiones implica hacer frente a inconmensurables amenazas. Solo tenemos que recordar a los pobres policías que tuvieron que hacer frente a Godzilla. Normalmente pensamos que estas amenazas son cosas de los americanos y tal, pero a veces también ocurre en Murcia.

En ocasiones el calor nos hace ver cosas raras, pero el vecino de Sagonera la Seca, en Murcia, no estuvo muy desencaminado cuando le pareció ver un tigre descansando a la sombra de un árbol, que con el calor que hace como para levantarse para comerse a un vecino. Así que llamó a emergencias: "creo que he visto un lindo gatito".

Los valientes agentes de la ley volaron a anular el peligro, y se encontraron una adorable sorpresa.

El tenso enfrentamiento de la policía escocesa con un tigre de juguete

No es la primera vez que un tigre de juguete pone en un brete a las fuerzas de la ley. El pasado mes de febrero la policía escocesa vivió un episodio similar con un agravante: estuvieron una hora rodeándolo sin atreverse a entrar a por él.

Ocurrió una noche de sábado, durante una fiesta organizada por un grangero que se había instalado en su nueva finca tres semanas antes, cuando salió a echar un vistazo rápido a sus animales, y entre la oscuridad vio un temible primo de Shere Khan. No había bebido porque una de las vacas podía dar a luz en cualquier momento.

El primer policía en llegar a la escena debía pensar que era otra llamada friki, y que encontraría más alcohol que tigres. Sin embargo, se asomó, vio al tigre y procedió a encerrarse en su coche patrulla y negarse a salir. Seis nuevos coches llegaron, rodearon el edificio y no sabían bien qué hacer.

Durante 45 minutos, policías, granjero y tigre mantuvieron sus posiciones en un tensísimo punto muerto. Cuando se dieron cuenta de que el animal no se movía, comenzaron a sospechar que podía no ser un animal de verdad. Y, efectivamente, no lo era.