MarioGuti iStock

La Jungla

Pide comida a domicilio solo para que le ayuden a matar una araña

En la Jungla. El pánico a las arañas de esta chica es tal que al ver una en el pasillo tuvo que pedir comida a domicilio solo para que el repartidor le ayudase a deshacerse de una enorme araña que acechaba en su pasillo.

Ser repartidor de comida a domicilio es una aventura, nunca sabes lo que te vas a encontrar, puede ser una entrega totalmente normal o un youtuber gastando una broma. Quizá el protagonista de esta historia pensó, durante un momento, que ese era el caso. Pero no, resultó que la petición que le estaban haciendo era totalmente real.

Demi Sweeney es una estudiante de criminología de 22 años de la Universidad de Bournemouth (Inglaterra). A pesar de que por su carrera uno podía pensar que es una chica valiente dispuesta a vérselas con asesinos en serie a lo Clarice Starling, sin embargo la mujer tiene una gran debilidad: el pánico a las arañas.

Vivió uno de sus peores momento el pasado miércoles cuando se despertó sola en el piso con una gran araña frente a su habitación, con lo que se sintió atrapada porque pensaba que el bicho se lanzaría sobre ella al pasar por debajo. Escribió a sus amigos pero nadie estaba disponible para salvarla. Entonces tuvo una idea brillante: pedir comida a domicilio y que el repartidor se encargase del vil arácnido.

Comprobó que las normas de Deliveroo permitían a sus repartidores -bueno, como insisten en llamarlos de forma moderna y cool desde la empresa, riders- entrasen en casa del cliente. Incluso se puso en contacto con el servicio de atención al cliente, donde tuvieron que flipar con la petición.

"Hola. Suena a estúpido pero es una pregunta seria", comenzaba la peregrina petición. "Tengo una gran fobia a las arañas y hay una en el pasillo, si pido comida a domicilio ¿es posible que el repartidor se deshaga de ella?". 

"Puedes incluir esta petición en la sección 'comentarios' del pedido. El único problema es que nuestro repartidor puede tener más miedo a las arañas que tú", respondieron desde la empresa.

Dicho y hecho, la chica hizo un pedido al Kentucky Friend Chicken -cosas de los nervios, pidió dos menús- y añadió la petición de rescate en los comentarios. 20 minutos después, llegaba el pedido con el pequeño inconveniente de que no había leído el comentario y también tenía pánico a las arañas, lo que obligó a la protagonista a suplicar el rescate.

Finalmente, el repartidor accedió, se subió a unas sillas y la instantánea acabó en la cuenta de Twitter de Demi:

"Mi miedo a las arañas ha alcanzado un nuevo nivel hoy. He tenido que pedir comida a domicilio con la esperanza de que el repartidor me ayudase a librarme de ella. Joe de Deliveroo, eres un salvavidas", escribió.

"¡Qué gran tío! Es genial ver que Joe pudo echar una mano, esperamos que no picasen a nadie", contestaban desde Deliveroo, que suponemos debieron alucinar más al ver que no era una broma. "Te enviaremos un mensaje privado en breve para que puedas dar las gracias que Joe se merece".

Eso sí, no todo fue tan fácil. Joe tuvo que abortar un intento de huida de la araña, que se dejó caer al suelo y trató de escapar. Pudo ser capturada y su destino estaba sellado: la pobre criatura fue lanzada al retrete antes de que tirasen de la cadena.