El resultado de la votación no fue el que esperaban en este Ayuntamiento.

El resultado de la votación no fue el que esperaban en este Ayuntamiento. Ints Kalnins Reuters

La Jungla

Internet elige el escudo de un pueblo y el resultado no podía ser peor

En la Jungla. Un pueblo ha querido que los internautas decidieran sobre su nuevo escudo y la jugada no les ha salido, ni de lejos, tal y como tenían previsto. 

Decidir algo a través de votaciones por Internet es un auténtico acto de fe. Hay que ser tremendamente valiente para hacer este ejercicio de transparencia que, visto lo visto, es todo un imán para el trolleo. En este caso, los dirigentes de Kanepi han arriesgado y todo apunta a que han perdido. O no, quién sabe.

Este pequeño ayuntamiento del sureste de Estonia, tras fusionarse con la localidad de Valgjärve, convocaba hace semanas una consulta online para decidir cuál sería su nuevo escudo y el símbolo más votado ha resultado ser una hoja de cannabis. Toda una declaración de intenciones, vaya.

Así que desde el pasado 16 de mayo la hoja de maría luce en la bandera del municipio ante la aprobación de su responsable, Kaido Koiv, quien defendió que se trata de una decisión tomada tras un proceso "muy democrático", tal y como recoge New York Times

Coherencia histórica

La nueva bandera de Kanepi.

La nueva bandera de Kanepi.

El dilema es que, mientras que los habitantes del pueblo son unos 5.000, se han registrado 12.000 votos a favor de la marihuana. Pero ojo, que podría ser, dentro del esperpento, bastante coherente el tema. Es decir, kanep significa cannabis en estonio y la hoja se podría haber usado como símbolo de esa comarca al menos durante unos 150 años porque es una zona de cultivo de cáñamo para uso textil y alimentario. 

A pesar de la referencia histórica, otro político local, Arno Kakk, aseguró que "no estoy de acuerdo con el hecho de que estaremos marchando con este tipo de bandera". De hecho, fueron nueve los representantes que votaron a favor y ocho en contra del símbolo, que debía de someterse al acuerdo del pleno municipal. Todo muy ajustado, pero ¿y las risas que se están echando los que votaron la propuesta?