Torsakarin iStock

La Jungla

Una compañía japonesa se flagela por un tren que salió 25 segundos antes

En la Jungla. El tren, que debía salir a las 7.12 de la mañana, se adelantó a su horario por un error del maquinista, que no se dio cuenta de que había gente que quería subir al vehículo.

En España podemos tener muchas virtudes, pero la puntualidad no sería la más extendida. Todos nos hemos pasado horas en una estación de tren, de autobús o en un aeropuerto debido a alguna "incidencia" que ha causado un retraso de varias horas. Ya decía Mariano José de Larra que España era el país del vuelva usted mañana, y eso lo decía porque en su época no tuvo la ocasión de esperar un tren que llegaba con 48 minutos de retraso.

Pero resulta que fuera de nuestras fronteras las cosas no siempre funcionan así, y hay países en los que la puntualidad es británica. Un ejemplo es Japón, donde la precisión de su sistema ferroviario es mítica, hasta el punto de que da lugar a situaciones muy rocambolescas, como la empresa ferroviaria que ha tenido que disculparse por un tren que salió fuera de hora. Concretamente con 25 segundos de adelanto.

Ocurrió el pasado 11 de mayo en la estación de Notogawa. El tren tenía previsto salir a las 7.12 de la mañana, pero por error arrancó a la 7.11 y 35 segundos, para asombro de los testigos que miraban desde el andén, algunos de los cuales pensaban que todavía disponían de tiempo para subirse.

El error fatal se produjo cuando el conductor no entendió bien a qué hora debía partir, pensando que la hora correcta eran las 7 y 11 minutos por lo que procedió a cerrar las puertas. Se dio cuenta inmediatamente de su error, sin embargo el proceso de volver a abrir la puerta y volver a cerrarlas a la hora correcta podía desembocar en salir más tarde de las 7.12, algo inaceptable. Por lo que miró al andén y al no ver a nadie que pareciera querer subir, decidió salir.

recep-bg iStock

Sin embargo, sí que había pasajeros esperando. Estos se quejaron al responsable de la estación, que pasaron la queja a la empresa West Japan Railroads, que no dudaron en emitir una disculpa pública.

El siguiente tren salía a las 7.19 de un día laborable, una hora en la que muchas personas van al trabajo o a clase, seis minutos que en un país en el que la puntualidad es casi una religión son suficientes para tener un problema con el jefe o el profesor.

"La grave inconveniencia que causamos a nuestros clientes es inexcusable", de flagelaba el comunicado de WJ Railroads. "Evaluaremos concienzudamente nuestra conducta y nos aseguraremos que no vuelva a ocurrir". 

No es la primera vez que ocurre algo así, hace unos meses otra compañía tuvo que disculparse por salir 20 segundos antes.