La Jungla

Los hipotecos fijos explican cómo se gestó el vídeo viral: "Hay una mano negra"

En la Jungla. ¿Habían visto el vídeo? ¿estaban drogados? ¿planean vivir siempre de YouTube? Simón Pérez y Silvia Charro se sinceran en una entrevista al youtuber Tiparraco.

Han pasado casi cinco meses desde que se publicó el mítico vídeo de las hipotecas fijas que hundió la vida de Simón Pérez y Silvia Charro en el que aparentemente estaban borrachos, quizá drogados, ¿quién sabe? Los propios protagonistas juegan con la duda en la entrevista que han ofrecido al youtuber Tiparraco

Muchos vídeos virales explotan un día y se olvidan rápidamente. Este, sin embargo, no. En parte, debido a que sus protagonistas se han negado a caer en el olvido, abriéndose un canal de YouTube en el que han hecho todo tipo de acciones patéticas por dinero, desde tatuarse el logo de Forocoches a simular practicar sexo.

Pero hasta ahora nunca habían hablado claramente de cómo se había gestado el vídeo y de qué ocurrió desde que se graba el vídeo para Periodista Digital hasta que se publica. En un primer momento alegaron que todo era simulado y que buscaban hacer un vídeo a lo "lobo de Wall Street" para promocionar la empresa que estaba montando Silvia. La explicación que han dado en esta entrevista, parece algo más convincente.

La gran pregunta ¿cómo se gestó el famoso vídeo?

"Nosotros vamos a grabar un vídeo a Periodista Digital por petición expresa de Simón" explica Silvia. "Como favor casi", puntualiza él. "Mi mujer está montando una empresa de hipotecas, podemos hacer entrevistas una vez al mes para darle publicidad" explica el exprofesor de economía, aunque más tarde la pareja confiesa que la viralización no fue premeditada, al menos no tal y como ocurrió. "Un vídeo de este tipo tiene 1500 visitas, liarla hubiera sido tener 100.000, liarla en el nicho de los economistas", explica. El vídeo ya supera los 4 millones de suscriptores.

"Nosotros no subimos ese vídeo. Nosotros vamos a grabar y vamos a comer con el chico que nos entrevista, porque en primera instancia el periodista salía en el vídeo. La comida se alargó hasta las 9 de la noche. Una sobremesa larga con muchas copas de por medio", explican. Silvia al día siguiente tenía la comida de empresa y estaba en ella cuando llama el periodista y les dice que el vídeo del día anterior no vale.

Las razones que les da el periodista es que Silvia estaba muy vergonzosa y casi no hablaba. Así, deciden ir a grabarlo de nuevo, pero las cosas empezaron a ponerse raras, explica Simón. "Nos dice que deja la cámara sola y se pira para que Silvia no se corte tanto. Entonces le decimos, para que no se le vea tan cortada 'venga, tú para arriba, saca el pecho, adrenalina a tope, como si estuvieras en un callejón y te fueran a robar el bolso'. Entonces, súmale estar cansada, haber dormido poco y las primeras copas en la comida de empleo, nosotros dándole caña y su vergüenza de tener la cámara grabando".

Tras grabar el vídeo, se marchan a Mallorca. Durante los días siguientes nadie les dice nada. "Entonces yo le digo a Silvia: 'el vídeo no vale y lo ha descartado y le sabe mal decirnos que no vale por X' y nos olvidamos. Quedó enterrado en el pasado y no esperábamos que aquello saliera a la luz nunca. Pasan diez días y se sube el vídeo. "A las 4 o 5 de la tarde nos dice que el vídeo está triunfando". Ellos no lo habían visto antes. "Este es el error, por eso ahora siempre pedimos, por favor nos enseñen los vídeos antes de subirlas".

"Yo creo que en la redacción de Periodista Digital hubo un debate durante 10 días sobre si se subía o no se subía", dice Silvia. "Nosotros creemos que hay una mano negra" añade Simón, "que no voy a decir quien pero trabaja en ese periódico y a mi me la tiene jurada desde hace tres años por un programa de televisión en el que coincidimos, y en alianza con otra mano negra que está en Forocoches. Esta ha sido su venganza". 

Vale, pero... ¿qué habían tomado?

"Estábamos cansados, bebidos, llámale X", dice Simón. "Ahí dejaremos la duda razonable, nadie nunca podrá saber el qué, porque ahora las analíticas ya no son posibles. "Silvia tiene TDA, transtorno de déficit de atención e hiperactividad, y yo soy una persona que he tomado pastillas para dormir muchos años porque no paro quieto. ¿Si habíamos tomado alguna droga o no? Esa es la pregunta que no vamos a contestar. ¿Por qué? Se ha creado en torno a nosotros un halo de duda razonable en negativo o en positivo y nosotros jugamos a eso. Eso a la gente le causa morbo, nunca nadie llegará a saber qué ocurrió ese día".

"Para aquellos haters que dicen que ponen la mano en el fuego por que sí, os digo, aunque fuera así, siempre seguiremos diciendo que no". Cuando Tiparraco pregunta de forma directa "¿ibais puestos ese día?" la respuesta se divide. "No", dice Simón; "no vamos a contestar" dice Silvia. "No vamos a contestar o te contesto que no", concluye Simón?".

"¿Habéis tocado fondo?"

La pareja no ha dejado que nos olvidemos de ellos con varios vídeos, en los últimos han llegado a hacer chorradas por dinero, como tatuarse el logo de Forocoches, pintarse una esvástica en la frente, o raparse. "Lo haría gratis por echar unas risas, si encima me das 10 pavos, pues fantástico. "Somos memes vivientes, asumimos el rol. Producimos gracia, producimos rabia, producimos algo extraño en la gente".

"A mi mientras me paguen, que me usen, que se suenen y me tiren por el váter. Es que me la chupa", dice Simón. "Por dinero hay muchas cosas que podemos hacer. No todas, no me tatuaría la cara ni por 10 millones de euros, pero dejaría que me dieran por culo en directo por un millón de euros. La gente pregunta '¿por cuánto harías esto?', yo me río cotizando el precio del morbo y de la deshumanidad. Somos la esencia del capitalismo, la esencia de la corrupción del capitalismo más básica"

"Creemos que el capitalismo de aquí al 2030 o al 2040 va a finalizar. Silvia siempre me pide que escriba un libro sobre el nuevo modelo que va a imperar, pero yo no me atrevo porque no es un cambio, son miles de cambios simultáneos", explica Simón mientras su mujer le quita un moco que asomaba en su nariz. "Nosotros somos la representación del fin del capitalismo en persona".

¿Hay salvación?

"Del vídeo viral nos arrepentimos mucho. A partir de ahí, todo es relativo, yo tengo muy poco que perder ahora" dice Simón. "Cuando hacemos los circos locos estos, nuestra familia lo ve muy mal, y yo también, la verdad" se sincera Silvia. "Pero cuando hacemos un vídeo recién levantados y recién duchados, en perfecto estado de lucidez mental, recibimos las mismas críticas, no cambia nada. Nos piden que nos encerremos seis meses en un agujero, pero tenemos que vivir".

"Estamos muy mal, cada vez mejor, pero muy mal. Hemos pasado de unos ingresos de 7000 euros al mes a cero. Ahora el único ingreso que tenemos asegurado es que Silvia se ha roto el brazo y va a cobrar la baja de autónomos los próximos seis meses. Y tenemos una estructura de gastos fijos de más de 2300€ al mes".

"Nuestro futuro está sentenciado", aseguran, aunque Tiparraco discrepa "todo se puede remontar". "Bueno, estamos en ello. ¿De qué forma limpiamos nuestra imagen? Mostrándonos todos los días y a todas horas mostrándonos tal cual somos y al que le guste bien y al que no, a tomar por culo".

"Nuestro objetivo ahora mismo es vivir de esto, y sacar 4000 o 5000 euros al mes de YouTube, y si son 3000 ya nos vale. Firmamos ganar la mitad que antes con lo de ahora, porque es un cachondeo, me lo paso de puta madre".