gevende iStock

La Jungla

El surrealista test de ADN que augura que este perro será un gran ciclista

En la Jungla. Hacerse un test genético en casa puede parecer buena idea, y no tiene por qué ser mala. Pero ¿qué fiabilidad ofrecen este tipo de pruebas? No siempre es la mejor. Que se lo pregunten a Bailey, una Labrador Retriever.

Por poco que sepamos de genética todos conocemos el ADN, la cadena de genes que nos define como personas seleccionando cada aspecto físico de nuestro cuerpo. También nuestra genética marca las futuras enfermedades y en qué tipo de esfuerzos es mejor nuestro cuerpo; lo que acaba determinando la capacidad para trabajar o hacer deporte, por ejemplo. Llegados este punto, ¿puede un test de ADN descubrir qué enfermedades tenemos más posibilidad de contraer? Lo cierto es que sí ya que nuestro ADN define nuestras características y marca ciertas debilidades. Pero claro, no todos los tests de ADN son iguales.

Existen empresas que se han especializado en ofrecer pruebas de ADN a particulares con la intención de que tengamos una idea de nuestras vulnerabilidades y qué debemos corregir para no caer en ellas. El problema viene cuando, aprovechándose del conocimiento popular de la genética (y desconocimiento), las empresas ofrecen servicios de test a domicilio que luego resultan no ser fiables. 

¿Cuál es la fiabilidad de los tests de ADN a domicilioLa NBC 5 norteamericana se propuso averiguarlo ya que en Estados Unidos proliferan las empresas que se especializan en analizar la genética de los particulares. Phil Rogers, periodista de la cadena, se prestó a la investigación poniendo a prueba su ADN. Realizó las distintas pruebas en su casa e investigó los resultados que le llegaron días más tarde. Como en todas las investigaciones médicas Phil decidió incluir a un sujeto de control. Fue su perra.

Orig3n

Bailey es una Golden Retriever que se prestó a las pruebas de ADN sin oponer queja alguna. Este tipo de pruebas son realmente sencillas y no implican ninguna molestia: basta con frotar un bastoncillo por la cara interna de la boca, sellar ese bastoncillo y enviarlo. Vamos, como hemos visto mil veces en el CSI y series similares.

La buena noticia es que la mayor parte de empresas especializadas en el análisis de ADN descubrieron el truco y determinaron que el ADN de la perra no era humano. Con respecto a los resultados del periodista, Phil descubrió que sus antepasados podrían ser de casi cualquier lugar del globo. Unos le dijeron que provenía de Europa Oriental, otros de Escandinavia y hasta de Kuwait. Según confirmó Phil Rogers con genetistas reconocidos, los resultados de los tests domésticos no tienen por qué ser falsos, pero sí se basan en unos marcadores genéticos que no siempre son resolutivos. Además, las bases de datos de esas empresas aún no son demasiado grandes, por lo que no aportan conclusiones irrevocables, sí aproximaciones. 

¿Qué pasó con el perro? Bailey fue detectada como no humana por todas las empresas genéticas excepto una. Para sorpresa de su dueño, la Golden Retriever fue calificada como "Superhéroe". Orig3n, la empresa en cuestión, aseguraba en el informe que "su fuerza muscular sería perfecta para movimientos rápidos como el boxeo o el baloncesto, y tiene la capacidad cardíaca para carreras de bicicleta de larga distancia y atletismo".

Las pruebas de ADN a domicilio no tienen por qué ser falsas, pero tampoco hay que tomárselas como una carta astral: nuestra genética nos define, no marca nuestro futuro. Tampoco el de nuestro perro.