Pixabay

La Jungla

Envases para no tocar carne cruda: la última estúpidez millennial

En La Jungla. Una cadena de supermercados ha ideado envases especiales para millennials después de comprobar que una mayoría siente "asco" al tocar la carne fresca. 

Cada vez estamos más cerca de convertirnos en una sociedad totalmente inconsciente, alejada del medio que la rodea e, inevitablemente, más estúpida. Si hay quien cree que las hortalizas crecen en mitad del pasillo del supermercado, ahora tampoco sabremos de dónde salen los filetes y, por supuesto, pensaremos que el animal de turno nos los ofrece limpitos y cortados a nuestro gusto.

Una cadena británica de supermercados, Sainsbury's, ha lanzado al mercado una innovación dirigida al público millennial -sí, esa gente que ha nacido después de 1980, mayoritariamente-. Se trata de envases para productos frescos en los que ha incorporado una especie de bolsas, de manera que las manos del comprador no tendrán que entrar en contacto con carnes o pescados.

Esta idea ha surgido, explica el Daily Mail, después de que la firma haya realizado encuestas a los consumidores menores de 35 años, donde aseguraron que no les gustaba manipular la carne sin cocinar. "Los clientes, especialmente los más jóvenes, tienen mucho miedo a tocar carne cruda. Estas bolsas permiten a las personas, especialmente a aquellas que tienen poco tiempo, simplemente 'rasgar y echar' la carne directamente en la sartén sin tocarla", dijo Katherine Hall, gerente de desarrollo de productos de la marca. 

Empecemos por el pollo

Así, con la convicción de que los millennials tienen "ansiedad" al entrar en contacto con productos frescos por "falta de educación" y su poca destreza en los fogones, pondrán en el mercado el próximo 3 de mayo una selección de piezas de pollo a elegir, aderezadas en distintos estilos más clásicos o asiáticos. Dependiendo de la respuesta, el supermercado ampliará este tipo de envasado a la carne de cerdo y al pescado

Según el estudio de Mintel realizado para Sainsbury's, un 37 % de los menores de 35 años entrevistados prefirió no tocar la carne cruda. Para Ruth Mason, la asesora principal de la cadena alimentaria en el Sindicato Nacional de Agricultores, se trata de algo "desconcertante" porque supone que los "compradores están tan alejados de sus alimentos que tienen estas preocupaciones".

Eso sí, avanza que "es una tendencia al alza y muchos de los datos sugieren que existen preocupaciones sobre el manejo de la carne". La pregunta es, ¿tardaremos mucho en ver este tipo de envases para millennials en nuestro país? Seguramente no.