La Jungla

El mundo se acabará este mes y obviamente será un lunes

En la Jungla. El próximo 23 de abril comenzará el Arrebatamiento, se producirán explosiones volcánicas, un planeta aparecerá en el cielo con intención de estamparse contra la Tierra y comenzará la III Guerra Mundial.

Nada como un buen fin del mundo para animar el fin de semana. Nos lo pasamos muy bien el día del eclipse de Nostradamus, en el 2012 o el pasado 22 de septiembre, Apocalipsis que luego se retraso al 21 de octubre -cosas del mundo moderno, todo lo bueno siempre se retrasa-. Ahora tenemos un nuevo día para tomarnos nuestras palomitas mientras todo se acaba: el 23 de abril.

¿Qué ocurrirá ese día? Se alinearán la Tierra, la Luna, Júpiter y la constelación de Virgo. Con eso comenzará la segunda venida de Jesús y el Arrebatamiento -un momento en el que los verdaderos cristianos abandonarán la Tierra, previo a la aparición del Anticristo-. El espectáculo se completará primero con una serie de erupciones volcánicas y más tarde con la aparición en el cielo del planeta Niburu, que acabará estrellándose contra la Tierra en un espectáculo de luz, color y cachos de planeta esparcidos por doquier, todo eso después de los 7 años de tribulación y la III Guerra Mundial.

Pero antes de salir a celebrar que vais a ser testigos de un evento único en la historia de la humanidad y que cientos de generaciones han pasado por aquí y se han quedado con las ganas, hay que decir que el señor que ha predicho todo esto tiene un currículum importante en esto de anunciar Apocalipsis que luego no se presentan a clase como si fueran Cristina Cifuentes.

Todo esto ya lo predijo para el día 23 de septiembre del año pasado, algo que a todas luces no tuvo lugar. Visto que no pasó nada, decidió que el Apocalipsis era español y que llegaría tarde: sería el 21 de octubre. De nuevo, desilusión.

Con todo, el pasado septiembre su anuncio basado en la numerología bíblica y un poco de astronomía libre hizo que la mismísima Nasa tuviera que desmentir públicamente la existencia de un planeta rebelde que fuera a estrellarse contra la Tierra. Hay que reconocer que tienen paciencia.

Lo cierto es que no es del todo descartable que el mundo acabe, efectivamente, el próximo 23 de abril, aunque posiblemente sea culpa de un tuit de Donald Trump. También sabemos que en el último minuto de La Existencia se pitará un penalti a favor del Real Madrid.