Peter Robson pudo despedirse de su perro Shep.

Peter Robson pudo despedirse de su perro Shep.

La Jungla

Cuando ver a tu perro es tu último deseo antes de morir

En la Jungla. El momento en el que Peter ve por última vez a su perro Shep es uno de los más conmovedores que recordamos.

Dice mucho de nosotros que, antes de irnos para siempre, queramos rodearnos de aquello que más queremos. Ya lo recordaban en Love Actually: los últimos mensajes de las víctimas del 11-S eran todos de amor.

Peter Robson era un hombre de 70 años enfermo terminal de fibrosis pulmonar. Internado en el  Ninewells Hospital de Dundee, en Escocia, y sabiendo que la cuenta atrás había comenzado inevitablemente, pidió ver y acariciar por última vez a su fiel compañero Shep. El centro médico, en el que está prohibida la entrada de mascotas, accedió a su última voluntad.

Desde la muerte de su esposa, hace ocho años, el perro había sido toda su vida. Cuando ingresó en el hospital temió no acariciar su pelo nunca más. Su familia, viendo la inquietud del hombre, le pidió a la dirección que hiciese una excepción. Su nieta Ashley Stevens grabó el momento y lo compartió en su Facebook, junto a otras fotografías:

Horas después del encuentro Peter falleció, pero al menos se fue feliz, rodeado del amor de su familia y de Shep, que seguro que lo echará mucho de menos.