La ceremonia se celebró lejos de las miradas del resto de pasajeros del avión

La ceremonia se celebró lejos de las miradas del resto de pasajeros del avión

La Jungla

El Papa Francisco casa en pleno vuelo a una pareja de tripulantes chilenos

En la Jungla. Este Papa sabe muy bien cómo meterse a la gente en el bolsillo y ser el paradigma de la modernidad. De nuevo sobre el aire ha sorprendido a todos casando a una pareja de tripulantes.

Ya nos tiene acostumbrados el Papa Francisco a aprovechar al máximo las horas que pasa viajando en avión en sus múltiples desplazamientos. De hecho, su imagen dando las ruedas de prensa a bordo ya forma parte de la iconografía de su pontificado.

En esta ocasión ha ido un paso más allá y ha unido en matrimonio a dos tripulantes del avión que lo llevaba este 18 de enero de Santiago de Chile a Iquique, en el norte del país.

Carlos Ciuffardi, de 41 años, y Paila Podest, de 39, son los afortunados que se han casado a 36.000 pies de altura -unos 11.000 metros-, siendo bendecidos por la máxima autoridad eclesiástica.

Su segundo matrimonio

Esta pareja chilena ya estaba casada por lo civil, pero habían tenido que suspender la ceremonia religiosa en 2010 al quedar sepultada la iglesia donde iban a contraer matrimonio después del terremoto que azotó Chile en 2010.

"El día 18 de enero de 2018, sobre el vuelo papal en el trayecto de Santiago a Iquique han contraído matrimonio el señor Carlos Ciuffardi Elorriaga y la señora Paula Podest Ruiz y ha sido presenciado por el testigo Ignacio Cueto, siendo el santo padre, el papa Franciso, quien ha tomado el consentimiento", dice el acta matrimonial, escrita a mano.

Los esposos, que trabajan de azafatos en la compañía Latam, contaron con uno de los dueños de la aerolínea como testigo. La ceremonia fue breve, eso sí, y apartada de los periodistas que viajaban en el avión.

La compañía ha querido compartir la feliz noticia a través de su cuenta de Twitter de la mano, precisamente, de los dos protagonistas: