Greg Chow

La Jungla

Los 10 Belenes más frikis de la Historia

En la Jungla. Poner el Belén implica la llegada de la Navidad. Y como todos tenemos nuestros gustos, siempre surge la duda: ¿tradicional o moderno? Si estás tomando ideas para lo segundo te ofrecemos unas cuantas pistas: estos son los Belenes más frikis que vas a encontrar.

No puedes escaparte, llegó la hora de preparar la casa para Navidad. Adornos hay muchos, incluso 100 % caseros, pero no hay dos tan imprescindibles como el árbol de Navidad y el Belén. Llegados a este punto, ¿eres más de uno o del otro? ¿Prefieres poner los dos a la vez? Y una segunda pregunta en el caso de que optes por la representación de la Natividad: ¿clásica o moderna?

De pequeños innovábamos colocando un Playmobil como San José o cambiando a la Virgen María por una Barriguitas, pero ahora se lleva todo lo friki. Quitar a la mula y poner un Pokémon, cambiar a todos los personajes por una representación en realidad virtual... La esencia es la misma que lleva protagonizando los hogares desde hace decenas de años, pero adaptada a los tiempos actuales para así darle al Belén un toque más personal.

Hoy me he dedicado a buscar por Internet los Belenes más frikis y curiosos. He recopilado a diez de ellos: son una mezcla de innovación, costumbrismo y, por qué no, también ganas de romper con lo establecido. Toma, para que tomes ideas.

El Belén del futuro

Me encanta esta representación con el DeLorean empotrado en el pesebre. Sería uno de los viajes clave para cualquiera que inventase la máquina del tiempo: viajar hasta el nacimiento de Jesús. Aunque habría que calcular mejor el aterrizaje para no llevarse la cuna del Cristianismo a 140 km/h...

Un Belén hecho con latas

Es lo más ingenioso y paupérrimo que verás en términos de Belenes. ¿Recuerdas las latas de Coca-Cola en las que venían impresos los nombres en castellano más populares? Pues ya ves: una simple caja de cartón, cuatro latas y ya lo tienes. Te quedarás con todas tus visitas.

Un Belén hecho con latas II

Poner las latas en una simple caja de cartón es bastante cutre, por lo que se puede mejorar la representación sin salirse de la idea. ¿Es o no original?

Belén para hipsters

¿Qué ocurriría si Jesús hubiese nacido en la actualidad? Que María y José se harían un selfie junto a la cuna, que los Reyes vendrían en Segway con paquetes de Amazon debajo del brazo... En fin, una alegoría del paso de los años convertida en un Belén muy original. 

Belén Gay

Ya hablamos de esta curiosa Natividad en este artículo, pero también tocaba añadirlo a los Belenes más curiosos. Dos San Josés para representar que el cariño y las tradiciones no están reñidos con la homosexualidad.

El Belén con cocos

Imagina que estás en una isla y solo tienes cocos a tu alcance. ¿Cómo hacer un belén bajo esas condiciones? La respuesta está en la foto: la representación más tropical del nacimiento de Jesús. No sé por qué me imagino a Tom Hanks en Náufrago...

Belén de Lego

BrickConductor

Hay muchos de este estilo, pero me quedo con el que confeccionó "BrickConductor". Es un Belén sencillo hecho con las piezas de plástico, pero transmite todo lo que necesita dicha representación. Además de originalidad, por supuesto.

Belén hecho con muñecos de Funko

Los "Funko" son unos muñecos muy populares (y frikis) que simulan todo tipo de personajes de series, películas, protagonistas de animación, superhéroes... con un estilo característico: cabezones y suavizando al extremo los rasgos. Y son perfectos para recrear multitud de escenas, también un Belén. Esta foto es la muestra.

Los Minions esculpidos en arena

Si un Belén con los Minions ya es friki, verlo en la playa, y con figuras esculpidas en la arena, supone la cumbre de la originalidad. Divertido, simpático, con la esencia de la Natividad y efímero: seguro que no resiste una ola. Por suerte siempre quedará la foto.

El Belén de salchichas y beicon

Greg Chow

Remato el recopilatorio uniendo dos temas habituales en Navidad: la tradición cristiana y los atracones. ¿Cómo se puede materializar dicha unión en un Belén? La respuesta nos la dio Greg Chow en el 2008: con un estupendo Belén de carne. No sé cómo calificarlo, pero al menos quita el hambre.